Posts etiquetados ‘Sergio Busquets’

España se proclamó Campeona de Europa sub 21 tras la victoria ante Suiza por dos a cero.

Había mucha expectación en torno a esta generación, la que debe encargarse de continuar la racha triunfal de la absoluta. La selección que comanda Vicente Del Bosque es a la par un maravilloso espejo donde mirarse y una tremenda responsabilidad. Los de Luis Milla han asumido el fútbol de toque como suyo y gozaban de una plantilla para aspirar a todo.

España partía como máxima favorita y no ha defraudado. La victoria ante Suiza con golazos de Ander Herrera –que cabeceó desde segunda línea un pase maravilloso de Didac Vilá- y de Thiago Alcántara –con un saque rápido de falta desde 40 metros que se coló por la escuadra- confirmó los pronósticos y puso la guinda a la clasificación para los Juegos Olímpicos de Londres 2012; donde el fútbol español retornará tras perderse las dos últimas ediciones.

Thiago celebra con De Gea el segundo gol de España que sentenciaba la final

Tras diversas probaturas en el principio del campeonato, Milla dio con la tecla y conjuntó un once que los aficionados ya se han aprendido de carrerilla. De Gea bajo palos, Botía y Domínguez en el eje de la zaga con Montoya y Vilá en las bandas. Javi Martínez como guardián del centro del campo con el cuarteto de jugones por delante –Thiago, Ander, Mata y Muniaín-. En punta Adrián, que ha recuperado la confianza –y de qué manera- y se ha hecho con solvencia con la Bota de Oro del torneo con cinco dianas.

Pero si el once inicial habla a las claras del nivel español, la calidad de los suplentes no se queda atrás: hombres como Bojan, Parejo, Azpilicueta, Jeffren, Capel, San José, Víctor Ruiz o Nsue. Todos ellos jugando en la élite y muchos como titulares indiscutibles en sus respectivos equipos.

La mitad de ellos no sabe donde jugará el año que viene. Bojan suena para la Roma, parece que De Gea marchará rumbo a Old Trafford, el Barça ha recuperado el interés por Mata, también sonó José Ángel, Jeffren podría entrar en alguna operación… Constantes dimes y diretes que otorgan más mérito si cabe al logro realizado. Han demostrado con creces que son capaces de abstraerse de todo eso y dedicarse a jugar. Y jugar es lo que mejor hacen.

David De Gea, el muro de la Rojita, suena con fuerza para la portería del United

La andadura empezó con ciertas dudas ante Inglaterra, donde la superioridad en el juego no se manifestó en el marcador; que finalmente registró un empate a uno tras igualar al final Danny Welbeck el gol inicial de Ander Herrera. Pero ahí se acabaron las concesiones: 0-2 ante la República Checa con doblete de Adrián y 0-3 ante Ucrania con dos de Mata y uno de Adrián.

Y como no había cuartos de final, el sufrimiento tuvo que llegar en semifinales. Bielorrusia tuvo contra las cuerdas a la Rojita tras el gol de Andrei Voronkov, hasta que Adrián marcó el gol que forzaba la prórroga en el minuto 89 y hacia justicia. En el añadido España no dio opción y Adrián puso el 2-1 en el 105. Un trallazo de Jeffren en el 113 rubricaba la victoria, que suponía la presencia en Londres de forma definitiva. La final contra Suiza fue una fiesta, con los goles de Ander y Thiago; que además fue nombrado MVP de la final.

Los premiados: Adrián (Bota de Oro y Mejor Jugador), Thiago (MVP de la final) y Mata (máximo asistente)

España copó los premios del torneo, con Adrián como Bota de Oro y Mejor Jugador y con Mata como máximo asistente. Por si fuera poco, en todos los partidos el MVP fue español: Thiago y Adrián en dos ocasiones cada uno y Mata en el restante.

Una vez más nuestro fútbol ha vuelto a dar una lección. Empezando por Mata y Javi Martínez, tan ilusionados por hacerse con este trofeo como hace un año cuando ganaron el mundial con la absoluta –Busquets también se ofreció pero Del Bosque se negó-. Y con jugadores como Thiago, De Gea, Muniaín, Ander Herrera, Botía… llamados a ser superestrellas del balompié en los próximos años. Deberán unirse a los Piqué, Fabregas, Silva, Pedro, Iniesta… para seguir llevando a la selección hacia grandes cotas. El relevo está asegurado.

Los jugadores celebran el Europeo sub 21, que se suma al Mundial y la Eurocopa logrados por la absoluta

Sólo cuatro jugadores disputaron todos los minutos del torneo –De Gea, Vilá, Botía y Thiago-Pero aunque hubo varios nombres que destacaron, es de justicia acordarse de cada uno de los 23 de Milla.

Los números de nuestros campeones de Europa son estos:

Ahora toca disfrutar del nuevo éxito y empezar a preparar los Juegos de Londres, donde no puede haber otro objetivo que no sea el oro.

Eric Abidal levantando la Champions League 2011, la cuarta en la historia del Fútbol Club Barcelona

El Barcelona volvía al mítico estadio de Wembley, aquel en el que Ronald Koeman destrozó para siempre el gafe culé en la máxima competición continental. Y de nuevo volvía para jugar una final de Champions. Ha llovido mucho desde aquella final en la que el trallazo del holandés superó a Gianluca Pagliuca y llevó la primera “orejuda” a las vitrinas del Barça, haciendo justicia para uno de los clubes más grandes de Europa que se había quedado a las puertas del éxito en dos ocasiones: en el 61 ante el Benfica y en el 86 ante el sorprendente Steaua de Bucarest.

Diecinueve años después la catedral del fútbol inglés ha vuelto a ser un estadio talismán para los azulgranas. Esta vez no era la Sampdoria, sino un equipo inglés como el Manchester United, que además venía de ganar la Premier ante rivales multimillonarios como Chelsea o Manchester City. Se repetía así la final de hace dos años en Roma, y el guión no cambió demasiado: tímido dominio de los ingleses en los diez primeros minutos de partidos, y a partir de ahí monólogo ofensivo del Barça. Xavi, Iniesta y Messi se hicieron con la pelota y los “red devils” no pudieron más que correr detrás.

Pedro abrió el marcador al filo de la media hora tras un exquisito pase de Xavi, pero siete minutos después Rooney y Giggs -en ajustado fuera de juego- consiguieron asociarse en el área y el 10 del United ponía las tablas en el marcador. A los de Pep les tocaba empezar de cero, pero las sensaciones generales eran muy positivas pese a marcharse a los vestuarios con empate a uno. Dichas sensaciones quedaron claramente confirmadas en la segunda parte, donde cuando más trabado estaba el partido apareció la figura de Leo Messi para inventarse un disparo seco desde fuera del área que batió por bajo a Van der Sar. Completó la victoria David Villa con un golazo por toda la escuadra y también desde fuera del área, pese a la oposición de los defensas ingleses.

FICHA DEL PARTIDO

A partir del 3-1 el Barça se dedicó a controlar el partido y a esperar al pitido final que les confirmase como Campeones de Europa por cuarta vez en su historia. Primero fue Londres con el gol de Koeman ante la Sampdoria, más tarde vendría París con los goles de Samuel Eto’o y Juliano Belletti con sendas asistencias magistrales de Henrik Larsson ante el Arsenal. En 2009 Roma, donde Eto’o y Messi fulminaron al Manchester. Y otra vez Wembley, donde la delantera MVP -Messi, Villa, Pedro- se mostró imparable y dejaron a los de sir Álex Ferguson de nuevo a las puertas del título.

Un título que habría sido el cuarto para cualquiera de los dos equipos. Pero fue para el Barça, que de esta forma se cuela definitivamente entre los grandes clubes europeos; ya sólo superado por el Real Madrid con nueve copas, el AC Milán con siete y el Liverpool con cinco. E igualando con otros dos equipos míticos de la competición: el Ajax de Amsterdam y el Bayern de Munich. Con tres trofeos quedan ahora el Inter y el Manchester.

Una victoria que supone la confirmación de un ciclo europeo como ha habido pocos en la Copa de Europa. El Madrid de Alfredo Di Stefano, el Bayern de Franz Beckenbauer, el Ajax de Johan Cruyff, el Milán de Arrigo Sacchi… y ahora, el Barça de Pep Guardiola -sin olvidar que Frank Rijkaard estaba a los mandos en Roma-. Los culés han conquistado tres títulos en seis ediciones y con Pep en el banquillo dos de tres, unos números muy difíciles de repetir. Pero en lo que (casi) todos coinciden en reconocer es la excelencia que ha demostrado en su juego el club catalán desde la llegada de Guardiola. Un juego de posición puro que empieza en Valdés y tiene a Xavi e Iniesta como principales exponentes, una búsqueda incesante de la portería contraria -permitiendo rápidas recuperaciones en caso de pérdida- y una figura sobresaliente como Leo Messi, que sigue con su particular escalada hacia el trono de mejor futbolista de la historia.

El argentino Leo Messi volvió a marcar en una final de Champions y fue nombrado "Man of the Match"

El partido de Messi fue antológico, no sólo por el gol. Arrancó con peligro en incontables ocasiones y buscó constantemente compañeros bien situados tras atraer a los rivales, participando así en prácticamente todas las acciones de peligro de los culés, que no fueron pocas. No había duda de que iba a ser nombrado como el jugador del partido, y tampoco parece haber duda de que será el mejor jugador y mejor delantero de la Champions. Lo que si es ya es pichichi por tercer año seguido, y este año lo ha hecho igualando el récord de 12 goles que ostentaba Ruud Van Nistelrooy desde 2003.

Suma ya 37 goles en la competición continental, situándose como noveno máximo goleador de la historia de la Copa de Europa (séptimo en Liga de Campeones); y todo hace pensar que acabará reinando en la clasificación dentro de unos años. Con todos estos datos, es el gran favorito a llevarse el Balón de Oro a final de año, lo que supondría su tercero consecutivo. Si lo logra sería un hito con un precedente único: el de Michel Platini en 1983, 1984 y 1985.

Pep Guardiola es manteado por sus jugadores tras ganar su segunda Champions en tres temporadas

Más allá de Messi, el palmarés de una gran parte de la plantilla culé es más que envidiable, empezando por el míster. En los tres años que lleva siendo entrenador del primer equipo ha conquistado tres Ligas, dos Champions, una Copa del Rey, un Mundial de Clubes, una Supercopa de Europa y dos Supercopas de España; a los que hay que sumar los 16 títulos que consiguió como jugador, entre los que destaca la primera Copa de Europa de la historia del club. Por todo ello no es de extrañar que el de Sentpedor sea el entrenador más de moda en el mundo del fútbol, ni que los grandes de Europa estén esperando a que decida abandonar la disciplina barcelonista. No es ningún secreto que la idea de entrenar en la Serie A le resulta seductora, pero en Can Barça pueden estar tranquilos durante un año más. Precisamente el año en el que puede igualar las cuatro ligas seguidas del “Dream Team” de Johan Cruyff.

Por lo que respecta a los jugadores, son cinco los que han sobrevivido del equipo de 2006 que ganó en París; y que por tanto cuentan en su haber con tres Champions ganadas en cinco años como blaugranas. Como no podía ser de otra forma, los cinco son producto de la inagotable Masía: Víctor Valdés, Carles Puyol, Xavi Hernández, Andrés Iniesta y Leo Messi. Aún más espectacular resulta el caso de Gerard Piqué, quien a sus 24 años ha conquistado tres Champions en cuatro ediciones y con dos equipos distintos, la de 2008 con el Manchester y las de 2009 y 2011 con el Barcelona.

Piqué ha ganado tres Champions (una con el Manchester y dos con el Barça) en las últimas cuatro ediciones

Pero de todos ellos hay tres cuyo palmarés en el último lustro se escapa a los límites de los insospechado. Puyol, Xavi e Iniesta han completado una última media década de ensueño, llevando tanto al Barcelona como a la Selección a las cotas más altas de su historia. Si cogemos esta temporada y las seis anteriores la lista de trofeos colectivos es amplia, y en todos ellos gozaron de roles importantes. 17 títulos en 7 temporadas, se dice pronto:

* En mayúsculas los títulos ganados con la Selección Española:

2005: Liga y Copa del Rey

2006: Liga, Champions League y Supercopa de España.

2007: (ninguno)

2008: EUROCOPA.

2009: Liga, Copa del Rey, Champions League, Supercopa de España, Supercopa de Europa y Mundial de Clubes.

2010: Liga, Supercopa de España y MUNDIAL.

2011: Liga y Champions League.

Para terminar, un par de detalles que demuestran claramente la cohesión que reina en el vestuario culé. Cuando Carles Puyol saltó al campo a pocos minutos del final, Xavi se fue a Mascherano para que le llevase el brazalete al Gran Capitán. Pero a éste tampoco le duró mucho, ya que el gran gesto de la noche vino cuando los blaugranas iban a recibir el trofeo en sus manos. Puyol le colocó el brazalete a Eric Abidal y le cedió el enorme honor de ser el primero en levantar la copa. Horas después en Twitter dijo que “las cosas se hacen desde el corazón. Abi se merecía más que nadie levantar la copa”. Además mostró una camiseta en apoyo a Miki Roqué.

En definitiva, el Barcelona se ha convertido en un modelo a seguir tanto dentro del campo como a nivel humano.

Pep Guardiola y los suyos siguen empeñados en crear un ciclo en la Liga Española cuyos precedentes más cercanos se encuentran en el Dream Team del Barça de Cruyff, que ganó cuatro ligas consecutivas; y en la Quinta del Buitre madridista, que había ganado las cinco anteriores. Han pasado casi dos décadas de todo aquello, y ahora es el equipo culé el que sonríe; tras ganar su tercera liga en tres años, y la quinta en los últimos siete años. Frank Rijkaard fue el director de las dos primeras, y con Ronaldinho como gran estrella reconquistó una Liga que el Barça llevaba cinco años sin ganar; y Pep devolvió el título liguero a las arcas blaugranas tras dos victorias madridistas en 2007 y 2008, con Leo Messi como gran referente; pero llevando por el mundo el gusto por el fútbol de combinación, encarnado de forma magistral por Xavi Hernández, Andrés Iniesta y compañía.

En apenas tres años Pep Guardiola ya se ha convertido en uno de los entrenadores más laureados de la historia del Barcelona

Tras finiquitar el torneo de forma matemática vendrán las celebraciones, pero todavía quedará el colofón con la gran fiesta de Wembley, donde el Fútbol Club Barcelona y el Manchester United reeditarán la final de hace dos temporadas, donde se impusieron los españoles con goles de Samuel Eto’o y Leo Messi. De nuevo un gran éxito de los chicos de Pep en la máxima competición continental, donde desde la llegada del de Santpedor el bagaje es de un título, unas semifinales, y de momento una final. Unos números que hablan por si solos; y que se completan con una Copa del Rey (2009) y un subcampeonato de la misma (2011), dos supercopas de España (2009 y 2010), una Supercopa de Europa y un Mundial de Clubes, ambos en 2009. Para colmo, el grueso del equipo de gala de los blaugranas completa su palmarés con la Eurocopa y el Mundial con la Roja. En resumen, que este título de Liga viene a consolidar la creación de un ciclo, el de Pep Guardiola en el banquillo del Barça.

Se consolida así el Barça como el equipo más regular de la Liga en los últimos años, en una temporada donde durante meses rozó la excelencia con constantes goleadas; pero donde también supo competir y sacar adelante muchos partidos muy igualados. Así se plantó en la jornada 32 con un balance de 28 victorias, 3 empates y una sola derrota; para un total de 84 puntos de 93 posibles. Un ritmo frenético que sólo pudo seguir el Real Madrid, que vio alejarse del todo la liga en el Bernabeú cuando el empate a uno dejaba el título a 8 puntos. A partir de ahí el alirón sólo era cuestión de tiempo, y finalmente llegó en la Jornada 36 ante el Levante.

Y aunque Messi figura como la gran estrella; lo cierto es que el Barça funciona como un reloj de precisión, donde cada una de las líneas se mueve al unísono y el funcionamiento individual de cada una de las piezas va siempre enfocado a implementar el rendimiento del funcionamiento conjunto. Con la cantera como base y pocos fichajes pero útiles, la gran parte del bloque que conquistó la primera de las tres ligas hace dos años sigue en el equipo. Pequeños ajustes en el mercado y Masía, mucha Masía. Estos son los números de los campeones de Liga 2010/2011:

Pero aunque los números puedan resultar interesantes, no terminan de definir el comportamiento de los jugadores. El fútbol es un deporte lleno de “intangibles”, por lo que conviene realizar un análisis más detallado del rendimiento de cada jugador a lo largo del año.

#1 Víctor VALDÉS (España)

Ya no sorprende a nadie la magnífica temporada del guardameta de L’ Hospitalet, ni tampoco la consecución de su cuarto trofeo Zamora -tercero de forma consecutiva- que le deja a uno del récord de Antoni Ramallets. Ha vuelto a ser un muro para los delanteros rivales, con paradas determinantes que han permitido a su equipo mantenerse invicto durante más de 30 jornadas. Pero Valdés no sólo destaca por su excelente hacer a la hora de evitar los goles del contrario, sino que cada vez se muestra más determinante en la labor de encontrar al hombre libre con su juego de pies, convirtiéndose en numerosas ocasiones en el primer organizador del ataque culé.

#2 Dani ALVES (Brasil)

Un año más ha vuelto a demostrar porque es el mejor lateral derecho del mundo. El brasileño es garantía segura en la banda, tanto defensivamente -donde ha vuelto a tener intervenciones fundamentales-; como en la creación de juego, convirtiéndose en el segundo asistente del equipo tras Messi. Al igual que Guardiola, desde su llegada al club ha ganado las tres ligas que ha disputado; y tras firmar su renovación, es seguro que será uno de los pilares fundamentales en la búsqueda de la cuarta liga en 2012.

#3 Gerard PIQUÉ (España)

Con 24 años Piqué sigue consolidándose año tras año como uno de los mejores centrales del mundo. Con la baja de Puyol no tuvo ningún reparo en coger los galones de la línea defensiva azulgrana, formando pareja con Abidal, Mascherano o Busquets. Tanto de central izquierdo como derecho ha cumplido con creces; y como ya es costumbre, también se ha sumado al ataque para conseguir goles importantes como el que supuso la victoria en el Madrigal o el que cerró el triunfo ante el Espanyol en el Camp Nou. Tanto el Barcelona como la Selección tienen bien cubierto el eje de la zaga con el barcelonés.

#5 Carles PUYOL (España)

No ha sido el mejor año para “Tiburón”, ya que las lesiones que arrastraba desde Sudáfrica han hecho que no llegue a disputar ni una veintena de partidos en la competición doméstica. Pero cuando ha estado en condiciones de salir al campo ha sido el de siempre, ese atleta incansable capaz de llegar a balones imposibles para casi todos los mortales. Ha sido el más damnificado de los internacionales, pero aquel cabezazo contra Alemania en semifinales compensa su ausencia durante meses en la temporada. A sus 33 años deberá dosificarse para seguir en la élite, pero conociendo su motivación y su compromiso nadie duda de que hay Puyol para rato.

#6 XAVI Hernández (España)

Como siempre ha sido el eje en torno al que ha girado el “tiqui-taca” blaugrana. Su infinita capacidad para hacer el fútbol más fácil para sus compañeros ha vuelto a quedar patente cada fin de semana. Han intentado frenarle con marcajes al hombre de toda clase, incluso con coberturas en zona con frecuentes dos -y hasta tres- contra uno; pero el de Terrassa siempre ha salido airoso. El Capitán sigue siendo la continuación de Pep sobre el césped, y ya se ha convertido en el jugador del Barça que más partidos ha disputado en Liga, superando a un mito del barcelonismo como “Tarzán” Migueli.

#7 David VILLA (España)

El asturiano llegó como el gran refuerzo para la presente temporada, con la misión de hacer olvidar a Zlatan Ibrahimovic en la punta de ataque. Y vaya si lo ha conseguido, convirtiéndose junto a Messi y Pedro en la delantera más goleadora de la liga. Su protagonismo ofensivo no es tan exagerado como cuando era la referencia de Sporting, Zaragoza o Valencia; pero ha sabido adaptarse perfectamente y ha demostrado que su utilidad va mucho más allá de conseguir dos decenas de dianas. Su adaptación fue rapidísima -facilitada por el gran número de compañeros que comparte en la Roja- y su conexión con Messi ha vuelto loca a más de una zaga esta temporada.

#8 Andrés INIESTA (España)

Tras una campaña 2009-10 bastante irregular y marcada por las lesiones, se desquitó en Sudáfrica siendo el mejor jugador de la Roja y metiendo el gol decisivo ante Holanda en la prórroga. Y parece que a partir de ahí tomó impulso, porque esta temporada ha sido la más completa del de Fuentealbilla en el Barça, lo cual es mucho decir. Cada vez que ha saltado al césped ha dado lecciones maestras de fútbol, demostrando que no es para nada incompatible dejar boquiabierta a la parroquia con pensar siempre en lo mejor para el equipo. Tanto supliendo a Xavi en la creación como de falso extremo izquierdo ha estado sobresaliente, y aunque parezca imposible todavía puede ir a más. En 2012 seguirá buscando su techo, si es que existe.

#9 BOJAN Krkic (España)

Las lesiones le han privado de una mayor continuidad, pero cuando ha estado bien físicamente ha vuelto a dejar destellos del gran futuro que le espera. El de Linyola sigue quemando etapas en su crecimiento futbolístico. Con 20 años ya ha superado el centenar de partidos en Liga, y aunque media Europa suspira por hacerse con sus servicios -aunque sea en forma de cesión-; Bojan está decidido a triunfar en Can Barça. Y con la calidad que tiene es de suponer que terminará haciéndolo.

#10 Leo MESSI (Argentina)

Todavía no ha cumplido 24 años y ya es una leyenda viva del fútbol mundial, habiendo incluso quien se atreve a señalarle ya como el mejor jugador de la historia. Quizás sea pronto para eso, pero está claro que la trayectoria de la “Pulga” es poco menos que meteórica. A poco que mantenga el nivel que ha demostrado en los últimos años no tendrá ningún problema en pulverizar todos los registros goleadores, tanto en Liga como en Champions -donde está a punto de conseguir su tercer trofeo seguido de máximo goleador-. No sólo promedia más de un gol por partido en todas las competiciones oficiales, sino que además es el máximo asistente de la Liga. Podría decirse que es imposible pedir más, pero con el de Rosario nunca se sabe.

#11 JEFFREN Suárez (Venezuela)

El venezolano ha vivido un auténtico calvario de lesiones esta temporada, lo que ha provocado que su continuidad haya sido bastante escasa. Lo más destacable es su único gol, convertido ante el Real Madrid nada más salir al campo y que cerraba la manita que se llevaron los blancos del Camp Nou.

#13 Jose Manuel PINTO (España)

Teniendo delante un portero de la talla de Valdés, es difícil la misión que tiene el veterano portero andaluz. Como siempre protagonista en la Copa del Rey, donde rindió siempre al nivel esperado para un guardameta de su talla. Además este año Víctor se ha perdido unos cuantos encuentros de liga, con lo que ha tenido unas pocas oportunidades más de las que el mismo esperaba. Donde si que no consigue hacer olvidar a Valdés es a la hora de sacar el balón jugado desde atrás.

#14 Javier MASCHERANO (Argentina)

Aunque en la primera mitad de la temporada apenas dispuso de oportunidades, la plaga de bajas sufrida por la retaguardia culé en la segunda mitad de campeonato le otorgó al “Jefecito” un papel preponderante en el once. Tanto de pivote defensivo como de central ha cuajado muy buenas actuaciones, adaptando perfectamente sus características al juego de posesión blaugrana. Su concentración y su sentido táctico le han hecho consolidarse como un estupendo comodín en las fases duras de la temporada, donde ha respondido de maravilla ante situaciones que antes le eran del todo ajenas.

#15 Seydou KEITA (Mali)

De nuevo Keita ha sido el jugador número 12 favorito de Guardiola, que ha resaltado en numerosas ocasiones el buen hacer del malí y la solidez que proporciona al grupo cuando hace falta sacrificio en el centro del campo. Trabajador incansable, cada vez se anima más a asomarse al área rival desde la segunda línea para buscar la portería; lo que le ha llevado también a anotar goles importantes, sobre todo con la cabeza.

#16 Sergio BUSQUETS (España)

“Busi” sigue firme en su meteórico ascenso a la élite mundial; consolidándose como el encargado de realizar la transición defensa-ataque, tanto en el Barça como en la Selección. Con su gran intuición para la anticipación y la recuperación de balones, también ha cumplido sobradamente cuando Guardiola ha requerido su presencia en el eje de la zaga. Un dato que da idea del buen hacer del de Badía en el mediocampo, es el de las tarjetas amarillas -provoca el doble de las que recibe-. Básico tanto en la contención como en la construcción, Sergio lo tiene todo para ser el dueño del círculo central del Camp Nou durante mucho años.

#17 PEDRO Rodríguez (España)

Tras quitarle el puesto a un crack de la talla de Thierry Henry, el canario se ha consolidado de forma definitiva en el once de gala de los de Pep. Integrante de la maravillosa delantera bautizada como MVP -Messi, Villa y Pedro-, su labor de presión tras pérdida es fundamental en el esquema culé. Infatigable en el esfuerzo, Pedro encuentra en la colocación otro de sus grandes fuertes; haciendo que incluso cuando no tiene el día, su labor sea de gran utilidad para el conjunto. No en vano ha conseguido hacerse con un sitio en una alineación que los aficionados ya corean de memoria.

#18 Gabi MILITO (Argentina)

Probablemente el rendimiento del central argentino haya sido el más pobre de la plantilla azulgrana. Tras una gran temporada de debut llegó su calvario con las lesiones, lo que al final le ha pasado factura. No ha vuelto a ser el de antes y todo hace indicar que al año que viene no será uno de los integrantes del vestuario culé. Y la verdad es que es una lástima, porque cuando las lesiones le respetaron logró rendir a un nivel muy alto.

#19 MAXWELL Andrade (Brasil)

Temporada más que aceptable del lateral brasileño, que cuajó buenas actuaciones cuando la lesión de Puyol le llevó a la titularidad -desplazamiento de Abidal al eje mediante-. Pero invadido por la plaga de lesiones que azotó la defensa culé; se rompió cuando mejor estaba jugando. Pero percances aparte, Maxwell ha demostrado que da la talla cuando se le requiere; siempre atento en defensa e incisivo en ataque, lo que permitió al Barça en muchas ocasiones abrir muchísimo el campo también por la banda izquierda.

#20 Ibrahim AFELLAY (Holanda)

El refuerzo invernal del Barça también ha dejado buenas sensaciones en esta segunda vuelta, donde se ha comportado como revulsivo en unos cuantos partidos. Técnico y descarado, se ha adaptado perfectamente al estilo de toque y posesión de los de Guardiola; donde puede actuar tanto en la creación como en cualquiera de las bandas. Su momento de gloria llegó en semifinales de Champions; donde una arrancada suya por banda derecha acabo en asistencia a Messi, encarrilando la eliminatoria en el Bernabeú.

#21 ADRIANO Correia (Brasil)

Llegó a Can Barça avalado por su polivalencia, pero las lesiones han hecho que acabe jugando en la posición que mejor conoce: la de lateral izquierdo. Aunque sus primeras actuaciones llegaron en banda derecha para dar descanso a Alves, ha sido en la izquierda donde se ha consolidado por la falta de efectivos. Aunque con algunas lagunas defensivas, domina bastante bien los tiempos en la banda izquierda y es capaz de dar mucha profundidad al juego culé en dicho costado.

#22 Eric ABIDAL (Francia)

Tras realizar una primera vuelta soberbia, en la que se reivindicó como el mejor defensa del equipo; le fue diagnosticado un tumor en el hígado que le obligó a parar, en la que fue sin duda la peor noticia del año para los de Guardiola. Pero merced a su privilegiado físico y a una fuerza mental descomunal, el francés reaparecía sobre los terrenos de juego apenas un par de meses después. Aunque empezó la temporada de lateral, la lesión de Puyol le hizo transladarse al centro de la defensa; donde cuajó un buen número de actuaciones formidables hasta su baja. Ahora sigue inmerso en su recuperación con la idea de poder estar en la finalísima de Wembley.

#26 Andreú FONTÁS (España)

La baja de Abidal precipitó su ascenso definitivo a la primera plantilla, que en principio estaba programado para la temporada siguiente. Pese a que su posición es la de central zurdo -o incluso la de mediocentro defensivo-; Guardiola se ha visto obligado a situarle en la banda izquierda ante las bajas al final de temporada de Abidal, Maxwell y Adriano. El gerundense ha pasado con nota el examen y está listo para ganar protagonismo dentro de la zaga culé.

#30 THIAGO Alcántara (España)

El hijo mayor de Mazinho es la siguiente gran perla extraída de la Masía. Tiene sólo 20 años pero demuestra un talento innato y un descaro impropios de su juventud. Aunque puede actuar de organizador puro se encuentra más cómodo en la media punta, donde su último pase y su llegada en segunda línea le convierten en una amenaza constante. En 2012 ya será jugador del primer equipo a todos los efectos; y si finalmente el Barça no consigue hacerse con los servicios del deseado Cesc Fábregas, Thiago puede ser el candidato perfecto para lucir el 4 blaugrana a la espalda, huérfano en la primera plantilla desde la salida del mexicano Rafa Márquez.

Hasta aquí llega lo que podríamos considerar como el “primer equipo”; pese a que Fontás no subió hasta la baja de Abidal y Thiago tiene ficha del segundo equipo. Pero hay que prestar atención a lo que viene detrás, ya que la Masía se está convirtiendo en una fuente inagotable de talento. En defensa, además de Fontás destacan Marc Bartra, Sergi Gómez y Marc Muniesa. En el centro del campo, detrás de Thiago vienen su hermano Rafinha, Sergi Roberto o Jonathan Dos Santos, entre otros; mientras que en ataque destacan Nolito, Cristian Tello y Jonathan Soriano, actual pichichi de la Liga Adelante.

Para el año que viene suenan con fuerza nombres como los jugadores del Villarreal Borja Valero y Giusseppe Rossi, la estrella del Tottenham Gareth Bale o el joven chileno del Udinese Alexis Sánchez; además de los eternos rumores que apuntan a la vuelta de Cesc. Es imposible saber si alguno de ellos vestirá de azulgrana la temporada que viene; pero lo que es seguro es que si el Barça consigue mantener el excelente bloque con el que cuenta actualmente, las probabilidades de repetir los éxitos de esta campaña serán muy altas.

El portugués Jose Mourinho vive sus peores días desde que llegó a Concha Espina este verano

Hace ya unas cuantas semanas que el Real Madrid de Jose Mourinho no parece el mismo, aquel que goleaba con relativa facilidad la mayoría de los partidos, coincidiendo con una increíble racha de Cristiano Ronaldo. La temporada empezó con una sensación de igualdad entre Madrid y Barça que aventuraba entre ambos una lucha sin cuartel de 38 jornadas (37 como muchísimo). Una lucha de estilos, ambos válidos y sobradamente efectivos. Uno de los que mejor los ha resumido fue Juanma Lillo en una entrevista en Gol TV, quien tras apuntar que se podrían escribir varios tomos sobre las diferencias entre uno y otro, trataba de resumirlas expresando que el Madrid “improvisa soluciones fenomenales ante los diferentes lances que transcurren en un partido”, mientras que el Barcelona “trata de provocar con su juego los lances que le convienen, y los explota al máximo”.

Y es precisamente esta diferencia en la forma lo que parecía otorgarle una ligera ventaja a los de Guardiola (además del hecho de ser un equipo formado desde hace años), pero en el fondo las diferencias eran inexistentes. A lo largo de casi toda la primera vuelta ambos se dejaron poquísimos puntos, y eran habituales las goleadas y los partidos completamente resueltos antes del descanso. Tanto es así que hace menos de un mes el Madrid estaba a dos puntos del Barça habiendo perdido el primer clásico, es decir, había sacado un punto más descontando el enfrentamiento directo. Además logró colarse en semifinales de Copa por primera vez en muchos años, y llegó con solvencia a los octavos de final de Champions (las dos competiciones que más lastraron la posible continuidad de Manuel Pellegrini la temporada pasada). Mourinho pasaba todos los exámenes -excepto el Camp Nou-, y frecuentemente con nota.

Pero el optimismo del madridismo venía sobre todo porque se empezaba a atisbar un cierto modelo, un estilo muy ofensivo. Aunque su definición no estaba clara, al menos la parroquia merengue tenía un once titular indiscutible que aprenderse. El “Casillas y diez más” de los últimos tiempos parecía estar en las últimas: Se consolidó la pareja Pepe – Carvalho en el centro de la defensa, con Ramos y Marcelo en las bandas. En el doble pivote Khedira y Xabi Alonso se habían hecho con los dos puestos con más opciones de la plantilla (Gago, Lass, Mahamadou Diarra… además de la idea interesante de Granero en la organización). Mesut Ozil se había erigido en ese Guti que tanto echa de menos el Bernabeú (aunque muchos sectores jamás lo reconozcan), con Cristiano y Di María en las bandas, y el “Pipita” Higuaín de referencia.

La lesión de Higuaín se contempla como una de las causas del bajón de rendimiento del Madrid

Este once se complementaba con “suplentes habituales” que gozaban de bastantes minutos, como Arbeloa, Benzema y Lass. Mourinho creó una base de 14 jugadores que le funcionaban, y nada hacía prever que se saldría del guión. Pero los problemas que venía arrastrando Gonzalo Higuaín acabaron en una grave lesión que le hacía despedirse prácticamente de la temporada. Y volvió el debate del nueve, y Mou empezó a sacar su peor cara: le declaró la guerra a Jorge Valdano -e indirectamente a Florentino-, se empezó a borrar de las ruedas de prensa, dejándole el “marrón” al bueno de Aitor Karanka, y endureció sus críticas a Karim Benzema. Empezaron las convocatorias con Benzema como único delantero centro, condenando al ostracismo del Castilla al prometedor Álvaro Morata, e incluso dejando al francés en el banquillo para jugar sin referencia pura, claras consignas hacia la dirección deportiva del club: sin Higuaín sólo tiene un nueve, y no se fía de él.

Al final, Florentino acabó cediendo y hace unos días era presentado Adebayor cedido por el City hasta final de temporada con una opción de compra en torno a los 15 millones de euros. No cabe duda de que es un buen fichaje, pero que nadie se engañe: no era la primera opción del Madrid, sólo era la más fácil, dada la escasez de protagonismo que ha tenido el togolés en el hacinado equipo de Roberto Mancini en la presente temporada. La mejor opción era Edin Dzeko, pero el propio City se le adelantó (aunque su llegada haría aún más viable el fichaje de Adebayor). Otra era Fernando Llorente, pero ahí Florentino se cerró en banda: no quería enturbiar las buenas relaciones que mantiene con el Athletic. Hay fuentes que afirman que está ya hecho para este verano, pero también hay quienes le colocan en la órbita del Tottenham -¿quizás con el dinero de la venta de Gareth Bale a Barça o Inter?. Cogió entonces fuerza el posible regreso de Ruud Van Nistelrooy, pero el Madrid le quería gratis y el Hamburgo se negó. Y por lo visto también quisieron pescar en río revuelto, con lo que fueron al Manzanares, donde al parecer preguntaron por el Kun Agüero y por Forlán, pero recibieron sendas negativas. Así las cosas, Adebayor se volvió la mejor opción, pese a llevar pocos minutos de juego esta temporada y su carácter difícil -en el City firmó su sentencia cuando se peleó con Kolo Touré, uno de los capos del vestuario sky blue-. Un delantero experimentado que amenice la espera hasta la vuelta del Pipita.

Finalmente Emmanuel Adebayor ha sido el nueve que pedía Jose Mourinho para suplir a Higuaín

Pero antes de la llegada de Adebayor, había llegado Enero, con un calendario cargado de partidos entre semana que obligaba a las rotaciones. Volvió Kaka, se empezó a ver a Albiol, a Granero, a Pedro León; la presencia de hombres como Lass, Arbeloa o Benzema se hizo mayor, y otros como Ozil o Di María empezaban a dar síntomas de cansancio tras un inicio de temporada soberbio. Los partidos ya no se ganaban con tanta solvencia, y sólo los arreones de Cristiano, las actuaciones de Iker, e incluso algunas actuaciones arbitrales polémicas en el Bernabeú -Valencia, Sevilla, Villarreal- permitían al Madrid aguantar el ritmo del Barça, que una vez superadas las dudas iniciales, empezó una racha descomunal de goleadas continuas que le han llevado a igualar las 15 victorias consecutivas en Liga del Madrid de Di Stefano. Los Messi, Iniesta, Pedro, Xavi, Villa, Busquets… parece elevar su listón por momentos, y comenzó a extenderse por Madrid la sensación de que cualquier paso en falso podría ser definitivo.

Y llegaron los tropiezos, coincidiendo con el bajón físico y goleador de Cristiano. El primero fue en Almería, donde sólo la conexión Karim Benzema – Esteban Granero consiguió salvar un punto tras un incontestable derechazo del “Pirata”. Una semana después se intercambiarían los papeles para conseguir una agónica victoria en el Bernabeú ante el Mallorca. Y tras encarrilar su pase a la final copera tras otra polémica victoria por la mínima en el Sanchez Pizjuán -golazo de Karim incluido-, llegaron al complicado Reyno de Navarra; donde un gol de Javier Camuñas recién superada la hora de partido dejó hundido al Madrid. Mourinho se la jugó con un triple cambio que despistó tanto a su rival como a los suyos: juntó en ataque a Benzema, Cristiano Ronaldo, Ozil, Adebayor y Kaka, con Xabi Alonso detrás y Arbeloa y Ramos convertidos en extremos. De “defensas” quedaron Carvalho y Khedira, a quienes Carlos Aranda dio un recital de juego de espaldas en la última media hora de partido. El respetable soñaba con la remontada pero no lo veía nada claro; y tenía sus motivos, porque desde el gol rojillo el Madrid no tiró a puerta ni una sola vez. Una falta de Ozil que se marchó por poco fue lo más destacable. Ni Cristiano Ronaldo, que lleva semanas bastante flojo; ni Karim Benzema, que cuajó un partido más que aceptable; ni el gol que llevó bajo el brazo Adebayor a sus anteriores estrenos en la Premier. Ésta vez no hubo épica, Osasuna ganó; y tras sumar un solo empate en sus dos últimas salidas, el Barça se escapa a siete puntos.

 

Karim Benzema ha respondido con goles importantes ante las críticas de su entrenador

El propio Mourinho dijo que si el Barça se iba más allá de 6 puntos, la Liga estaba perdida. Pero nadie en Can Barça tiene la menor duda de que el Madrid va a seguir ahí, peleando hasta el final. Habrá que ver si el Barça pincha y como acaba el Clásico del Bernabeú; queda muchísima liga, y si hay un equipo que jamás tira la toalla en momentos difíciles, ese es el Real Madrid. También aparecen las voces pesimistas que miran hacia abajo, donde se encuentran con un gran Villarreal, que si bien todavía no aprieta demasiado, hace bien poco estaba mucho más lejos. Y hasta el Valencia, que si esta noche consigue imponerse al Racing seguirá a dos puntos de los amarillos.

Y hay quien habla de centrarse en Copa y Champions, donde también amenaza el Barça con meterse de por medio -más en la copa, donde el Madrid está a un paso de una final en la que prácticamente ya esperan los culés-. Esta idea se antoja demasiado extremista para un club como el Madrid, pero adquiere lógica viendo que Mourinho sólo ha confiado en 14 jugadores de la plantilla en la primera vuelta -el once habitual, más Arbeloa, Lass y Benzema-, y en este último tampoco confía mucho. En teoría con Kaka y Adebayor deberían ser 16, pero tampoco parecen suficientes como para afrontar con garantías la fase final de tres competiciones. Hasta ahora el 15º jugador más utilizado en Liga por Mou ha sido Albiol, con 430 minutos en 8 partidos. Y el siguiente es Granero, que en 9 apariciones sólo suma 216.

Por lo que refiere al resto de la plantilla madridista, -que a priori se antojaba más profunda que la culé- su presencia ha sido testimonial: Kaka ha disputado 176 minutos, Pedro León 135, Canales 102, Gago 61, Diarra 30, Juan Carlos 13, Garay 9 y Morata 4. Mateos todavía no ha saltado al campo pese a tener ficha del primer equipo. Las oportunidades por parte del portugués escasean, y en algunos casos resulta notable, tales como los de Granero, que tanto el año pasado como este ha dado un buen nivel cuando se le ha requerido, como los de Canales y Pedro León, recién llegados hace unos meses. Eso por no hablar de los irrisorios nueve minutos de los que ha disfrutado Garay este año; o de los cuatro de Álvaro Morata, la nueva perla de la cantera blanca que no cesa de reivindicarse con el Castilla a base de golazos mientras su entrenador encadena convocatorias con un solo delantero centro, que en ocasiones incluso se queda en el banquillo. Además ahora la llegada de Adebayor ha terminado de cerrar una puerta que Mourinho decidió no abrir.

 

El canterano Álvaro Morata sigue reivindicándose con goles en el Castilla

El jovencísimo madrileño de 18 años recién cumplidos está emergiendo como la figura del filial, pero su futuro se antoja incierto. Los aficionados se preguntan si será el nuevo Raúl, o si por el contrario pasará a engrosar la lista de arietes que abandonan la entidad tras destacar en categorías inferiores, junto a los Portillo, Soldado, Negredo, Mata, Szalai… Está por ver, pero de momento no parece que Mou le vaya a dar la alternativa. Sería también una bonita forma de ilusionar a los socios, que buscan desde hace años un referente en la cantera que abandere el ataque del Madrid durante años. Y ahora que el Real Madrid entra en barrena, no sería mala idea traer dinamita nueva.

Ayer se confirmó el rumor de la semana pasada. Fútbol Club Barcelona y PSV de Eindhoven han llegado a un acuerdo por 3 millones de euros, cantidad irrisoria atendiendo al valor de mercado del jugador, y que encuentra su sencilla explicación en el hecho de que el jugador acababa contrato a final de temporada y ya había expuesto a su club la decisión de no renovar, por lo que desde la secretaría técnica se pusieron a trabajar para sacar el mayor partido posible al jugador más valioso de su plantilla, y así no tener que verle marchar gratis en verano.

Aún así 3 millones siguen siendo una ganga, y supone en cierto modo un contrataque hacia su acérrimo enemigo, que este verano se hizo con el mejor jugador relación calidad/precio del mercado. Evidentemente hablamos del alemán Mesut Ozil que se ha convertido en el eje que tanto venía necesitando su equipo. Hubo cierto punto en el que parecía  que iba a ser el Barça quien se hiciese con sus servicios, pero finalmente el eterno enemigo le ganó la mano -parece ser que Pep Guardiola no dio el visto bueno-, y se le llevó del Werder Bremen por sólo 15 millones, también una nimiedad teniendo en cuenta que fue uno de los jugadores más revalorizados tras el Mundial de Sudáfrica. El Barça ha pagado bastante menos, pero hay que tener en cuenta que el Werder Bremen no quería desprenderse de Ozil tan pronto, mientras que el PSV había asumido que cualquier cifra iba a ser buena. Y esta vez en Can Barça si que han estado atentos, porque el Atlético también le había echado el ojo y otros equipos no iban a tardar mucho en mostrar interés. Y ya se sabe que en el mundo del fútbol, si te lo piensas mucho llega otro y se lo lleva.

Fútbol Club Barcelona y PSV Eindhoven han llegado a un acuerdo por Ibrahim Afellay por 3 millones de euros

¿Pero cuales son las credenciales de Afellay? Aunque es desde hace años una de las grandes figuras de la Eredivisie, lo cierto es puede resultar desconocido para el público de a pie. Incluso habrá gente que piense que el Barcelona le va a venir grande, pero los que le han visto jugar no están de acuerdo. Afellay lleva años llamando a las puertas de un grande. Desde que llegó a Eindhoven, ha ganado 4 ligas, una copa y una supercopa, pero lo más curioso es que se convirtió en el dueño definitivo del mediocampo del PSV cuando su compatriota Mark Van Bommel hizo las maletas en dirección a la ciudad condal.

Es un mediocentro con grandes dotes para la organización y dotado de una gran técnica, a lo que suma una gran facilidad para sumarse al ataque. Suele jugar de mediocentro ofensivo, aunque no tiene problemas para retrasar su posición, ni tampoco parece que le vaya a costar adaptarse al juego de interior que utiliza el Barça. A priori parece un complemento perfecto para dar descanso a Andrés Iniesta, y sobre todo a Xavi Hernández, que ya no está para disputar todos los minutos del año. Se refuerza así más que una posición, un perfil de jugador. Concretamente el perfil que más produce La Masía, los denominados jugones. Hasta ahora sólo estaba Thiago Alcantará como alternativa, ya que tanto Sergio Busquets como Javier Mascherano son de un corte más defensivo, y Seydou Keita no es de ese perfil aunque se maneje bien por las mismas posiciones dentro del campo.

A toda esa terna de futbolistas se suma ahora Afellay, quien a sus 24 años ya ha alcanzado la friolera de 30 internacionalidades por Holanda (2 goles), pero ha sido en la Eredivisie donde ha podido mostrar todo su talento a lo largo de 154 partidos hasta la fecha, en los que ha anotado 32 goles, de los cuales 13 pertenecen a la temporada 2008-2009, su mejor temporada anotadora hasta la fecha. Como dato curioso, este año anotó un gol de los cuatro que lleva en liga en la histórica paliza por 10-0 ante el Feyenoord de Rotterdam.

Ahora se encuentra concentrado con la selección holandesa, pero en los próximos días negociará su contrato con el Barça, y en Enero se incorporará a la disciplina blaugrana. Ya se sabe que seguirá llevando su número 20, que dejó Deco libre cuando se fue al Chelsea. Afellay será ahora el encargado de perpetuar la tradición holandesa el Barça, que no cuenta con un orange en su plantilla desde la salida de Gio Van Bronckhorst, pero sobre todo igualar los éxitos de otros jugadores que hicieron el mismo trayecto Eindhoven-Barcelona como Philip Cocu -al parecer juez y parte en su fichaje-, pero sobre todo como los brasileños Romario y Ronaldo, quienes dieron un grandísimo rendimiento en su llegada a España.

Los brasileños Ronaldo y Romario ya triunfaron en Can Barça tras venir del PSV

Dicho todo esto, habrá que esperar más de un mes para ver a Afellay de azulgrana, pero lo que si que se puede considerar es un gran fichaje en relación credenciales/precio. Y que en principio debería servir para acallar las voces que hablan de una plantilla excesivamente corta si el Barcelona quiere optar a los tres títulos, porque con Afellay y los canteranos que cada vez entran más en las convocatorias de Pep, como el mencionado Thiago, el delantero Nolito o los defensas Andreu Fontás y Marc Bartra.

En el mundo del fútbol estamos acostumbrados a presenciar irrupciones de jugadores año tras año, algunos destinados a marcar época en los campos y otros que acaban quedándose por el camino. En los últimos años hemos presenciado la aparición de una nueva hornada de magníficos futbolistas, comandados hoy en día por Leo Messi, que en pocos años ha pasado de ser una gran promesa a dominar el panorama mundial. Pero los grandes nombres como Leo Messi, Cesc Fabregas o Andrés Iniesta son sólo la punta del iceberg. Cada año decenas y decenas de nombres de futuribles estrellas inundan los medios deportivos, normalmente anunciando el interés de alguno de los grandes clubes. Por supuesto este año no es ninguna excepción, la diferencia es que hay un nombre que sobresale muy por encima del resto. Se trata del galés Gareth Bale, lateral izquierdo del Tottenham que Harry Redknapp ha reconvertido en extremo con muy buen criterio.

El galés del Tottenham Gareth Bale, la nueva gran sensación del fútbol europeo

Lo cierto es que para todos aquellos acérrimos seguidores de la Premier League, el nombre de Bale no nos resulta novedoso. Ya el año pasado cuajó una temporada fantástica en el lateral izquierdo, siendo un jugador completamente fundamental en el regreso de los Spurs a la Champions League, colándose en lugar del Liverpool en este top-four que se había consolidado en las islas en los últimos años. No había cumplido los 17 cuando debuto en la Championship con el Southampton, y antes de los 18 ya estaba debutando con el Tottenham. Este verano ha cumplido los 21 y ya se están peleando por él todos los grandes de Europa, pese a que su club no se cansa de insistir en que no está a la venta, ya que le quieren ver como el gran pilar donde los Spurs puedan empezar a construir una época gloriosa.

En su hasta ahora corta carrera, casi toda como lateral zurdo, ha anotado 12 goles en 96 partidos de liga (7 en la Premier y 5 en la Championship); para un total de 17 goles en 137 encuentros sumando todas las competiciones. Pero su explosión definitiva ha llegado esta Champions, sobre todo en el doble enfrentamiento ante los actuales campeones del Inter, donde ha totalizado 3 goles y 2 asistencias, llevando a su equipo a liderar su grupo con el goal-average ganado frente al gran rival. En la ida hizo un hat-trick en la segunda parte que no sirvió para contrarrestar los cuatro goles de los italianos en la primera mitad. Y ayer, en White Hart Lane, volvió a ser clave con dos asistencias tras dos impresionantes cabalgadas que fueron vitales para imponerse por 3-1 y auparse al liderato del grupo. Prácticamente ridiculizó a uno de los mejores laterales del mundo como es el brasileño Maicon, convirtiéndose en el dueño indiscutible de toda la banda izquierda.

Bale llevándose el balón tras anotar tres goles ante el Inter en Champions

Por supuesto no es la única aparición del fútbol actual. En España están saliendo grandes nombres como Sergio Busquets, Javi Martínez, David De Gea, Sergio Canales, Álvaro Domínguez, Thiago Alcántara o Iker Muniaín, por citar unos pocos. En Inglaterra también ha causado un gran impacto la irrupción de Adam Johnson, además de otros como el portero Joe Hart o el mediocentro del Arsenal Jack Wilshere, o los fichajes de Mario Balotelli o Chicharito Hernández. También en otras ligas surgen nombres muy interesantes como Philippe Coutinho, Toni Kroos, Sotiris Ninis, Miralem Pjanic o Alan Dzagoev, además de otros ya mucho más consolidados como Mesut Ozil, Thomas Müller o Alexandre Pato. Pero si hay algo indudable es que éste 2010 hay uno que está eclipsando a todos los demás. Ya todos hablan de Gareth Bale.

Casillas, Puyol, Alonso, Xavi, Cesc, Iniesta y Villa nominados al Balón de Oro. Vicente Del Bosque optará al Entrenador del Año

 

Iker Casillas, Carles Puyol, Xabi Alonso, Xavi Hernández, Cesc Fábregas, Andrés Iniesta y David Villa son los nombres que figuran entre los 23 elegidos a ganar el galardón unificado. Representan casi la tercera parte, lo que da una clara muestra del grandísimo estado de salud de nuestro fútbol. Pese a las extrañas ausencias de dos hombres tan importantes en la consecución del mundial como Gerard Piqué y Sergio Busquets, las probabilidades de obtener el galardón son enormes, más aún si tenemos en cuenta que 1994 fue la última vez que el galardón fue a parar a un jugador que no ganase el mundial. En este caso el premio fue a parar a manos del búlgaro Hristo Stoichkov, pese a que fue Brasil quien se impuso a Italia en Estados Unidos.

Desde entonces, los años en los que hay Copa del Mundo el Balón de Oro siempre acaba yendo a parar a uno de los integrantes de la selección campeona, por lo general obviando lo que sucede el resto del año (si no fuera así, probablemente Leo Messi volvería a arrasar en las votaciones). En 1998, Zinedine Zidane alzaba el premio tras llevar a Francia a su primera Copa del Mundo. En 2002, Ronaldo y Roberto Carlos hicieron doblete con los premios de Oro y Plata tras ganar en Corea y Japón el quinto título mundial para Brasil. Y ya en 2006, la victoria de Italia en el Mundial de Alemania llevó hacia otro doblete, en esta ocasión premiando el fútbol defensivo, con el Oro para Fabio Cannavaro y la Plata para Gianluigi Buffon. Y afortunadamente todo hace suponer que 2010 no será una excepción.

Y digo afortunadamente porque Luis Suárez ya necesita un relevo. Ha llovido demasiado desde hace 50 años, medio siglo nada menos. Pero parece que por fin ya está cerca. No es que los siete tengan opciones reales, no hay que dejarse llevar por la euforia. En una primera criba quedarían fuera Carles Puyol, Xabi Alonso y Cesc Fábregas, tres grandísimos nombres que sin embargo no aspiran de verdad a lograr el premio. Para ellos ya es todo un honor la nominación, figurar entre esa lista. Quizás Cesc  si que tiene mayor nivel como para optar al premio, pero su suplencia con la roja le resta muchos números. Quedan cuatro.

Sorprendentemente de esos cuatro, David Villa es el que aparece en menos quinielas. Pese a apuntarse el pichichi compartido del Mundial -recordemos que ya ganó el de la Eurocopa-, siendo todos sus tantos vitales para España, no parece que vaya a ganar el premio. Es una pena pero la competencia es durísima. El siguiente es Iker Casillas, que parece estar un escalón por debajo de los dos jugones bajitos del Barça. Iker acabará seguro en el top 10, pero también se antoja difícil que levante el premio. Si bien su actuación fue decisiva en cuartos de final ante Paraguay, su temporada 2009-2010 con el Real Madrid fue bastante gris, y tampoco empezó el mundial con demasiado acierto. Por suerte, parar aquel penalty nos devolvió al mejor Iker, y por supuesto fue vital para ganar en Sudáfrica, pero es difícil que se imponga en la votación.

Con estos descartes nos quedan Xavi Hernández y Andrés Iniesta, los grandes exponentes del estilo que ha elevado a España al cielo del panorama futbolístico mundial. Esos dos genios del balón que juegan como los ángeles, y sobre todo, que hacen jugar a su armonioso son a todos los que comparten su camiseta. Tras llevar en volandas al Barça a un triplete histórico en 2009, que después cerrarían con los tres títulos complementarios; han conseguido llevar al fútbol español a las cotas más altas de su historia: la consecución del Mundial de Sudáfrica de 2010, culminado con el gol en la prórroga del dulce genio de Fuentealbilla.

Xavi e Iniesta, los grandes exponentes de la España campeona del mundo, ahora serios aspirantes al Balón de Oro

Resulta difícil escoger entre ellos, ya que hay infinitos motivos para dárselo a cada uno. Ambos son espectaculares con el balón en los pies. Xavi representa la visión de 360º, es el que marca el tempo al que se mueve el balón, sus compañeros, y por lo tanto, los contrarios. Iniesta es el desborde, el regate en corto, el último pase, la precisión, el autor de los goles épicos. Empezó metiéndonos en la Eurocopa de 2008, en una fase de clasificación que se había puesto muy fea. A ello le siguió el gol en el descuento en Stamford Bridge que metía al Barça en la final de Champions. Y culminó con la prórroga de Sudáfrica, donde convirtió en realidad el sueño de todos los españoles, anotando el gol que derrotaba a Holanda y permitía a Iker levantar la Copa del Mundo. Además de ser nombrado mejor jugador de tres de los seis partidos que disputó en el torneo. Es el gran favorito.

Pero ninguno lo va a tener fácil. Enfrente tendrán grandísimos nombres, con el holandés Wesley Sneijder a la cabeza, como conductor del Inter que levantó la última Champions, y de la Holanda que se plantó en la final contra (casi) todo pronóstico. También por supuesto el uruguayo Diego Forlán, ganador del Balón de Oro del mundial (lo que quizá le reste opciones), y como no, el argentino Leo Messi, máximo goleador en Europa de la temporada 2010, y el mejor de Argentina en el mundial, pese a verse relegado muy atrás en el campo. Incluso el alemán Mesut Ozil, a quien le puede pasar factura su escaso rendimiento en la semifinal ante España, pese al gran mundial que cuajó.

Wesley Sneijder, Diego Forlán, Leo Messi y Mesut Ozil, aspirantes al Balón de Oro 2010

La lista de 23 la completan los alemanes Thomas Müller, Philipp Lahm, Miroslav Klose y Bastian Schweinsteiger, los brasileños Maicon, Julio César y Dani Alves, el holandés Arjen Robben, el camerunés Samuel Eto’o, el costamarfileño Didier Drogba, el portugués Cristiano Ronaldo y el ghanés Gyan Asamoah.

Finalmente, tanto Vicente Del Bosque como Pep Guardiola optan al Entrenador del Año, donde se enfrentarán a tres seleccionadores: el holandés Bert Van Marwijk, el alemán Joachim Löw y el uruguayo Óscar Tabárez; y a los entrenadores Arsene Wénger (Arsenal), Carlo Ancelotti (Chelsea), Jose Mourinho (Inter-Real Madrid), Louis Van Gaal (Bayern Münich) y Sir Álex Ferguson (Manchester United).