Posts etiquetados ‘Rudy Fernández’

Si se cumplen los plazos, Serge Ibaka ayudará a la "eñe" a revalidar su corona en el Eurobasket

Era un secreto a voces. El congoleño le ha ganado la partida a Mirotic y será el jugador de origen extranjero que representará a la eñe en Lituania, donde la Roja de basket tratará de revalidar el cetro europeo logrado en Polonia en 2009 ante Serbia. La gran temporada de Ibaka en los Thunder han pesado sobre la decisión, ante un Mirotic de enorme talento pero todavía por curtir. La cuestión es que el africano todavía no ha logrado la nacionalidad, y existe la posibilidad de que no lo consiga, por lo que las opciones del montenegrino todavía no son nulas; aunque en principio acudirá al Europeo sub-20 de Bilbao.

Las ausencias más notables serán las de Garbajosa y Mumbrú (retirada) y la de Fran Vázquez (lesión)

La lista no ha presentado grandes sorpresas, ya que tras confirmarse la retirada de dos mitos como Jorge Garbajosa y Álex Mumbrú y la renuncia por diversas lesiones de Fran Vázquez; que será sin duda la gran ausencia en la selección. Pese a ello, los 15 nombres que ha dado esta mañana Sergio Scariolo deben ser claros favoritos al oro.

Los elegidos son los siguientes:

JOSÉ MANUEL CALDERÓN

Base, 29 años – Toronto Raptors

El base extremeño ha recuperado su mejor versión en la NBA y será el encargado de dirigir a la Roja una vez más. A sus 29 años afrontará la competición más fresco que el resto de ÑBAs, ya que no los Raptors no lograron colarse en play-off y ha tenido más vacaciones.

RICKY RUBIO

Base, 20 años – Minnesota Timberwolves

Pese a su irregular temporada nadie dudaba de que Scariolo contaba con él. Llegará más relajado una vez anunciada su marcha a la NBA, y como en el Barça deberá jugarse contra Víctor Sada el puesto de base suplente.  Además estará con ganas de mostrarse en el escaparate previo a su viaje a Estados Unidos.

VÍCTOR SADA

Base, 27 años – Regal F.C. Barcelona

La llamada de Scariolo ha supuesto el gran final a la excelente temporada del canterano culé, que llegó a desplazar a Ricky Rubio a la suplencia en los momentos decisivos. En los últimos años ha ido ganando en experiencia y a los 27 está cerca de su madurez, con lo que puede aportar muy buenos minutos en el parqué.

SERGIO LLULL

Escolta, 23 años – MMT Real Madrid

El balear ha vuelto a cuajar una gran temporada en el Real Madrid, donde fue una pieza clave para llegar a la Final Four. Dada su gran versatilidad servirá tanto para dar descanso a Navarro como para ejercer de base improvisado en algún momento. Está llamado a ser una de las referencias clave en el futuro.

JUAN CARLOS NAVARRO

Escolta, 31 años – Regal F.C. Barcelona

El Barça le echó de menos cuando se lesionó, pero cuando volvió lo hizo con más fuerza. Llevó a los suyos a conquistar la ACB y fue nombrado por segunda vez MVP de las finales, además de ser elegido por quinta vez en su carrera en el quinteto ideal de la Euroliga. A su edad es consciente de que le quedan pocas grandes citas con la Roja, por lo que como siempre lo dará todo. Será el encargado de llevar el brazalete de capitán.

RAFA MARTÍNEZ

Escolta, 29 años – Power Electronics Valencia

Scariolo ha vuelto a recompensar el buen hacer del catalán con una nueva llamada, y Rafa espera terminar de convencerle para evitar ser uno de los descartes -como le sucediera el año pasado-. Con Navarro y Llull como rivales parece una misión complicada.

RUDY FERNÁNDEZ

Alero, 26 años – Portland Trail Blazers

Tras otra temporada agridulce en la NBA, Rudy volverá a tener opciones de desquitarse con la Roja; donde siempre firma actuaciones memorables -en 2009 ya fue el mejor alero del EuroBasket-. Su misión será echarse al equipo a la espalda cuando los contrarios se preocupen demasiado por marcar a Pau, amén de coser a triples y penetraciones a los rivales.

FERNANDO SAN EMETERIO

Alero, 27 años – Caja Laboral

Lleva años siendo una referencia en la ACB y ahora debe dar un paso al frente en la Roja, sobre todo con las ausencias de Garbajosa y Mumbrú. Debe ganarse la confianza del míster cuando le de minutos y seguir trabajando de forma incansable como hasta ahora.

CARLOS SUÁREZ

Alero, 24 años – MMT Real Madrid

Pese a que no ha sido su mejor temporada, el potencial del alero madrileño queda fuera de toda duda. Aun así es uno de los nombres que aparecen en las quinielas entre los posibles descartes. Con Rudy como indiscutible y San Emeterio por delante no tendrá nada sencillo estar en la cita, pero se espera mucho de él en el futuro.

VÍCTOR CLAVER

Ala-pivot, 22 años – Power Electronics Valencia

Su versatilidad para jugar tanto de 3 como de 4 le dan un plus que puede ser decisivo a la hora de elaborar la lista definitiva. El valenciano ha seguido creciendo en su casa y ya fue primera ronda del Draft hace dos años, por lo que talento le sobra. Tendrá que aprovechar sus minutos.

PAU GASOL

Ala-pivot, 30 años – Los Angeles Lakers

Sin duda la estrella de la Selección. El fracaso en play-off con los Lakers le hará llegar más descansado; y junto a Dirk Nowitzki será el máximo favorito para hacerse con el trofeo de mejor jugador y con el de máximo anotador. Si Pau está mentalizado España será casi invencible.

SERGE IBAKA

Ala-pivot, 21 años – Oklahoma City Thunder

Se ha consolidado en la élite del baloncesto tras hacerse con un hueco en el quinteto de los Thunder, donde se ha convertido en uno de los mejores aliados de Kevin Durant en uno de los equipos de moda en la NBA. Si llegan los papeles formará junto a los hermanos Gasol una zona interior temible.

MARC GASOL

Pivot, 26 años – Memphis Grizzlies

Marc ha dejado de ser el hermano de Pau, tanto en la NBA en general como en Memphis en particular. Ha sido pieza indispensable de los históricos Grizzlies que lograron colarse en semifinales de conferencia y poner contra las cuerdas a los Thunder. Y encima con España tendrá a su hermano como aliado, por lo que las expectativas para Marc son altas.

FELIPE REYES

Pivot, 31 años – MMT Real Madrid

Pese a que su rendimiento ha descendido en los últimos tiempos, y que ha dado indicios de su decadencia; para Scariolo es un fijo en el vestuario -y más con la ausencia de Fran Vázquez-. Parece difícil que Xavi Rey vaya a quitarle el sitio, pero tampoco deberá despistarse.

XAVI REY

Pivot, 24 años – Gran Canaria 2014

El jugador catalán ha recibido la llamada de Scariolo por su gran papel en el equipo insular, pero todo hace suponer que será el primer descarte. Las intenciones del técnico parecen ser las de ir introduciéndole en el equipo con la mirada puesta en el futuro, pero para Xavi será una magnífica oportunidad para aprender.

Todavía queda más de un mes para el inicio del EuroBasket, que dará comienzo el 30 de Agosto y que finalizará el 18 de Septiembre. España tendrá un grupo difícil en el que jugará -por este orden- contra: Polonia, el 2º clasificado de la previa que jugarán Finlandia, Hungría y Portugal; Gran Bretaña, Lituania y Turquía. No es el grupo ideal, pero cuando vas a ganar no tienes que temer a nadie.

Con su llegada a los Timberwolves, Ricky se convertirá en el décimo español en jugar en la NBA

Aunque la presentación oficial no será hasta el final de play-off, los Wolves ya lo han confirmado. Dos años después de ser elegido en el nº5 del draft, el base de El Masnou dará el salto a la mejor liga del mundo; siempre y cuando se consiga evitar el lockout previsto para el año que viene -de ser así jugaría otra temporada en el Barça-. Aunque el jugador prefiere centrarse en el final de campaña, su desembarco en Minneapolis es ya un secreto a voces.

En principio parece el mejor momento posible para realizar la operación. Para Ricky porque está a tiempo de firmar su nuevo contrato bajo el último convenio y podrá cobrar más; para el Barça porque percibirá en torno a un millón de dólares cuando dentro de un año sólo habría sido medio; y para Minnesota porque han sido el peor equipo de la NBA con sólo 17 victorias, y además se quedaron sin el número 1 del Draft tras perder el sorteo ante los Cavaliers. El mal papel de los Wolves también puede ser positivo para el base español, que debería poder gozar de minutos para demostrar su valía al otro lado del charco; más cuando el base titular esta temporada ha sido Luke Ridnour.

Tras dos años en el Regal Barça, Ricky Rubio ha decidido dar el salto definitivo a la NBA

Si bien es cierto que su figura ha perdido algo de fuelle en los dos últimos años, el talento de Ricky Rubio para el baloncesto es innegable. Su temporada está siendo muy irregular pese a ganar la Copa y clasificarse para la final de Liga con el Barça, e incluso ha perdido la titularidad en los play-off en favor de Víctor Sada; pero enterrar con 20 años a un jugador con el futuro de Ricky es cuanto menos una auténtica temeridad. Meterse en el top5 del Draft de la NBA con apenas 18 años da buena muestra del descomunal potencial de un jugador.

Bien lo saben dos jugadores españoles que se presentaron ese mismo año y quedaron muy por debajo: Víctor Claver (nº22, Portland Trail Blazers) y Sergio Llull (nº34, Denver Nuggets). Desde entonces ambos han enlazado dos buenas temporadas en Power Electronics Valencia y Real Madrid, respectivamente. Lo más curioso es que los tres españoles son los únicos jugadores que fueron drafteados entres los cuarenta primeros en 2009 y todavía no han debutado en la NBA.

Pese a ser seleccionados en el Draft 2009, Víctor Claver y Sergio Llull no se han movido de la ACB

Con la llegada de Ricky podrían ser cinco los jugadores españoles en la NBA. Con Pau y Marc Gasol con su continuidad totalmente asegurada, y un José Manuel Calderón que ha recuperado su mejor versión sobre el parqué; la gran duda es saber si el mallorquín Rudy Fernández continuará en los Blazers, si será traspasado a otro equipo o si retornará a Europa. Y en lo que al apartado histórico se refiere, Ricky Rubio se convertirá en el décimo jugador español en jugar en la NBA. En la siguiente tabla aparecen todos los jugadores españoles que han jugado y/o participado en el draft de la NBA:

El caso más sorprendente es el de Fran Vázquez, que nunca ha jugado en NBA pese a haber sido seleccionado en 11ª posición. De todos los españoles que han concurrido al Draft, sólo Pau Gasol (3º en 2001) y Ricky Rubio (5º en 2009) han obtenido un resultado mejor. Fernando Martín abrió el camino en los Blazers, aunque tan solo disputase 24 partidos por las lesiones. Más tarde llegarían Pau Gasol y Raúl López, y fue el catalán el que abrió las puertas de par en par al resto de los nuestros. Dos anillos y una final en tres años y medio como titular indiscutible en los Lakers es algo que era totalmente impensable hace sólo un par de décadas. En 2011 ya estamos esperando a ver quién será el siguiente español en concurrir al Draft o si llegará algún otro sin pasar por el sorteo como Calderón o Garbajosa. Este año se presenta Nikola Mirotic, el jugador de origen montenegrino que compite en las categorías inferiores de la Roja de basket. Por su parte, Ricky se despide de la ACB con una Euroliga, 3 Copas del Rey, una ULEB, una FIBA EuroCup y 2 Supercopas; y aún espera sacarse la espina de la Liga perdida el año pasado. Con la selección, ya ha sido partícipe del Oro en el Eurobasket 2009 y se colgó la plata en los JJOO de Pekín 2008.

A sus 20 años, Ricky Rubio ya es un fijo en las convocatorias de Sergio Scariolo

En otro orden de cosas, la final Miami-Dallas marcha igualada a uno, tras una increíble remontada de los Mavericks con un Dirk Nowitzki estelar en el segundo partido. Pero la noticia de la semana en la NBA ha sido la retirada de uno de los mejores pivots de todos los tiempos: Shaquille O’Neal -o como le bautizó el desaparecido Andrés Montes: “El Artículo 34, hago lo que quiero, cuando quiero y cómo me da la gana”-.

Shaq se despide con un palmarés estratosférico, donde destacan especialmente los cuatro anillos de la NBA: tres con Lakers junto a Kobe Bryant (2000,2001 y 2002), ganando además en los tres el MVP de las finales, y uno con Miami (2006). También fue Rookie del Año en 2003, MVP de la temporada en 2000, máximo anotador de la temporada en 1995 y 2000, 15 veces All-Star con tres MVP incluidos, ocho veces en el mejor quinteto, dos en el segundo y cuatro en el tercero; 3 veces en el segundo mejor quinteto defensivo y una en el mejor quinteto de los Rookies. Por si fuera poco lo logrado en la NBA, con Estados Unidos también se proclamó campeón en el Mundial de 1994 y conquistó el oro olímpico en Atlanta 1996.

Shaq se despide del baloncesto profesional tras 19 temporadas en la NBA

A los 39 años ha decidido dejar el baloncesto en activo con una rueda de prensa cargada de humor y nostalgia. Tras pasar cuatro años en Orlando Magic -el equipo que le drafteó en primera posición-, vivió ocho años en los Lakers donde cosechó sus mayores éxitos. De la franquicia angelina salió por la puerta de atrás después de una agria polémica con Kobe, pero recaló en Miami Heat, donde se convirtió en el mejor aliado de Dwayne Wade para conseguir el primer anillo de la franquicia de Florida. Tras cuatro años allí, y ya con 36 primaveras llegó a jugar una temporada en Phoenix Suns, otra en Cleveland Cavaliers y la última en Boston Celtics. En total, 1423 veces ha saltado a la pista el genial pivot de New Jersey con seis camisetas distintas. Se fue nombrando a Dwight Howard como su sucesor, instándole a ganar tres o cuatro campeonatos si no quería decepcionarle; y con una frase que le dijo su padre y que quedará para la historia: “Eres estúpido. Si hubieras metido tus tiros libre serías el mejor jugador de todos los tiempos”. Con permiso del gran Michael Jordan, posiblemente hubiera sido así.

La final de este año será la segunda en la historia de ambas franquicias, cinco años después de la primera

Como muchos de los principales deportes, la NBA está llegando al final de su temporada. Después de 82 partidos de Liga Regular, ya conocemos los dos equipos que han conseguido las 12 victorias en play-off necesarias para proclamarse campeón de conferencia. Serán los Dallas Mavericks y los Miami Heat; que reeditarán de esta forma la final de 2006 tras deshacerse de Oklahoma City Thunder y Chicago Bulls -lo más curioso es que esa final es la única en el palmarés de las dos franquicias-. Entonces los Heat vencieron por 4-2 con Dwayne Wade como MVP de las finales, pero han pasado ya cinco años y eso en la NBA da para mucho.

Que uno de los secretos de la liga es su capacidad para el cambio no es ningún secreto. Su sistema premia con los mejores jugadores a los peores equipos y eso equilibra mucho las fuerzas, amén del tope salarial. Y este año ha quedado más patente que nunca, ya que no ha repetido ninguno de los cuatro finalistas de conferencia de 2010 -Los Ángeles Lakers, Boston Celtics, Phoenix Suns y Orlando Magic. Los pasados finalistas Lakers y Celtics cayeron en la ronda anterior, precisamente ante los equipos que finalmente han tomado el relevo este año -Dallas y Miami respectivamente-; los Magic perdieron en primera ronda ante Atlanta Hawks y los Suns ni tan siquiera consiguieron meterse en play-off.

Los míticos Lakers y Celtics no podrán reeditar la final de 2010 tras caer en semifinales de conferencia ante sus sucesores Mavericks y Heat

Por otra parte, los cuatro finalistas de conferencia de este año venían de quedarse en primera ronda la temporada pasada. Dallas cayó ante San Antonio tras ser segundo en el Oeste en Liga Regular, Miami perdió con Boston, Oklahoma con los campeones Lakers y Chicago ante Cleveland. En definitiva, ha una temporada de renovación absoluta; motivada en gran medida por el desembarco de LeBron James y Chris Bosh en Miami y por la estrepitosa caída de los Lakers ante Dallas por 4-0 en la despedida de Phil Jackson.

Pero ya no hay tiempo para acordarse de los 28 que se quedaron en el camino, sino de disfrutar de los dos que han podido llegar. Dos auténticos equipazos muy distintos entre si. Por un lado el juego colectivo y por el otro tres de las mejores individualidades de la liga. Lo que está claro es que han llegado ahí por méritos propios y ya sólo 4 victorias les separan del título. Conozcamos mejor a los dos finalistas y cómo han llegado hasta aquí.

DALLAS MAVERICKS

Pese a ser uno de los equipos más potentes de la última década sólo han llegado a dos finales. En 2006 no pudieron con los Heat y tras un lustro se les ha presentado una ocasión única de revancha. De los protagonistas de aquello sólo quedan el jugador franquicia Dirk Nowitzki y el infatigable Jason Terry, que en esta ocasión estarán muy bien acompañados por hombres como Jason Kidd, Peja Stojakovic, Tyson Chandler o Shawn Marion. Da la sensación de que el nivel colectivo es superior al de aquella final, por lo que en Dallas hay motivos para ser optimistas.

Nowitzki y los Mavericks buscarán su primer anillo, de nuevo ante Miami Heat

Rick Carlisle ha cimentado su éxito en una buena compensación de la plantilla: Dirk Nowitzki como principal estrella, un base generoso y experimentado como Kidd, un tirador experto como Terry, un atleta como Marion y un trabajador bajo el aro como Chandler. En el banquillo Stojakovic como sexto hombre muy definido junto a Barea, Haywood y Stevenson, que intentan aportar al equipo en los minutos que tienen.

Los Mavericks han llegado a la segunda final sin pasar grandes dificultades en las rondas previas. De hecho, fue en la primera ronda donde tuvieron más desgaste ante Portland Trail Blazers, que consiguieron ganarles dos partidos. Más tarde llegaría la ya famosa serie ante los Lakers que resolvieron con un contundente 4-0 ante unos desconocidos Pau Gasol y Kobe Bryant. El último escalón tampoco fue muy difícil, ya que los Thunder de Kevin Durant, Russell Westbrook y Serge Ibaka sólo consiguieron ganar un partido. Aún así se han revelado como un equipo al que habrá que tomar muy en serio los próximos años.

La final no debería ser tan fácil ya que los Heat parten como favoritos, pero Nowitzki y los suyos saldrán a la pista con muchísimas ganas. Y no por la vendetta de lo de 2006, sino porque es la ocasión de poner la guinda perfecta al buen hacer de Dallas en los últimos tiempos. Y porque el alemán se merece un anillo.

ESTADÍSTICAS PLAY-OFF

MIAMI HEAT

Empezaron la temporada como la gran alternativa a la bipolaridad entre Celtics y Lakers. A Dwayne Wade, MVP de las finales en el único anillo de la franquicia; le traían dos socios de auténtico lujo: LeBron James y Chris Bosh. Ambos dejaban a los que habían sido sus equipos durante muchísimos años -Cleveland Cavaliers y Toronto Raptors- para unirse al ilusionante proyecto de Miami. No era otro que el anillo, el que se espera que sea el primero de una época en el seno de los Heat. Son el polo opuesto a los Mavericks, hay tres hombres que lo hacen todo y el resto del equipo puede considerarse como una “segunda unidad”. Pero contar en tu equipo con Wade, Bosh y James te hace favorito en cualquier serie.

Chris Bosh y LeBron James se unieron a Dwayne Wade en Miami Heat para buscar el anillo

Con estas tres superestrellas, el gran mérito de Erik Spoelstra es la gestión de egos. Convencer a tres grandes talentos -sobre todo a James- de que no en todos los partidos podrán ser el máximo anotador del equipo y de que en ocasiones habrán de convivir con el segundo plano no es para nada una misión fácil. Había muchas dudas sobre la regularidad que podrían mantener en su juego y mucho miedo a una pérdida de cohesión, y por tanto de conexión, de los “Beach Boys”. El quinteto lo completan Mike Bibby y Joel Anthony, con Zydrunas Ilgauskas, Mario Chalmers, James Jones y Udonis Haslem -único superviviente junto a Wade del anillo de 2006- en el banquillo.

En lo que refiere a su camino hacia la final, tan solo han perdido un partido por serie; con lo que el desgaste ha sido mínimo. La primera ronda ya parecía un puro trámite, con unos Philadelphia 76ers de un nivel muy inferior que debían servir para coger ritmo de play-off. Pero el siguiente test ya se antojaba mucho más serio: los Boston Celtics de Paul Pierce, Rajon Rondo, Ray Allen y Kevin Garnett; subcampeones el año pasado y claros favoritos esta temporada. El duelo prometía igualdad y mucho espectáculo, pero los Heat no dieron lugar a la emoción y de nuevo sentenciaron por 4 a 1.

Con la moral por las nubes se plantaron en la final de conferencia, ante unos Chicago Bulls que buscaban reverdecer viejos laureles de la mano del MVP de la temporada más joven de la historia, Derrick Rose. Pero el genial base no estuvo acertado en los momentos importantes, y el mítico equipo de Jordan de mostraba demasiado dependiente de su estrella. Los finales de partido les pasaron factura y llevaron a Miami a su segunda final. Tienen el factor cancha y parten como claros favoritos, pero una final nunca es fácil y menos si no ha empezado. Pero los números de sus estrellas en play-off son para hacer soñar.

ESTADÍSTICAS PLAY-OFF

Los dos contendientes están preparados y los escenarios están listos, por lo que sólo nos quedan por saber las fechas:

1) Martes 31 de Mayo (MIAMI)

2) Jueves 2 de Junio (MIAMI)

3) Domingo 5 de Junio (DALLAS)

4) Martes 7 de Junio (DALLAS)

5) Jueves 9 de Junio (DALLAS)

6) Domingo 12 de Junio (MIAMI)

7) Martes 14 de Junio (MIAMI)

En lo que refiere a los españoles, sorprendentemente este año no hay un ninguno en la final. Pero los nuestros han cuajado una buena temporada en líneas generales:

Pau Gasol, Rudy Fernández, Marc Gasol y Jose Manuel Calderón volvieron a dejar alto el pabellón de la ÑBA

Calderón fue el primero en irse de vacaciones tras la Liga Regular, mientras que Rudy sólo pudo disputar la primera ronda de play-off. Los Gasol conseguían meterse entre los ocho mejores, pero con sensaciones muy distintas. Mientras los Lakers de Pau se estampaban contra los Mavericks; los Grizzlies de Marc llegaban sin presión tras eliminar contra todo pronóstico a los Spurs y conseguían forzar el séptimo partido ante los Thunder. No pudieron obrar el milagro pero dejaron una de las series más emocionantes de la temporada.

ESTADÍSTICAS JUGADORES ESPAÑOLES

Los Grizzlies de Marc han hecho historia colándose en semifinales tras eliminar a los Spurs de Tim Duncan

Anoche acabó la primera ronda del playoff de la NBA, consumándose la gran sorpresa. Los Memphis Grizzlies de Marc Gasol lograban colarse por primera vez en su corta historia en unas semifinales de conferencia. Y por si fuera poco, lo hicieron ante el mejor equipo de la temporada regular en la Conferencia Oeste, los San Antonio Spurs de Tony Parker y Manu Ginobili, que se presentaban en la fase final con un balance de 61-21. Durante prácticamente todo el año marcaban la pauta de la liga, pero al final se vieron superados por los Chicago Bulls de Derrick Rose, Luol Deng o Carlos Boozer, que se impusieron en el Este con un 62-20.

Por su parte, Memphis se presentaba en playoffs con los deberes hechos, tras conseguir en octavo puesto del Oeste con 46-36 de parcial, merced sobre todo a sus buenos números en el Fedex Forum. Con tres jugadores llevando el peso del equipo, con Zach Randolph como líder, escoltado por Mike Conley y Marc Gasol, y una buena aportación de otro buen puñado de jugadores, como O.J. Mayo, Tony Allen, Sam Young o Shane Battier; Memphis ha conseguido subir el listón todavía más. Contra todo pronóstico, anoche consumaron el 4-2 sobre los Spurs que les lleva a semifinales, con Randolph promediando 21,5 puntos y 9,2 rebotes; Marc Gasol 14,2 puntos y 12,3 rebotes, y Conley 14,3 puntos y 6,2 asistencias. De poco sirvieron los 20,6 puntos promediados por Ginobili, o los 19,7 de Tony Parker. Los de San Antonio han echado de menos la mejor versión de su mítico Tim Duncan, que se ha quedado en 12,7 puntos y 10,5 rebotes, que si bien son buenos números, están muy por debajo de lo que suele hacer el 21 a estas alturas de la temporada.

Tony Parker (9) y Manu Ginobili (20) no consiguieron evitar la derrota ante Memphis que suponía su eliminación

Así pues, Memphis completa la terna de semifinalistas de conferencia, donde no ha habido más sorpresas -han pasado todos los que quedaron entre los cuatro primeros de cada conferencia, excepto los ya mencionado Spurs, y Orlando, que tras ser cuarto del Este se vio superado por Atlanta-. Los cruces que dirimirán las finales de cada conferencia son los siguientes:

CONFERENCIA OESTE

Memphis Grizzlies – Oklahoma City Thunder


Tras la machada ante los Spurs, Marc y los suyos tendrán que vérselas con uno de los equipos de moda en la NBA, los Thunder de Kevin Durant, que sigue creciendo a pasos agigantados. En la primera ronda se deshicieron con facilidad de los Nuggets por 4 a 1, con un Durant estelar promediando 32,3 puntos, Russell Westbrook 23,8 puntos y 6,2 asistencias, y Serge Ibaka con 10,2 puntos y 11 rebotes por partido. Un equipo joven pero favorito para plantarse en su primera final de Conferencia. De ahí en adelante sus opciones dependerán en buena medida del rendimiento de Kevin Durant, pero si sigue jugando como hasta ahora serán candidatos a todo. Los Grizzlies, por su parte, tratarán de extender este sueño lo más lejos posible, sin ningún tipo de presión pero con muchísimas ganas.

Dallas Mavericks – Los Angeles Lakers

Tras deshacerse de los New Orleans Hornets de Chris Paul, con más sufrimiento de lo esperado y con actuaciones claves de hombres como Lamar Odom o Andrew Bynum; los Lakers de Kobe y Pau ya están en semifinales, donde les esperan ni más ni menos que los Dallas Mavericks, que vienen de imponerse por 4 a 2 a los Portland Trail Blazers de Brandon Roy y Rudy Fernández. Los de oro y púrpura tendrán la ventaja de campo en la eliminatoria -y también en una hipotética final de conferencia tras la derrota de los Spurs-, pero los de Dallas vienen motivados para dar la sorpresa y plantarse en la final. En la eliminatoria contra los Blazers, Nowitzki promedió 27,3 puntos, seguido por Jason Terry que anotó 17,3 desde el banquillo, que se unieron a las 6,5 asistencias de Jason Kidd y a los 9,5 rebotes de Tyson Chandler. Por su parte, los Lakers vencieron a los Hornets con 22,5 puntos de media de Kobe Bryant, seguido por un gran Andrew Bynum, que acabó la serie con unos promedios de 15,2 puntos y 10,3 rebotes.

El duelo Lakers-Mavericks enfrentará a los dos mejores jugadores europeos: Pau Gasol y Dirk Nowitzki

El duelo Lakers-Mavericks tendrá también otro duelo interno entre Pau Gasol y Dirk Nowitzki, los dos mejores jugadores europeos de la última década. El alemán ha vuelto a ser la pieza fundamental de su equipo, mientras que el de Sant Boi no ha completado una de sus mejores actuaciones. 13,5 puntos y 6,8 rebotes, acompañados por 3,7 asistencias y 2,3 tapones. Unos números más que decentes para la mayoría de los jugadores, pero muy por debajo del potencial del español, que acostumbra a promediar un doble-doble en los momentos de la verdad.

CONFERENCIA ESTE

Atlanta Hawks – Chicago Bulls

Tras dar la sorpresa al deshacerse por 4 a 2 de los Magic de Dwight Howard, los Hawks se plantan en semifinales con los deberes más que hechos, y sin nada que perder ante los Bulls, que vienen de derrotar con facilidad (4-1) a los Indiana Pacers. Los Bulls llegan como grandes favoritos, con un estelar Derrick Rose que viene de promediar 27,6 puntos y 6,2 asistencias ante los Pacers, magníficamente acompañado por Luol Deng, con 18,6 puntos de media; y Joakim Noah y Carlos Boozer, ambos con un doble-doble de promedio -Noah: 12 puntos y 10,6 rebotes; Boozer: 10 puntos y 10,2 rebotes-.

En lo que a los Hawks refiere, en la serie ante los Magic los grandes protagonistas fueron Jamal Crawford, que promedio 20,5 puntos desde el banquillo; y como no, Joe Johnson, con 18 puntos y 6,5 rebotes. Junto a ambos, cabe destacar la aportación bajo el tablero de Al Horford, con 12 puntos y 10,2 rebotes, y la de Josh Smith, con 14,3 puntos. En principio los de Atlanta tienen las de perder, pero en siete partidos pueden pasar muchas cosas.

Boston Celtics – Miami Heat

La semifinal entre Boston y Miami es sin duda la que mayor expectación ha generado. El “Big Three” contra los “Beach Boys”, vamos, casi nada. Los de Florida cuentan con la ventaja del factor campo, pero los Celtics están más curtidos en los lances de estas alturas de temporada. Además, vienen de ser el único equipo que ha mantenido su casillero a cero en la serie inicial. Se deshicieron de los Knicks de Carmelo Anthony por la vía rápida, y con sus cuatro grandes nombres presentando unos grandes números. En el apartado anotador destacan Paul Pierce con 22,3 y Ray Allen con 22, y no se quedan cortos los otros dos, con un doble-doble de media: Rajon Rondo, 19 puntos y 12 asistencias; y Kevin Garnett, con 15,5 puntos y 11,3 rebotes. El quinto titular, Jermaine O’Neal, se encarga de poner los tapones -2,5 por partido-.

En lo que a Miami se refiere, siguen con su (bendito) problema de la excesiva dependencia de sus “Beach Boys”, dejando a Mike Bibby y a Zydrunas Ilgauskas casi como meros espectadores; algo que de nuevo quedó patente en la eliminatoria contra Philadelphia, que finalmente resolvieron por 4 a 2. Eso si, los números de los tres son espectaculares: LeBron James presenta 24,2 puntos, 10,6 rebotes y 6,2 asistencias; Dwayne Wade con 22,2 puntos, 8,4 rebotes, 5,2 asistencias, 1,4 robos y 2 tapones por partido; y Chris Bosh, que acabó la serie promediando 19,8 puntos y 9 rebotes. La presencia del resto del equipo es casi testimonial.

Hay argumentos de sobra para inclinar la balanza del favoritismo hacia uno u otro lado, pero lo que está fuera de toda duda es que esta eliminatoria será la que más estrellas contenga en la cancha. Y es que quien ponga el partido y vea aparecer a Wade, Rondo, Bosh, Allen, Pierce, LeBron, Garnett… podría acabar pensando que se ha equivocado y están repitiendo algún All-Star de los últimos años.

La eliminatoria estrella: los "Beach Boys" de Miami contra el "Big Three" de Boston

Boston Celtics, Los Angeles Lakers, Chicago Bulls, Miami Heat, Oklahoma City Thunder, Atlanta Hawks, Dallas Mavericks y Memphis Grizzlies. Ya sólo quedan ocho y para uno de ellos será el anillo. Se admiten apuestas.

Bendito (y maldito) problema tiene Sergio Scariolo. Serge Ibaka, de origen congoleño; o Nikola Mirotic, montenegrino de nacimiento. Bendito problema porque son dos talentos increíbles y uno de los dos va a estar a su próxima disposición. Maldito por la regla de la federación que sólo permite que un jugador naturalizado vaya con la roja de basket. Cualquiera de los dos tiene talento de sobra para entrar en la selección, pero sólo hay sitio para uno. Y de momento Serge Ibaka parte con ventaja. En primer lugar, porque a sus 21 años ya está en la élite de la NBA en estadísticas tan bien valoradas allí como son los tapones; además de haberse consolidado en uno de los equipos de moda, Oklahoma City Thunder, que liderados por Kevin Durant están en cuarta posición de la conferencia Oeste, tan solo por detrás de los asombrosos Spurs de Tony Parker, Tim Duncan y Manu Ginobili; los Lakers de Kobe Bryant y Pau Gasol; y los Mavericks de Dirk Nowitzki y Jason Terry. Además, tomó parte en el último concurso de mates en el que se impuso el jugador de los Clippers Blake Griffin.

Ibaka está realizando una enorme temporada, promediando 9,5 puntos; 7,6 rebotes; y 2,3 tapones en 26,6 minutos; con unos porcentajes de 54,4% en tiros de campo y de 72,9% desde la línea de personal. Es el tercer jugador más utilizado tras Durant y Russell Westbrook, a la par con James Harden. Y todo esto en su segundo año en la NBA, donde está demostrando que puede jugar de ala-pivot perfectamente, una de las posiciones más requeridas en la roja.

La opción de Serge Ibaka en el equipo nacional gana opciones tras su gran temporada en los Thunder

Las credenciales de Ibaka están fuera de toda duda. Si su naturalización sigue los cauces previstos todo hace pensar que estará vistiendo los colores del equipo nacional este verano. En cualquier selección entraría por la puerta grande y sin ningún síntoma de duda. Pero resulta que en España hay otro jugador naturalizado que llama a las puertas del despacho de Scariolo. Se trata de Nikola Mirotic, el ala-pivot montenegrino del Real Madrid; un año y medio más joven que Ibaka y con una proyección abismal, pero que quizás hoy esté un paso por debajo del congoleño. Su gran temporada en el conjunto blanco hace que sea una de las piezas más codiciadas del próximo draft, pese a que en Madrid sueñan con verle capitanear el nuevo proyecto de la sección junto a los españoles Sergi Llull y Carlos Suárez. El ya ha anunciado que su futuro está en la NBA y todo hace pensar que el año que viene cruzará el charco. Este año está promediando 8 puntos y 3,9 rebotes en 17 minutos, pero lo que se valora es su futuro. Hay quien apunta que será uno de los mejores jugadores europeos de la próxima década, complicándole más todavía la decisión a Scariolo.

El ala-pivot del Real Madrid Nikola Mirotic es el gran rival de Ibaka por un puesto en la selección

Llegó a sonar un tercer nombre como Brad Oleson, el escolta de origen norteamericano del Caja Laboral, pero la abundancia de jugadores en ese puesto, unido a las grandes cualidades que presentan sus rivales; ha provocado que las quinielas se olviden de él y todo quede en un duelo entre Ibaka y Mirotic. En principio el primero parte con ventaja, dada su mayor experiencia en la mejor liga del mundo, pero la decisión final será de Scariolo. Dice que está siguiendo a una veintena de jugadores para el Eurobasket, pero también ha dejado claro que prefiere tener un equipo de 12 al que puedan sumarse jugadores jóvenes que vayan a continuar con su progresión. También ha habido rumores de que el técnico ha decidido que Ibaka viaje al Eurobasket de Lituania mientras Mirotic se foguea en el Europeo sub-20 de Bilbao.

Pero si hay algo que no se le escapa a nadie es que Scariolo tiene un buen puñado de jugadores fijos para el torneo, siempre que estén disponibles. En este grupo figuran nuestros cuatro NBA, Pau Gasol, Marc Gasol, Jose Manuel Calderón y Rudy Fernández, además de otros jugadores que parecen fijos para el técnico como Fran Vázquez, Ricky Rubio, Felipe Reyes, y por supuesto Juan Carlos Navarro. Si se confirman estos ocho nombres, sólo quedarían cuatro plazas, que tras las retiradas de la selección de Álex Mumbrú y Jorge Garbajosa, estaría entre un buen puñado de nombres como Victor Claver, Carlos Suárez, Víctor Sada, Sergi Llull, Sergio Rodríguez, Fernando San Emeterio o Rafa Martínez, grupo en el que se ubican Ibaka y Mirotic. Queda casi medio año, pero son muchos lo que deben ganarse un puesto.

El Eurobasket de Lituania será la ocasión de recuperar el crédito perdido para España, pero el sorteo no ha sido nada benévolo con los nuestros, que tendrán que jugar contra la anfitriona, Turquía, Polonia, Gran Bretaña, y el que quede segundo en el preeuropeo que disputarán Hungría, Portugal y Finlandia. El grupo es duro, pero como ha dicho el míster, servirá para recordarnos que tenemos que mirar partido a partido, para evitar pérdidas de concentración producidas por llegar al grupo pensando en los cruces.

Ha sido un verano muy movido para Rudy. Si al principio parecía segura la opción de un traspaso, la posibilidad se fue diluyendo tras las constantes negativas de los Blazers ante toda oferta entrante. A pocas horas del comienzo de la temporada, el balear sigue siendo jugador de Portland, habiendo destacado además en pretemporada. Parece que las aguas vuelven a su cauce, justo lo que Rudy necesita para brillar en la mejor liga del mundo.

Rudy Fernández en el concurso de mates ante la atenta mirada de Pau Gasol

Tras el segundo anillo de Pau, el constante crecimiento de Marc en Memphis y la importancia de Calderón en los Raptors, está claro que es la hora de Rudy Fernández. Toca olvidarse de las multas del verano, de los tejemanejes de su club y del ostracismo al que se ha visto sometido en frecuentes ocasiones por Nate McMillan. Se ha oído en diversos medios que Rudy se queja porque no juega los minutos suficientes, algo totalmente falso. Las únicas quejas de Rudy han ido enfocadas a su rol dentro del campo en los minutos que dispone, ya que su técnico le encarga encerrarse en una esquina a tirar triples. Y cualquiera que conozca un poco su juego sabe que la versatilidad a la hora de moverse por la cancha es una de sus mejores armas. Su fuerte es hacer dudar al defensa de si va a penetrar o se la va a jugar de tres, haciendo muy complicada su defensa. Condenado a una esquina, sus opciones se limitan muchísimo.

No es que Rudy tenga que demostrar nada, para algo fue el novato que más triples ha metido en su temporada de rookie -y no jugaba precisamente 40 minutos por partido-, además de ser el primer extranjero en participar en un concurso de mates (del que fue eliminado con una injusticia tremenda). Pero aún así, él sabe que puede ser titular en muchos equipos de la NBA, y por ello quiere resarcirse del fiasco del año pasado y volver a deslumbrar como hace dos años. Ya tuvo la mala suerte de acabar en el mismo equipo que Brandon Roy, uno de los mejores escoltas de la liga que aglutina muchos minutos. El propio Brandon lo sabe y siempre que puede le envía mensajes de ánimo en los medios, conocedor del grandísimo talento de Rudy, quien con algo más de confianza por parte de su entrenador podría convertirse en el complemento perfecto para Roy, o en el líder de la segunda unidad.

Ya ha demostrado con la selección que sabe echarse el equipo a la espalda en más de una ocasión, e incluso recuerdo cómo ganó un partido de Euroliga con un alley-oop con el reloj parado a menos de un segundo del final cuando militaba en el DKV (creo que fue ante el Pamesa). Y está haciendo una pretemporada de escándalo, con promedios de 11,7 puntos; 2,3 rebotes; 2,4 asistencias y 1,6 robos en 21, 4 minutos. Y sus porcentajes aún asustan más: 46,4% en tiros de campo; 52,5% en triples y 81,8% en tiros libres. Por el momento parece que todas las adversidades no han hecho otra cosa que despertar a la bestia. Rudy ha rectificado y ha dejado clara su postura: ganarse un sitio en la cancha. La pelota está en el tejado de McMillan.

La temporada 2010-2011 debe significar el resurgir de Rudy y su consagración en la NBA