Posts etiquetados ‘Norick Abe’

Esto lo escribí hace más de una semana, pero me sentía con ganas de publicarlo hasta ahora.

Hace unos minutos, con la vuelta de honor conjunta de las tres categorías y el minuto de ruido en Valencia, he visto que era el momento.

Desde luego no es lo mejor que he escrito, pero quizás si lo más emotivo.

Réquiem #58

Mientras aquí abajo el ‘paddock’ sigue expresando su duelo,

Simoncelli, este domingo, tiene la ‘pole’ en el cielo,

con el semáforo en rojo, entreabrirá su pupila,

y verá a Tomizawa y Kato con el en primera fila.

.

Y otro triunfo a la mochila, ahí arriba todos ganan,

pues viven eternamente disfrutando lo que aman,

para llegar a la meta la diversión es la llave,

tras el rebufo de Marco va sonriendo Norick Abe.

.

En los ‘boxes’ ya se sabe, no hace falta decir nada,

sólo cambian los estilos, la elección de la trazada,

huele a rueda quemada y la grada llena el aforo,

y al final sólo hay un himno que todos cantan a coro.

.

Nadie va buscando oro, sólo la felicidad,

no existe competición, todo es complicidad,

sentir la velocidad, sin casco, apretar los dientes,

pues si hay algo que no existe son los putos accidentes.

.

.

Siete-cuatro, cuatro-ocho, SuperSic y los demás,

murieron fieles a un lema, jamás dejar de dar gas,

números guardan los mitos que dejaron aquí atrás…

pero por favor, circuitos, no os llevéis a nadie más.

.

.

Aunque existen las caídas, no causan ningún temor,

porque el asfalto del cielo no puede causar dolor,

con motos mono-motor y los reglajes más básicos,

y como son todas iguales no hay desgaste de neumáticos.

.

No pueden faltar los clásicos, también llamados mentores,

a los que hace medio siglo tachaban de soñadores,

auténticos gladiadores, en mil aspectos pioneros,

Leslie Graham, Ron Miles, Ramón Torras, Santi Herrero.

.

Un duelo casi callejero, para muchos el mejor,

poniendo la vida en juego, con un riesgo superior,

más deportes de motor, con quien compartir la pena,

de perder a Dale Earnhardt, Dan Wheldon, y cómo no, Ayrton Senna.

.

La maleta siempre llena, cada recuerdo es imborrable,

rivalidad deportiva totalmente insuperable,

amistad inseparable una vez fuera de la pista,

hoy Simoncelli sonríe en el cielo y su zona mixta.

.

.

Siete-cuatro, cuatro-ocho, SuperSic y los demás,

murieron fieles a un lema, jamás dejar de dar gas,

números guardan los mitos que dejaron aquí atrás…

pero por favor, circuitos, no os llevéis a nadie más.

.

D.E.P. Marco Simoncelli #58 (1987-2011)

Soy fan de motociclismo desde que tengo uso de razón, y la verdad es que nunca había tenido tal predilección por un sólo piloto. He admirado a muchos: Valentino Rossi, Álex Crivillé, John Kocinsky, Mike Doohan, Daijiro Kato, Norick Abe, Carlos Checa, Dani Pedrosa, Olivier Jacque, Jorge Lorenzo, Toni Elías, Álvaro Bautista, Aleix Espargaró, Álex Barros, Rubén Xaus, Loris Capirossi, Casey Stoner, Hiroshi Aoyama, Gerry McCoy, Álex Debón, Max Biaggi, Nico Terol, Julián Simón o Ben Spies. Me dejaré muchos pero creo que son suficientes para expresar lo que quiero decir. En negrita están los que me han gustado un puntito más.

Que mi admiración y mis ánimos en casi dos décadas viendo motociclismo siempre se han repartido entre varios pilotos. Ahora ya no es del todo así; me siguen gustando muchos pero hay uno que sobresale. Lleva el 93 y tiene pinta de que hará historia. Al menos yo no veía algo semejante desde Valentino Rossi. Un piloto que desde su primera carrera demuestra que no va a ser ni de lejos uno más, y que poco a poco va batiendo récords y más récords. Son esos pocos elegidos que lo llevan en la cara, hasta en el box destilan aires de supercampeón. Esos como Marc Márquez. Que desde que baja la moto del camión el viernes rueda rápido. Que clava trazadas perfectas con una precisión milimétrica una vuelta detrás de otra.

El catalán Marc Márquez, la gran promesa del motociclismo español

Pero si Marc llevaba muchos años “apuntando maneras”, el 2010 ha sido claramente el año de su confirmación. La primera victoria tardó en caer, pero cuando al fin cayó en Mugello, no dejó para los demás durante las cuatro pruebas siguientes: Silverstone, Assen, Montmeló y Sachsenring. La racha se cortó en Brno con un meritorio 7º puesto corriendo lesionado. De ahí llegó a Indianapolis, donde se cayó cuando iba líder, y tras conseguir remontar hasta la quinta posición, una dudosa a la par que extraña sanción le relegaba a la 10º posición.

Y en las últimas cuatro carreras ha vuelto a demostrar su superioridad. Ganó en Misano, y tras hacer un cero en Motorland al caer arrastrado por Randy Krummenacher, ha enlazado otras dos victorias en Motegi y Sepang. En total ya van ocho y todavía quedan tres carreras, en las que sin duda volverá a ser el rival a batir.

Bien es cierto que los contratiempos que ha sufrido Marc han contribuido notablemente a darle mucha más emoción a este mundial, ya que si no se podría haber llegado a Philipp Island con los tres mundiales decididos. Pero lo que está claro es que este mundial ya sólo le puede perder Marc, es el más rápido y el más constante, y si la mala suerte no se ceba con él, podría llegar al Ricardo Tormo con el mundial en el bolsillo.

Enfrente tiene a dos grandes rivales, afortunadamente también españoles. Por un lado Pol Espargaró, un piloto de mucha calidad pero quizás un pasito por detrás de sus dos rivales, al que la prudencia en muchas carreras y la constancia en el podium o sus alrededores le han otorgado la posibilidad de luchar por el mundial a falta de tres carreras. Por otra parte está Nico Terol, más curtido que Pol y Marc y muy regular, lo que queda demostrado ya que mantiene sus opciones al título pese a haberse perdido dos pruebas por lesión. Quizás su gran virtud esta temporada haya sido mantener la cabeza fría con los cambios de ritmo de Marc y consolidarse como la gran alternativa para cuando el 93 falle.

Nico Terol, Marc Márquez y Pol Espargaró: Tres españoles en busca de un mundial

Estamos a menos de un mes de resolver el único campeonato que aún no tiene un nombre. Quedan tres carreras y todo puede pasar. Marc es el favorito y Nico se perfila como su gran rival, pero Pol estará atento a dar la sorpresa. Aún así, y aunque no gane el mundial, con Marc Márquez tenemos campeón para muchos muchos años. Al tiempo.