Posts etiquetados ‘Philippe Gilbert’

Tras concluir la primera parte de las Clásicas, donde el belga Philippe Gilbert acaparó los éxitos más importantes, llega la primera de las tres grandes vueltas: el Giro de Italia. Y lo hace con la presencia de Alberto Contador, que prometió que participaría en Giro, Tour y Vuelta si finalmente no era sancionado; así que mientras se resuelven los recursos presentados por la UCI y la AMA el pinteño será de la partida en la ronda transalpina.

Alberto Contador es el gran favorito para conquistar su segundo Giro de Italia tras su victoria en 2008

Contador ha tratado de abstraerse de todos los procesos judiciales desde que le fue devuelta la licencia, tratando de centrarse exclusivamente en su preparación para la temporada. Y vaya si lo ha conseguido, conquistando la Vuelta a Murcia y la Volta a Cataluña, con una y dos etapas respectivamente; además de una etapa en la Vuelta a Castilla y León, donde una serie de averías le privaron de pelear por la general final, que finalmente se llevó Xavi Tondo. Con estos precedentes, parece bastante claro que el gran rival del pinteño será el mismo; y más si recordamos que en 2008 ganó el Giro de Italia cuando apenas una semana antes de comenzar estaba de vacaciones.

Pero por más que Alberto sea el gran favorito, hay un grupo de grandes nombres que no se lo pondrá nada fácil. Hay una decena de corredores con capacidad para hacer un buen papel, pero dos ciclistas sobresalen entre las apuestas para disputarle la victoria a Contador; el ruso Denis Menchov y la gran esperanza italiana, Vincenzo Nibali. Tras ellos vendría un grupo de corredores con Michele Scarponi a la cabeza, que pueden dar un paso adelante para colarse en el podium final de Milán, como Igor Antón, Roman Kreuziger, Joaquim Rodríguez, David Arroyo, Christophe Le Mevel o Carlos Sastre, aunque estos dos últimos suponen una mayor incógnita por la falta de buenos resultados recientes. La lista es larga, pero serán Menchov o Nibali las ruedas que buscarán todos cuando Contador pase al ataque.

El ruso Denis Menchov también buscará su segundo Giro tras el conquistado en 2009

Tras conquistar la ronda italiana en 2009 y no defender su corona en 2010; el ruso tratará de suceder en el palmarés a Ivan Basso, que tampoco defenderá su victoria este año. Su trayectoria le sitúa como la gran alternativa a Contador, tras ganar un Giro y dos Vueltas -la primera tras la descalificación de Roberto Heras-; y sobre todo tras dos podiums en el Tour de Francia, incluyendo el de la última edición, donde acompaño a los dos grandes dominadores del ciclismo actual, Contador y Andy Schleck. Su mejor resultado reciente es el tercer puesto en la general de la Vuelta a Murcia, pero su constancia en los últimos años le otorgan un status de gran nivel en el pelotón, por lo que será uno de los hombres a vigilar. Además, contará con un lugarteniente de lujo como Carlos Sastre.

Vincenzo Nibali es la gran esperanza italiana tras su triunfo en la Vuelta

Nibali llega al Giro como la gran ilusión de la afición italiana, que ve en el siciliano un grandísimo futuro en las grandes vueltas. Y desde luego lo tiene, como demostró en la Vuelta a España del año pasado, donde sólo Igor Antón pudo estar a su nivel hasta que tuvo que retirarse por una caída cuando vestía el rojo. Calidad tiene de sobra, aunque la presencia de Contador puede venirle grande. El año pasado fue tercero tras Basso y David Arroyo, pero desde entonces ha dado un salto de nivel significativo, y tendrá que refrendarlo a lo largo de las próximas tres semanas.

La lista de aspirantes se completa con Michele Scarponi, Igor Antón, "Purito" Rodríguez, Roman Kreuziger, David Arroyo y Carlos Sastre

Michele Scarponi es el cuarto en discordia en casi todas las quinielas, mientras que Igor Antón se verá beneficiado por la generosa cantidad de montaña que habrá en esta edición, al igual que “Purito”. Roman Kreuziger y David Arroyo estrenarán jefatura de filas de Astaná y Movistar, respectivamente; mientras que Carlos Sastre viene para ayudar a Menchov, pero con ciclistas de su clase nunca se puede estar seguro.

Por si los nombres que aparecen como candidatos fueran pocos, se verán acompañados de otros que deberán convertirse en los grandes animadores de las etapas, como los locales Danilo Di Luca, Stefano Garzelli, Domenico Pozzovivo, Rinaldo Nocentini, Dario Cataldo, Giovanni Visconti o Emanuelle Sella, que siempre tienen ganas de brillar ante su público; o españoles como Dani Navarro o Mikel Nieve, que trabajarán para sus líderes pero que podrían buscar algún momento de gloria personal. Y como no, clásicos del pelotón que deberán tener presencia en carrera como el inglés David Millar, el sueco Thomas Lovkvist, el francés Brice Feillu, el bielorruso Vasil Kiryienka, el venezolano José Rujano, el australiano Richie Porte o el portugués Tiago Machado.

Finalmente, la relación de velocistas que se jugarán las pocas etapas que habrá a priori al sprint, estará encabezada por los tres grandes sprinters de los últimos años: el británico Mark Cavendish, el italiano Alessandro Petacchi y el norteamericano Tyler Farrar.

Mark Cavendish, Alessandro Petacchi y Tyler Farrar serán las ruedas a seguir en los sprints

Si estos tres dejan algo, hay un buen número de sprinters que esperarán su oportunidad, como Borut Bozic, Robbie McEwen, Gerald Ciolek, Graeme Brown, el español Fran Ventoso o Mark Renshaw si no tiene que lanzar a Cavendish.

Son suficientes nombres -más los que quieran aparecer a lo largo de la prueba-, como para garantizar un precioso espectáculo. Y el recorrido no será menos, con ocho etapas de alta montaña -siete con final en alto-, y cinco de media montaña; con 40 puertos en total. El recorrido se completa con cinco etapas llanas y tres contra el crono: el prólogo por equipos de 19 kilómetros, una cronoescalada de 13 y la contrarreloj final de Milán de 31 kilómetros. Serán 21 etapas en 23 días entre Turín y Milán donde el pelotón llegará con 3.524 kilómetros en las piernas, con nueve etapas con más de 200 kilómetros y tramos de tierra para castigar todavía más las piernas de los corredores.

En definitiva, que los amantes del deporte de la bicicleta no tendrán excusa alguna desde hoy 7 de Mayo y hasta el próximo domingo 29 para no pegarse a la televisión.

Anuncios

Tras las victorias en Amstel Gold Race y en la Flecha Valona, el belga Philippe Gilbert partía de nuevo hoy como el hombre a batir en la mítica Lieja-Bastogne-Lieja. Y no ha defraudado a nadie, imponiéndose con gran solvencia a los hermanos Schelck en la meta, completando así el conocido como “la triple corona de las Ardenas”, algo que no conseguía nadie desde el italiano Davide Rebellin en 2004. Antes también había ganado la Flecha Brabanzona; y a partir de ahora va a ser sin duda el hombre a batir en todas las clásicas del calendario, además del campeonato del mundo, su gran objetivo desde hace años; y en el que acostumbra a pelearse en solitario -hasta ahora de forma infructuosa- con los italianos y los españoles. 2011 puede ser el año definitivo para que un belga vuelva a subir al podium de los mundiales, algo que no consiguen desde el tercer puesto de Peter Van Petegem en 2003 -el último en ganarlo fue Johan Museeuw en Lugano en 1996.

El belga Philippe Gilbert se consolida como el hombre de moda en el pelotón tras su triplete en las Ardenas

Si bien hace ya años que Philippe Gilbert milita en el grupo de los hombres destacados en las pruebas clásicas, no ha sido hasta este 2011 cuando ha asumido el favoritismo real por delante de hombres consolidados desde hace más años como el suizo Fabian Cancellara, el noruego Thor Hushovd o su compatriota Tom Boonen.

El belga se presentó en el panorama internacional ganando una etapa en la Dauphiné Liberé en 2006, y se consolidó en 2008 ganando la Challenge de Mallorca y la París-Tours, que ganaría también en 2009, donde también se impuso en una etapa del Giro de Italia, para rematar la temporada con sendas victorias en el Giro del Piamonte y el Giro de Lombardía, dos pruebas que también conquistaría en 2010, junto con dos etapas de la Vuelta a España, una etapa de la Vuelta a Bélgica y la Amstel Gold Race. Pero si su 2010 fue bueno, este inicio de campaña ha sido espectacular, con una etapa en la Tirreno-Adriático y otra en la Vuelta al Algarve.

Tras imponerse en la Flecha Brabanzona, llegó como uno de los grandes favoritos a la Amstel Gold Race, tras su victoria en 2010 ante el canadiense Ryder Hesjedal y el italiano Enrico Gasparotto. No le pudo la presión y consiguió repetir victoria, superando en la línea de meta a Joaquim Rodríguez, por delante de un grupo en el que entraron Simon Gerrans, Jakob Fuglsang, Aleksandr Kolobnev y Óscar Freire.

Tras repetir victoria en la clásica cervecera, Philippe llegaba a la Flecha Valona como principal adversario de los españoles, en la que es la clásica que mejor se les ha dado a los nuestros. Llegó un buen nutrido grupo al pie del muro final de Huy, y de nuevo nadie pudo seguir la rueda del belga cuando lanzó su ataque definitivo. Los españoles Joaquim Rodríguez y Samuel Sánchez acompañaron a Gilbert en el podium final.

Gilbert se impuso a Purito Rodríguez y a Samuel Sánchez en la Flecha Valona

Detrás de los tres entró un grupo formado por nombres como Alexander Vinokurov, Igor Antón, Jelle Vanendert, Frank Schleck y Dani Moreno. Alberto Contador, que llegaba con la intención de disputarle el triunfo final a Gilbert, se bajó de la bicicleta antes de tiempo alegando que aún no estaba al cien por cien -de momento, y a la espera de los recursos de UCI y AMA el pinteño sigue con su preparación para el Giro-.

Con semejante panorama se toma la salida hoy en Lieja. De nuevo Gilbert contra todos, cada vez más vigilado. Y de nuevo no ha vuelto a servir de nada. Ni con Andy Schleck y su hermano Frank haciendo labor de equipo cuando se quedaron los tres solos lograron pararle. Philippe se impuso en la meta demostrando una gran superioridad, mientras Frank primero y Andy después entraban con la sensación agridulce de haber conseguido un doble podium para Luxemburgo en una de las clásicas más reconocidas del mundo, pero de no haber estado ni cerca de hacer sucumbir a Gilbert, que sigue mostrándose intratable. A casi medio minuto entraría un grupo con grandes ciclistas como Roman Kreuziger, Rigoberto Urán o Vincenzo Nibali, entre otros. El primer español ha sido Samuel Sánchez, que no ha podido pasar de la décima plaza.

Gilbert declaró que había sido el día más bonito de su carrera, además de manifestar su admiración ante el trabajo realizado por los Schleck para intentar batirle. Ahora hay un impás en las clásicas con el comienzo del Giro de Italia, pero no hay ninguna duda de que el belga va a ser el centro de todas las miradas en cualquier tipo de prueba de estas características el resto de la temporada. No es fácil atreverse a hacer pronósticos sobre cuántas victorias más cosechará el belga durante este 2011, pero esta mágica semana no se la va a quitar nadie.

Van ya más de dos meses y nadie abre la boca. Se pasan la pelota de unos a otros y nadie se inclina por una cosa u otra. La UCI y la AMA han utilizado a Alberto para ahondar en sus rencillas, y ahora la Federación Española guarda un silencio sepulcral. Contador pidió en su día una resolución rápida, y de momento sólo le salta el contestador. Cada vez con una voz diferente, pero con el mensaje repetido.

Y no es serio. No lo sería en cualquier deporte, pero muchísimo menos en uno como el ciclismo, que trata desde hace años de huir de las trampas que él mismo se puso en las décadas anteriores. Pero de un tiempo hacia aquí las cosas no se hacían mal del todo. Se perseguía a los tramposos y se les sancionaba en cuanto eran pillados, algo que denota a las claras que ningún organismo crea en la culpabilidad de Contador. O si lo creen no están nada seguros, ya que si no la sanción hubiera sido inminente. Y es que hay veces  que demostrar la culpabilidad es difícil, pero demostrar la inocencia es imposible.

Alberto Contador sigue aguardando la resolución de su positivo por clembuterol

Y en esas está Alberto. El otro día en Teledeporte manifestaba que no cree que haya posibilidad de que le acaben sancionando, y lo más impactante,  que si hay una sanción larga es posible que cuelgue la bicicleta, lo cual si que sería una verdadera lástima -incluso aunque se hubiese dopado-. Estos fueron los titulares de los que se hicieron eco los medios, pero durante la entrevista el de Pînto soltó alguna perla más, como que ahora ocupa más sitio en los propios medios de lo que lo hacía ganando los Tours. Y aquellos que seguimos el ciclismo sabemos que es una gran verdad, ya que antes el ciclismo era un deporte menor en las páginas deportivas, mientras que ahora el nombre de Contador sale tan arriba en los medios virtuales como el de Rafa Nadal o el de Fernando Alonso. En definitiva, Contador ahora si es noticia, lo cual es muy triste.

Y sin embargo no es noticia que Joaquím Rodríguez, “Purito;” haya acabado el año en la primera posición del ranking. Una pequeña esquinita mal redactada en los breves y se pasa a otra cosa, como un seguimiento completo de las ruedas de prensa de José Mourinho y Pep Guardiola. Pero un periodista escucha la palabra “dopaje” y de repente todos los micros están en ON, lo cual también es triste. Eso si, nadie se escandaliza por los irrisorios controles que se pasan en casi todos los demás deportes, cuya exigencia es mínima en comparación con una vuelta de tres semanas pedaleando 200 kilómetros al día. Pero lo de verse las etapas y hacer crónicas trabajadas no se lleva. No vende y no cabe en los medios.

Purito Rodríguez acaba el mejor año de su carrera como número uno de la UCI, pero eso no vende

Soluciones para el dopaje no hay muchas, pero se podría empezar por reducir un poco las etapas, o hacer Tours, Vueltas y Giros de 15 días, además de liberar un poco el calendario. La otra opción es permitir ciertas sustancias, pero en teoría se atentaría contra el espíritu deportivo. Y en esas estamos, porque mientras no se haga nada no cambiará nada. Lo dijo Edmund Burke hace más de un par de siglos: “Para que triunfe el mal sólo es necesario que los hombres buenos no hagan nada”. Si lo aplicamos al terreno de la bici nos daremos cuenta de que actualizar los laboratorios de detección hasta el infinito no es el camino, porque supondrá un viaje en paralelo a los avances que se hagan en los laboratorios de tramposos, sólo que un tiempo detrás. Se hallarán nuevas sustancias invisibles y se las meterán todos. Para cuando empiecen a pillar a los primeros esas sustancias estarán casi obsoletas, con lo que jamás se saldría de esa espiral de doping y de controles.

Por eso hay que hacer algo para que el ciclismo no muera. Porque aunque no lo parezca somos muchos los que pasamos horas en el sofá viendo a super-hombres dando bocanadas hasta la extenuación en pendientes que es difícil subir en coche. No sólo Alberto Contador, también Andy Schleck. Y un poco más atrás, los Denis Menchov, Vincenzo Nibali, Ezequiel Mosquera, Samuel Sánchez, Robert Gesink, Cadel Evans, el propio Purito o incluso Alejandro Valverde. Y como no asistir a las exhibiciones contra el reloj de Fabian Cancellara, u otros como el mítico David Millar, Gustav Larsson, Bradley Wiggins, Michael Rogers o Tony Martin. O ver a todo el Columbia llevando a Mark Cavendish a la victoria, luchando con nombres como Alessandro Petacchi, Thor Hushovd, Tyler Farrar, Óscar Freire o André Greipel. Y qué decir de las locuras de escapadas de los David Moncoutie, Sylvain Chavanel o Philipp Gilbert. Son tantas cosas, tantos juegos en un sólo deporte, que se hace difícil pensar en su final si de verdad eres fan. Y me dejo muchísimos nombres en cada una de las listas, además de grandes gregarios como el incombustible Íñigo Cuesta, que salió con el dorsal número 1 en su decimoséptima participación en la Vuelta a España.

Íñigo Cuesta, con 41 años y 17 participaciones en la Vuelta a España, todo un ejemplo para el mundo del ciclismo

Hay que arreglarlo como sea, y empezando por el que ha sido su máximo exponente a lo largo del último lustro: señores de la Federación Española, a la atención de quien corresponda: Para bien o para mal, solucionen el caso Contador.