Posts etiquetados ‘Udonis Haslem’

La final de este año será la segunda en la historia de ambas franquicias, cinco años después de la primera

Como muchos de los principales deportes, la NBA está llegando al final de su temporada. Después de 82 partidos de Liga Regular, ya conocemos los dos equipos que han conseguido las 12 victorias en play-off necesarias para proclamarse campeón de conferencia. Serán los Dallas Mavericks y los Miami Heat; que reeditarán de esta forma la final de 2006 tras deshacerse de Oklahoma City Thunder y Chicago Bulls -lo más curioso es que esa final es la única en el palmarés de las dos franquicias-. Entonces los Heat vencieron por 4-2 con Dwayne Wade como MVP de las finales, pero han pasado ya cinco años y eso en la NBA da para mucho.

Que uno de los secretos de la liga es su capacidad para el cambio no es ningún secreto. Su sistema premia con los mejores jugadores a los peores equipos y eso equilibra mucho las fuerzas, amén del tope salarial. Y este año ha quedado más patente que nunca, ya que no ha repetido ninguno de los cuatro finalistas de conferencia de 2010 -Los Ángeles Lakers, Boston Celtics, Phoenix Suns y Orlando Magic. Los pasados finalistas Lakers y Celtics cayeron en la ronda anterior, precisamente ante los equipos que finalmente han tomado el relevo este año -Dallas y Miami respectivamente-; los Magic perdieron en primera ronda ante Atlanta Hawks y los Suns ni tan siquiera consiguieron meterse en play-off.

Los míticos Lakers y Celtics no podrán reeditar la final de 2010 tras caer en semifinales de conferencia ante sus sucesores Mavericks y Heat

Por otra parte, los cuatro finalistas de conferencia de este año venían de quedarse en primera ronda la temporada pasada. Dallas cayó ante San Antonio tras ser segundo en el Oeste en Liga Regular, Miami perdió con Boston, Oklahoma con los campeones Lakers y Chicago ante Cleveland. En definitiva, ha una temporada de renovación absoluta; motivada en gran medida por el desembarco de LeBron James y Chris Bosh en Miami y por la estrepitosa caída de los Lakers ante Dallas por 4-0 en la despedida de Phil Jackson.

Pero ya no hay tiempo para acordarse de los 28 que se quedaron en el camino, sino de disfrutar de los dos que han podido llegar. Dos auténticos equipazos muy distintos entre si. Por un lado el juego colectivo y por el otro tres de las mejores individualidades de la liga. Lo que está claro es que han llegado ahí por méritos propios y ya sólo 4 victorias les separan del título. Conozcamos mejor a los dos finalistas y cómo han llegado hasta aquí.

DALLAS MAVERICKS

Pese a ser uno de los equipos más potentes de la última década sólo han llegado a dos finales. En 2006 no pudieron con los Heat y tras un lustro se les ha presentado una ocasión única de revancha. De los protagonistas de aquello sólo quedan el jugador franquicia Dirk Nowitzki y el infatigable Jason Terry, que en esta ocasión estarán muy bien acompañados por hombres como Jason Kidd, Peja Stojakovic, Tyson Chandler o Shawn Marion. Da la sensación de que el nivel colectivo es superior al de aquella final, por lo que en Dallas hay motivos para ser optimistas.

Nowitzki y los Mavericks buscarán su primer anillo, de nuevo ante Miami Heat

Rick Carlisle ha cimentado su éxito en una buena compensación de la plantilla: Dirk Nowitzki como principal estrella, un base generoso y experimentado como Kidd, un tirador experto como Terry, un atleta como Marion y un trabajador bajo el aro como Chandler. En el banquillo Stojakovic como sexto hombre muy definido junto a Barea, Haywood y Stevenson, que intentan aportar al equipo en los minutos que tienen.

Los Mavericks han llegado a la segunda final sin pasar grandes dificultades en las rondas previas. De hecho, fue en la primera ronda donde tuvieron más desgaste ante Portland Trail Blazers, que consiguieron ganarles dos partidos. Más tarde llegaría la ya famosa serie ante los Lakers que resolvieron con un contundente 4-0 ante unos desconocidos Pau Gasol y Kobe Bryant. El último escalón tampoco fue muy difícil, ya que los Thunder de Kevin Durant, Russell Westbrook y Serge Ibaka sólo consiguieron ganar un partido. Aún así se han revelado como un equipo al que habrá que tomar muy en serio los próximos años.

La final no debería ser tan fácil ya que los Heat parten como favoritos, pero Nowitzki y los suyos saldrán a la pista con muchísimas ganas. Y no por la vendetta de lo de 2006, sino porque es la ocasión de poner la guinda perfecta al buen hacer de Dallas en los últimos tiempos. Y porque el alemán se merece un anillo.

ESTADÍSTICAS PLAY-OFF

MIAMI HEAT

Empezaron la temporada como la gran alternativa a la bipolaridad entre Celtics y Lakers. A Dwayne Wade, MVP de las finales en el único anillo de la franquicia; le traían dos socios de auténtico lujo: LeBron James y Chris Bosh. Ambos dejaban a los que habían sido sus equipos durante muchísimos años -Cleveland Cavaliers y Toronto Raptors- para unirse al ilusionante proyecto de Miami. No era otro que el anillo, el que se espera que sea el primero de una época en el seno de los Heat. Son el polo opuesto a los Mavericks, hay tres hombres que lo hacen todo y el resto del equipo puede considerarse como una “segunda unidad”. Pero contar en tu equipo con Wade, Bosh y James te hace favorito en cualquier serie.

Chris Bosh y LeBron James se unieron a Dwayne Wade en Miami Heat para buscar el anillo

Con estas tres superestrellas, el gran mérito de Erik Spoelstra es la gestión de egos. Convencer a tres grandes talentos -sobre todo a James- de que no en todos los partidos podrán ser el máximo anotador del equipo y de que en ocasiones habrán de convivir con el segundo plano no es para nada una misión fácil. Había muchas dudas sobre la regularidad que podrían mantener en su juego y mucho miedo a una pérdida de cohesión, y por tanto de conexión, de los “Beach Boys”. El quinteto lo completan Mike Bibby y Joel Anthony, con Zydrunas Ilgauskas, Mario Chalmers, James Jones y Udonis Haslem -único superviviente junto a Wade del anillo de 2006- en el banquillo.

En lo que refiere a su camino hacia la final, tan solo han perdido un partido por serie; con lo que el desgaste ha sido mínimo. La primera ronda ya parecía un puro trámite, con unos Philadelphia 76ers de un nivel muy inferior que debían servir para coger ritmo de play-off. Pero el siguiente test ya se antojaba mucho más serio: los Boston Celtics de Paul Pierce, Rajon Rondo, Ray Allen y Kevin Garnett; subcampeones el año pasado y claros favoritos esta temporada. El duelo prometía igualdad y mucho espectáculo, pero los Heat no dieron lugar a la emoción y de nuevo sentenciaron por 4 a 1.

Con la moral por las nubes se plantaron en la final de conferencia, ante unos Chicago Bulls que buscaban reverdecer viejos laureles de la mano del MVP de la temporada más joven de la historia, Derrick Rose. Pero el genial base no estuvo acertado en los momentos importantes, y el mítico equipo de Jordan de mostraba demasiado dependiente de su estrella. Los finales de partido les pasaron factura y llevaron a Miami a su segunda final. Tienen el factor cancha y parten como claros favoritos, pero una final nunca es fácil y menos si no ha empezado. Pero los números de sus estrellas en play-off son para hacer soñar.

ESTADÍSTICAS PLAY-OFF

Los dos contendientes están preparados y los escenarios están listos, por lo que sólo nos quedan por saber las fechas:

1) Martes 31 de Mayo (MIAMI)

2) Jueves 2 de Junio (MIAMI)

3) Domingo 5 de Junio (DALLAS)

4) Martes 7 de Junio (DALLAS)

5) Jueves 9 de Junio (DALLAS)

6) Domingo 12 de Junio (MIAMI)

7) Martes 14 de Junio (MIAMI)

En lo que refiere a los españoles, sorprendentemente este año no hay un ninguno en la final. Pero los nuestros han cuajado una buena temporada en líneas generales:

Pau Gasol, Rudy Fernández, Marc Gasol y Jose Manuel Calderón volvieron a dejar alto el pabellón de la ÑBA

Calderón fue el primero en irse de vacaciones tras la Liga Regular, mientras que Rudy sólo pudo disputar la primera ronda de play-off. Los Gasol conseguían meterse entre los ocho mejores, pero con sensaciones muy distintas. Mientras los Lakers de Pau se estampaban contra los Mavericks; los Grizzlies de Marc llegaban sin presión tras eliminar contra todo pronóstico a los Spurs y conseguían forzar el séptimo partido ante los Thunder. No pudieron obrar el milagro pero dejaron una de las series más emocionantes de la temporada.

ESTADÍSTICAS JUGADORES ESPAÑOLES

Los Hornets se convirtieron ayer en la novena víctima consecutiva de los Miami Heat de los denominados “beach boys”: Dwayne Wade, Chris Bosh y LeBron James, con especial protagonismo para el primero en estos tres últimos partidos, donde ha superado los 30 puntos. Parece que este terceto de jugadores de ensueño empieza a carburar, confirmándose definitivamente como la tercera opción tras los Lakers de Kobe y Pau y los Celtics de Rondo y Pierce. Por si alguien dudaba de que iban a ser los tres jugadores más usados por Erik Spoelstra, él mismo se ha encargado rápido de despejarlas. A estás alturas de la temporada LeBron, Wade y Bosh promedian 37, 35.5 y 34.6 minutos por partido, respectivamente. El cuarto en discordia es Udonis Haslem con 26.5 minutos, pero habiendo jugado la mitad de los partidos (y siempre desde el banquillo). De hecho lleva sin jugar desde el 20 de Noviembre. Los otros dos titulares habituales, Carlos Arroyo y Zydrunas Ilgauskas, tan solo promedian 22,6 y 18,5 minutos. Son datos que hablan a las claras de los propósitos de los de Florida. Las posiciones de 2, 3 y 4 quedan para los cracks, y el base y el pivot quedan como posiciones secundarias, enfocadas sobre todo a la defensa.

El escolta Dwayne Wade está siendo protagonista de la buena racha de los Heat

Pero si los minutos distancian a los “beach boys” del resto de sus compañeros, el apartado anotador ahonda estas diferencias. En este caso son LeBron y Wade los encargados de llevar las riendas del equipo, con 24 y 23.4 puntos. Bosh aparece tercero con 17.9, y para encontrar al cuarto hay que bajar de nuevo a Haslem, con 8 puntos de promedio. La estadística es demoledora en favor de los tres genios. Hoy por hoy Miami son ellos.

Y el resto de estadísticas dicen más de lo mismo. En el apartado de rebotes domina Udonis Haslem con 8,2; seguido muy de cerca de Chris Bosh con 8. ¿Y quienes aparecen después? Wade y LeBron, con 6.5 y 5.9 capturas de media. Precisamente estos dos jugadores dominan de forma abrumadora los apartados de asistencias (James 7.2 y Wade 4.3) y de robos (Wade 1.44 y James 1.42). Los tapones son la única clasificación donde no aparecen entre los primeros del equipo.

Esto puede tener varias lecturas. Por un lado es bastante normal que estos tres talentos aglutinen de esta forma todo el juego del equipo. Son tres jugadores que llegan con suma facilidad a los 20 puntos por partido, lo que también nos indica que Chris Bosh es el más sacrificado en este aspecto; en gran parte porque es el menos “chupón” de los tres. Wade es un grandísimo anotador y LeBron es un portento ofensivo, por lo que es Bosh el encargado de aportar cierto equilibrio, incluso desde el punto de vista mediático, donde es el ex de los Cavaliers quien aglutina la presión tras su más que controvertido cambio de camiseta.

Chris Bosh será el encargado de poner el equilibrio entre las figuras de Miami

En este sentido, es obvio que contar con tres jugadores de dichas dimensiones es un auténtico placer. Pero estos datos también pueden leerse desde el punto de vista contrario, el de una excesiva dependencia. Es un tema más que recurrente en la NBA y en muchos otros deportes de equipo, la importancia de las individualidades. Sólo que en este caso la dependencia es triple, es decir, son tres posiciones del campo que pueden resentirse cuando uno de los tres no esté o tenga una mala noche. Si bien es cierto que la ausencia de uno la pueden compensar los otros dos, también pueden existir afectaciones entre ellos, contagios de malas rachas. O que cuando uno falte los otros dos no puedan entenderse lo suficientemente bien con el que ocupe su puesto. Hay que tener en cuenta que en la NBA existe el tope salarial, lo que provoca que para poder afrontar estos tres sueldos multimillonarios, el resto de la plantilla tiene que ser de perfil medio-bajo.

Además hay que contar con la gestión de tales egos, algo que sobre todo puede afectar a LeBron James, quien nunca ha ocultado su ferviente admiración por si mismo -ya de rookie se atrevía a compararse con Michael Jordan-. Ese exceso de autoestima viene dado por sus poderosas condiciones, que son a su vez, su gran potencial y su peor enemigo en la cancha. Sus capacidades, tanto para lo mejor como para desaparecer, van a convertirle en el metrónomo de su equipo, en el factor más decisivo. Cuando esté bien su equipo disfrutará de sus acciones, pero cuando esté mal puede arrastrar al resto con facilidad. Cuando esto suceda, será Wade quien deba echarse el equipo a las espaldas, como ya lleva haciendo muchos años en los Heat.

De la regularidad del controvertido LeBron James dependerán en gran medida las esperanzas reales de los Miami Heat

En definitiva, que con este trío de figuras puede pasar cualquier cosa. Tienen dos versiones y ya las han mostrado, con una racha de 9 victorias cuando empezaban las dudas y los jugadores y técnicos cuestionados. Ahora soplan buenos vientos en la costa de Florida, pero el clima es caprichoso y la NBA se decide en primavera, por lo que pueden cambiar muchas cosas. Lo que si es cierto es que ya están segundos de la Conferencia Este con una marca de 16-8, solo por detrás de Boston. Y en la Oeste, solo los Spurs de Manu Ginobili y Tony Parker, los Mavericks de Dirk Nowitzki y Jason Terry, y los Lakers. Como cada año, la competencia es durísima, pero en Miami hay motivos de sobra para el optimismo, pero también para la prudencia.