Posts etiquetados ‘Juan Martín Del Potro’

Llega la tierra batida, territorio histórico para los españoles. Hace una década esta superficie aglutinaba prácticamente todos los éxitos de los nuestros, y la tendencia sigue siendo la misma. Aunque ahora, sobre todo gracias a Rafa, las victorias españolas se han diversificado en otras superficies, la tierra sigue siendo el territorio favorito de casi todos nuestros tenistas.

Pero la supremacía española en el tenis va más allá de las pistas de tierra, y no hace falta más que echar un vistazo al ranking ATP para darse cuenta de este dominio. No es sólo la presencia de Nadal en el número uno, ya en el top 10 España es el único que repite presencia, ya que Nadal está acompañado de David Ferrer (6º) y Fernando Verdasco (8º). El siguiente país cuyo segundo jugador está más arriba en el ranking es Estados Unidos, pero curiosamente no cuenta con ningún jugador entre los diez primeros. Sus primeras espadas ahora mismo son Mardy Fish (11º) y Andy Roddick (13º).

El equipo español que ganó a la República Checa en 2009, capitaneado por Albert Costa y compuesto por Rafa Nadal, David Ferrer, Fernando Verdasco y Feliciano López

Y si atendemos a las naciones que tienen algún jugador en el top 10, vemos que generalmente su segundo jugador está bastante más abajo en el ranking. El serbio Novak Djokovic, actual número 2 del mundo, tiene como mejores compatriotas a Viktor Troicki, número 16 del mundo; y Janko Tipsarevic, número 37. En el top 100 no aparece ninguno más. Por su parte, los suizos cuentan con Federer, actualmente ubicado en el tres; pero sólo tienen otro representante entre los 100 primeros, Stanislas Wawrinka, actual número 15.

Peor están Gran Bretaña y Suecia, que no son capaces de acompañar a sus cracks -Andy Murray, nº4; y Robin Soderling, nº5- con ningún jugador top 100. El segundo británico no aparece hasta el puesto 214 (James Ward), y el segundo sueco cien más abajo, en el 314 (Michael Ryderstedt). El resto de países representados en el top 10 son la República Checa, con Thomas Berdych séptimo, y Radek Stepanek 70º; Austria, con Jurgen Melzer noveno y Andreas Haider-Maurer en el puesto 95. Cierra Francia, otro de los países más representados, con cinco jugadores en el top 50 -Gael Monfils 10º, Jo-Wilfred Tsonga 17º, Richard Gasquet 18º, Gilles Simon 24º y Michael Llodra 25º-, y otros seis más en el top 100 -Jeremy Chardy, Adrian Mannarino, Julien Benneteau, Nicolas Mahut, Florent Serra y Paul-Henri Mathieu-.

Por su parte, Estados Unidos cuenta con cuatro top 50, ya que además de Fish y Roddick, aparecen Sam Querrey en la vigésima posición y John Isner en la vigésimoctava. También destaca Rusia con seis jugadores entre los cien primeros, pero sólo dos de ellos están en la primera mitad de la lista: Mikhail Youzhny -14º- y Nikolay Davydenko -41º-. Otro de los países potentes, Argentina, cuenta entre los cincuenta primeros con David Nalbandián -19º-, Juan Mónaco -36º-, Juan Ignacio Chela -42º- y el recuperado Juan Martín Del Potro en el puesto 46 y subiendo. No hay más países representados con más de dos jugadores entre los cincuenta primeros.

Y llegamos a España, donde la abundancia de tenistas es ejemplar, sólo comparable a los franceses -con la diferencia es que delante del primer francés en la ATP hay tres de los nuestros-. En total, nueve jugadores españoles poblan el top 50 para un total de catorce en el top 100. Vamos uno por uno.

RAFA NADAL

Número uno del tenis mundial y mejor jugador de la historia en tierra batida. 24 años.


El número uno Rafa Nadal, máximo exponente de la gran armada tenística española

La verdad es que de Rafa hay poco que decir que no sepa ya todo el mundo. 43 títulos de la ATP, incluyendo 9 Grand Slams -5 Roland Garros, 2 Wimbledon, 1 Open Australia y 1 Open USA-, además de 18 Masters 1000 -nadie tiene más que él-, donde destacan sus 6 títulos en Montecarlo -primero en la historia en ganar seis veces seguidas un título- y sus 5 en Roma. Esta semana tiene la ocasión de conseguir el séptimo seguido en Montecarlo; y por si todo ello fuera poco, hay que sumarle el oro en los Juegos de Pekín y tres Davis de las cuatro con las que cuenta España, aunque se perdió la final en 2008 por lesión. Lleva 91 semanas en el número uno de la clasificación, por lo que actualmente es el octavo jugador de la historia que más semanas ha pasado en lo alto.

En lo que a dobles se refiere, suma 7 títulos entre los que destacan dos Masters 1000, Montecarlo 2008 con Tommy Robredo de pareja; e Indian Wells 2010, formando dupla con su amigo Marc López, con quien ha ganado sus tres últimos títulos en esta disciplina. Como dato curioso, Rafa sólo ha perdido seis partidos en los últimos seis años en tierra batida, en una marca que se antoja imposible de igualar.

DAVID FERRER

El ejemplo de la garra española, actual número seis del mundo. 29 años.

El alicantino David Ferrer, actual número dos español y número seis mundial

David Ferrer representa el coraje, y su juego de piernas es envidiado por todo el circuito. Gana enteros en los partidos largos, es uno de los jugadores a los que nadie quiere cruzarse a 5 sets. Ha ganado 11 títulos en su carrera, y tiene como mejor ranking el cuarto puesto al que se aupó en 2008. Entre sus mejores logros se cuentan el haber llegado a la final de la Tennis Masters Cup en 2007, donde perdió ante Federer; y la final de Roma 2010, donde cayó ante Rafa Nadal. Completa su palmarés con las Davis de 2008 y 2009. En lo que a Grand Slam respecta, sus mejores actuaciones han sido las semifinales del Open USA 2007 y de Australia este mismo año. Además, sumó dos títulos de dobles en 2005, en ambos formando tándem con Santiago Ventura.

FERNANDO VERDASCO

Número ocho del mundo, su cabeza es el peor enemigo de su talento. 27 años.

El madrileño Fernando Verdasco, número tres español y actual número ocho del mundo

Si hay algo que está fuera de toda duda con Fer, es la inmensa cantidad de tenis que está guardada en su raqueta. Y si hay algo que reprocharle, es la irregularidad que presenta en su tenis, y su tremenda facilidad para irse de los partidos. Aún así, su inmensa capacidad le ha llevado a conseguir numerosos éxitos, con cinco títulos ganados y el número 7 como mejor posición en el ranking, lo que sucedió en el año 2009. Entre sus mejores éxitos están haber sido finalista en Montecarlo 2010 ante Rafa, y las semifinales en el Open de Australia 2009, donde también cayó ante Rafa, que acabaría proclamándose vencedor, además de las Davis de 2008 y 2009. También suma un título de dobles, ganado en 2004 junto a Feli.

NICO ALMAGRO

El gran portento de la armada, número doce del mundo. 25 años.

El murciano Nico Almagro, número doce de la ATP y cuarta raqueta española

Hace años que ronda las puertas del top 10, y este año está más cerca que nunca. Está a un paso de su mejor ranking, que consiguió en 2008 con la undécima posición, y espera dar otro pasito que le consolide en la gran élite. Cuenta con nueve títulos ATP, pero hasta ahora nunca ha conseguido avanzar demasiado en las grandes citas. Sus mejores actuaciones en Grand Slam son dos cuartos de final en Roland Garros, en 2008 y 2010; mientras que en Masters 1000 destacan las semifinales a las que llegó en Madrid el año pasado. Este año ya lleva dos títulos, y si gana el tercero será su temporada con mayor número de triunfos -estuvo cerca en Acapulco, donde ya ganó en 2008 y 2009, pero David Ferrer le derrotó en la final-. Se encuentra a la espera de volver a ser llamado para la Copa Davis, donde participó en 2008 ganando los dos partidos que jugó.

ALBERT MONTAÑES

Número 23 del mundo, un gran tenista de 1’75. 30 años.

El catalán Albert Montañes, quinto español y número 23 del mundo

Pese a la gran limitación de su altura, el catalán lleva años progresando en el ranking mundial. Ahora se encuentra 23º -uno por debajo de su mejor clasificación-, y empieza la temporada de tierra batida con la intención de colarse en el top 20. Lleva ganados cinco torneos en su carrera, y como mejor actuación en Grand Slam tiene una 4ª ronda en el Open USA 2010. En dobles cuenta con dos títulos, formando tándem con Santiago Ventura en uno y con Guillermo García-López en el otro. Todavía no ha debutado en Copa Davis.

GUILLERMO GARCÍA-LÓPEZ

La torre manchega, el número 27 del mundo. 27 años.

El manchego Guillermo García-López, número seis español y 27º del mundo

Desde su 1’88, el polivalente albaceteño sigue escalando posiciones en la tabla. Aunque nunca ha pasado de 3ª ronda en un torneo de Grand Slam, cuenta con dos títulos de individuales y uno de dobles en su carrera, éste último conquistado formando pareja con Montañes. Su mejor ranking fue el pasado Febrero, donde apareció el 23º en el ranking ATP.

TOMMY ROBREDO

Resurge el miembro más fiable de la armada, top 29. 28 años.

El gerundense Tommy Robredo, número siete español y 29º del mundo

Tras un nefasto 2010, Tommy vuelve por sus fueros y cada vez se acerca más al sitio que le corresponde en el ranking. Lleva una década en el top 20, y su mejor momento fue en 2006 donde llegó a estar 5º. Ese mismo año consiguió el Masters 1000 de Hamburgo, venciendo a Radek Stepanek en la final. En total suma 10 títulos individuales, pero su gran espinita es no haber avanzado más allá de los cuartos de final en ningún torneo de Grand Slam, ronda a la que ha llegado en cinco ocasiones -cuatro de ellas en Roland Garros-. Posee también cuatro títulos de dobles, dos junto a Rafa Nadal -incluyendo Montecarlo 2008-, y otros dos junto a Marcel Granollers. Participó en tres de las Davis ganadas por España, participando en la final en 2004.

FELICIANO LÓPEZ

El cañonero de la armada, número 43 del mundo. 29 años.

El toledano, octavo jugador español y número 43 mundial

Aunque es más conocido por sus constantes apariciones en la prensa amarilla, el manchego llegó a estar 20º del mundo en 2005. En su larga carrera, -lleva desde 1997 en el circuito-, ha conseguido dos títulos individuales más uno de dobles junto a Verdasco, y su mayor logro fue llegar a cuartos de final en Wimbledon 2005 y 2008. Basa su tenis en su físico y su saque, por lo que está considerado el jugador menos “terrícola” de la armada. Estuvo en las dos últimas Davis ganadas por España, en 2008 y 2009.

MARCEL GRANOLLERS

El doblista catalán, número 50 del mundo. 25 años.

El barcelonés Marcel Granollers, noveno español y número 50 del mundo

El barcelonés siempre ha destacado más en el doble, donde cuenta con seis títulos -dos junto a Tommy Robredo, dos junto al uruguayo Pablo Cuevas, uno junto a Santiago Ventura y uno junto a Alberto Martín-; por un único triunfo individual. Su mejor ranking en individual fue el 41 del mundo el año pasado, mientras que en dobles ha llegado a ser el quinto del mundo. Fue integrante del equipo español en la final de Copa Davis de 2008 para cubrir la baja por lesión de Rafa, pero no llegó a saltar a la pista. Nunca ha pasado de 2ª ronda en un torneo de Grand Slam.

PABLO ANDÚJAR

Tras estrenar su palmarés, número 52 del mundo. 25 años.

El conquense Pablo Andújar, top 10 español y número 52 del mundo

El domingo se hizo con su primer torneo ATP, tras derrotar en Casablanca a Potito Starace, y ha ascendido 17 puestos en la ATP, consiguiendo su mejor ranking. Sólo en Roland Garros ha logrado superar la primera ronda, algo que ha hecho en las tres últimas ediciones -lás únicas que ha disputado-. En los demás Grand Slams todavía no ha ganado ningún partido en el cuadro final.

JUAN CARLOS FERRERO

Talento vs. lesiones, actual número 58 del mundo. 31 años.

El valenciano Juan Carlos Ferrero, actual número once español y 58º del mundo

El segundo número uno español, posición que obtuvo en 2003. Un calvario de lesiones le han lastrado desde entonces, pero no se le ha olvidado jugar al tenis. Suma 15 títulos individuales en su carrera, destacando su victoria en Roland Garros 2003 ante el holandés Martin Verkerk. El año anterior había perdido la final ante Albert Costa, y el mismo 2003 llegó a la final del US Open, donde cayó ante Andy Roddick. Entre esos 15 triunfos también sobresalen sus cuatro Masters 1000 -Roma 2001, Montecarlo 2002 y 2003 y Madrid 2003-. Fue el héroe de la primera Davis española en 2000, y también estuvo en la final de 2004 y participó en cuartos y semis de la de 2009. Tras pasar seis años sin ganar un solo título (de 2003 a 2009), en 2010 volvía por sus fueros logrando tres triunfos, pero una nueva lesión cortó su resurrección.

Los demás top 100

El resto de españoles top 100: Daniel Gimeno-Traver (61º), Pere Riba (80º) y Rubén Ramírez-Hidalgo (98º)

La terna de jugadores españoles en el top 100 se cierra con el valenciano de 25 años Daniel Gimeno-Traver, actual número 61 del mundo; el barcelonés Pere Riba, que acaba de cumplir 23 y está en la 80º posición; y el alicantino de 33 años Rubén Ramírez-Hidalgo, que se encuentra en la posición 98. El que más cerca está de entrar es el catalán Albert Ramos, actual 108 del ranking a sus 23 años.

Son jugadores suficientes para evidenciar que España es la gran potencia del tenis actual, y para terminar de inclinar la balanza, cuenta incluso con siete jugadores en el top 100 del ranking de dobles, una disciplina en la que los nuestros no solían dejarse ver demasiado. Los primeros espadas en esta especialidad son Marc López (22º) y Marcel Granollers (23º), seguidos de David Marrero (34º) y Tommy Robredo (39º). Cierran el top Nico Almagro (71º), Rubén Ramírez-Hidalgo (72º) y Santiago Ventura (73º). Pere Riba está al borde de entrar en el puesto 101.

En resumen, que aunque sea Rafa Nadal el que acapara las portadas y los titulares, no está ni mucho menos sólo. Y menos si se trata de mancharse las zapatillas de arcilla.

Anuncios

Hablar de la consolidación definitiva de un tenista que lleva cuatro años consecutivos finalizando la temporada como número 3 del mundo puede sonar absurdo, pero lo cierto es que ha sido este 2011 cuando Nole ha demostrado que puede ser una alternativa real a la dualidad establecida en el circuito durante los últimos años por Rafa Nadal y Roger Federer, desmarcándose claramente de sus otros inmediatos perseguidores, Andy Murray y Robin Soderling.

Ayer el serbio se hizo con el título de Indian Wells, primer Masters 1000 de la temporada, tras remontarle un set a Nadal; el cual se suma al Open de Australia que consiguió ante Andy Murray, y al Masters 500 de Dubai donde derrotó a Federer, de quien también se deshizo el sábado en las semifinales y a quien ha vuelto a arrebatarle el número 2 mundial. Al pleno de tres torneos que lleva Djokovic esta temporada, hay que sumarle las dos victorias obtenidas para Serbia en los octavos de final de la Copa Davis, con lo que Nole cuenta sus partidos por victorias. Ha encontrado la estabilidad en su juego y le sale absolutamente todo; ya no parece ese tenista prometedor pero con una increíble facilidad para borrarse de los partidos, ahora presta más atención a su tenis que a sus famosos shows, y evidentemente esto se ha notado claramente en los resultados. Tras las dudas de 2010, este año ya ha conseguido un torneo más que todos los logrados en la temporada pasada.

Novak Djokovic conquistó el primer Grand Slam de la temporada al imponerse en Australia al escocés Andy Murray

Suma ya 21 títulos en total, y parece que va camino de hacer su mejor temporada. Hasta ahora sus mejores años han sido 2007 y 2009 con 5 títulos cada año. Es un creciente palmarés en el que destacan los dos Open de Australia, el de este año ante Murray y el de 2008 ante Jo-Wilfred Tsonga; además de la Tennis Masters Cup de 2008 donde se impuso al ruso Nikolai Davydenko. Tras estos tres grandes títulos aparecen sus seis Masters 1000, los de Miami y Montreal en 2007, Indian Wells y Roma en 2008, París en 2009, y el de ayer en Indian Wells, el primero que repite. La lista se completa con 7 títulos de Masters 500 y con cinco más de categoría 250, casi todos ellos al inicio de su carrera.

Nole ha empezado imparable este 2011, en el que ya ha ganado tres títulos y todavía no ha perdido un partido

En lo que respecta a finales perdidas, Djokovic lleva 13; de los cuales seis habían sido ante Rafa Nadal, al que hasta anoche no había ganado nunca en una final. Ha perdido dos finales de US Open, ante Federer en 2007 y ante el propio Nadal en 2010; y seis finales de Masters 1000, tres con Rafa, dos con Murray y una con Federer. En lo que respecta a Wimbledon y Roland Garros, todavía no ha sido capaz de llegar a la final, pero en ambos torneos se ha quedado dos veces a las puertas. En los Juegos Olímpicos de Pekín también tuvo una gran actuación, donde sólo Nadal pudo con él en semifinales y se tuvo que conformar con ganar el bronce al estadounidense James Blake.

En lo que al ranking respecta, en los últimos años Djokovic ha tenido puntos suficientes para haber sido número uno en diversas épocas históricas del tenis, pero la competencia actual le ha llevado a ser uno de los tenistas que más cerca lo ha tenido sin llegar a hacerse con él. Ya fue número dos durante quince semanas consecutivas, y ha aparecido el número tres de la ATP durante la friolera de 110 semanas, 93 de ellas de forma consecutiva. Ahora buscará consolidarse en ese número dos, e intentará apretar todo lo posible a Nadal, quien aunque tiene el liderato asegurado durante unos cuantos meses, defenderá una inmensidad de puntos entre los tres Masters 1000 disputados sobre tierra batida, y sobre todo con los tres Grand Slam que ganó la temporada pasada; ante lo cual Djokovic sólo puede seguir con su actual racha y esperar que dure lo máximo posible, preocuparse de sus propios puntos y esperando los pinchazos del español. La temporada es larga, pero el serbio se ha consolidado como la gran amenaza en la lucha por capitanear el ranking mundial de tenis.

Y ya dejando de lado el grandísimo momento que vive Djokovic, conviene apuntar la irrupción de unos cuantos personajes con bastante fuerza en el mundo del tenis. En primer lugar hay que destacar al canadiense de origen montenegrino Milos Raonic, que con 20 años recién cumplidos está maravillando a todo el circuito ATP. Hace poco más de un mes ganó su primer título profesional al imponerse a Fernando Verdasco en la final del ATP 250 de San Jose, además de llegar a la cuarta ronda del Open de Australia. Acabó 2010 como el número 156 del mundo y esta semana ya figura el 34º.

El canadiense de origen montenegrino Milos Raonic se ha convertido en la actual sensación del circuito ATP

Junto a Raonic, hay otros nombres que están empezando a despuntar entre los grandes, como el estadounidense Ryan Hannigan de 18 años, que precisamente fue verdugo de Raonic en Indian Wells en un partido frenético, y que ya está a las puertas del top 100 de la ATP. Cabe destacar también la fulgurante ascensión del ucraniano Alexandr Dolgopolov, que ya está en el puesto 23 del ranking, y acaba de ganar el torneo de Indian Wells de dobles junto al belga Xavier Malisse. Otro de los nombres que han aparecido en el circuito es el del indio Somdev Devvarman.

Por último, otra de las grandes noticias para el mundo del tenis es el retorno del argentino Juan Martín Del Potro tras un año lejos de las pistas por las lesiones, y en Indian Wells ya se plantó en semifinales, dejando claro que su vuelta al top-10 del ranking es sólo cuestión de tiempo y torneos.

Tras los dos partidos benéficos disputados por los dos mejores tenistas de la actualidad, y con una victoria para cada uno, hay una cosa clara. Da exactamente igual quien sea el mejor de los dos -algo de lo que dependerá mucho la evolución de Rafa cuando Roger no esté-, lo importante es que están engrandeciendo un deporte tan bonito como el tenis. Porque aunque ambos mantienen una gran rivalidad, sin duda se trata de una de las rivalidades más ejemplares de la historia del deporte. Todo son buenas palabras entre ambos, celebrando cada victoria con elegancia y asumiendo cada derrota con humildad, viendo siempre al otro como un increíble motivo para no dejar de mejorar nunca. Se miran y saben que están viendo su propia némesis, que cada bola puede ser fundamental y que juegan contra si mismos y contra la propia historia.

Rafa Nadal y Roger Federer se verán las caras por tercer partido de exhibición consecutivo en Abu Dhabi

Pero además son conscientes de todo el bien que le están haciendo al mundo del tenis, y se esfuerzan por ello. Son dos ejemplos a seguir, solidarios y siempre dispuestos a una buena causa. Es cierto que son multimillonarios, pero no tendrían porqué hacerlo; y aún así lo hacen. Son consecuentes a la posición que ocupan y eso es de agradecer de cara al aficionado, que empieza cada torneo deseando verles el último domingo enfrentados en la pista, porque saben que verán tenis de la más altísima calidad, y con un grado de nobleza y deportividad poco frecuentes en el panorama deportivo actual. El tenis siempre ha sido de épocas y de dualidades, y la dualidad Roger-Rafa está creando una época maravillosa, algo que probablemente tardaremos en volver a ver. En los 70 se inició una época de grandes dominadores estadounidenses, que empezó con Jimmy Connors, y siguió con John McEnroe e Ivan Lendl. Sólo el sueco Bjorn Borg logró colarse en su supremacía. Su dominio era tal que el argentino Guillermo Vilas jamás llegó a ser el número uno del ranking, pese a dominar durante años la tierra batida.

De ahí se pasó a unos años donde tenistas como Stefan Edberg, Jim Courier o Boris Becker eran los habituales en las finales de los torneos, hasta que llegó la época de Pete Sampras y André Agassi, aunque el primero logró demostrar una consistencia superior en lo alto. La retirada de Pete dejó un vacío que permitió llegar al número uno a tenistas como Gustavo Kuerten, Carlos Moyá, Marat Safin, Juan Carlos Ferrero, Lleyton Hewitt o Andy Roddick. Pero entonces llegó Roger y se aupó a lo más alto, desde donde contemplaba apacible al resto de tenistas como vulgares humanos. Hasta que apareció un imberbe Nadal que amenazaba su posición de privilegio.

No obstante, Roger no se arrugó. El otro podía ser más fuerte y más joven, pero él podía seguir aprendiendo. Tenía un sparring nuevo que podía hacerle más grande aún, y en eso empleo sus fuerzas. Como es obvio ambos han tenido sus rachas, pero siempre han vuelto a lo más alto. Roger dominaba Wimbledon con mano de hierro, por lo que Rafa tuvo que mejorar su juego en hierba para llegar a la final, y finalmente derrotarle. Por su parte, Roland Garros era cosa de Nadal desde que era adolescente, por lo que Federer tuvo que emplearse a fondo hasta llegar a la final, y aunque no ha conseguido vencer todavía a Rafa en París, estuvo ahí el año en que falló y consiguió imponerse a Robin Soderling en la final, conquistando así el último Grand Slam que le faltaba. Además Rafa ha mejorado en la pista dura hasta conseguir completar el Grand Slam también, con la guinda del Open USA. Todavía se le resiste el ATP World Tour Finals, pero si no pasa nada extraño todavía tiene temporadas de sobra para ganarlo. En el último llegó a la final, y si sigue con su patrón habitual como mucho en dos años lo ha ganado.

Federer, Nadal y Murray, la gran dualidad tenística y uno de los principales aspirantes a romperla

Pese a todo no faltan candidatos que pretendan amenazar su dualidad, como no empezando por Andy Murray y Novak Djokovic, dos jugadores que hace unos años habrían sido número uno durante varias semanas con los puntos que han sumado, pero el excesivo nivel que les ponen Roger y Rafa lo han impedido. Existen otras opciones como Juan Martín Del Potro, Thomas Berdych, Marin Cilic o Ernest Gulbis. También hay otros talentos a la espera de explotar, como Kei Nishikori, Thomaz Bellucci, Thiemo De Bakker, Santiago Giraldo o Pere Riba. La lista puede ser larguísima, pero a día de hoy sólo Djokovic y Murray parecen tener opciones reales de desbancar a Roger o Rafa en cuanto se descuiden.

Mientras tanto los aficionados disfrutaremos de estos dos grandísimos deportistas y de las clases maestras de tenis que dan cada vez que salen a la pista, porque no sabemos cuanto tiempo va a durar, así que hemos de aprovecharla. Y esperar que dure el máximo posible.

Empieza el Masters y las ocho mejores raquetas del año ya están en Londres. Son casi los mismos del año pasado, pero faltan precisamente los dos finalistas, Nikolai Davydenko y Juan Martín Del Potro, cuya temporada ha sido un infierno de lesiones y ha dejado un par de vacantes en el torneo final del año. Estarán Roger Federer y Rafa Nadal, estarán Novak Djokovic y Andy Murray, estará por supuesto el flamante número 4 del mundo, Robin Soderling, y como siempre estará Andy Roddick. Volverá David Ferrer tras dos años de ausencia; y finalmente habrá una cara nueva, el checo Thomas Berdych, a quien hace años que se le esperaba por el top 10 pero que hasta este año no se ha consolidado en esas posiciones cabeceras. Al final Verdasco estará como primer reserva, acompañado por Mikhail Youzhny y Jurgen Melzer, que si disputará el doble.

Las ocho mejores raquetas del año ya están en Londres para disputar el ATP World Tour Finals

Con este increíble menú, sólo queda anudarse la servilleta al cuello y pasar una semana en el sofá degustando tenis sin parar, porque el sorteo nos ha deparado unos tempranos cruces más que sugerentes. Con el nivel de estos ocho tenistas, es difícil ponderar quien ha salido más beneficiado del sorteo, pero entre los españoles parece que Rafa se ha llevado la mejor parte. Ferrer ha quedado encuadrado en el grupo B, a priori el de máxima exigencia, y que abrirá las hostilidades. Para abrir boca tenemos un Murray-Soderling, a quienes tan solo 20 puntos separan en la lista de entradas, donde Robin se ha colado por primera vez entre los cuatro primeros, consolidándose como el quinto magnífico del tenis actual. Y por la tarde tenemos nada más y nada menos que un Ferrer-Federer, una reedición de la final de hace tres años, en la que hasta ahora suponía la única participación del alicantino en la Copa de Maestros.

Por su parte, parece que Rafa tendrá ligeramente más fácil el camino a semifinales (o al menos todo lo fácil que se podía esperar del sorteo dada la magnitud de todos los rivales). El grupo A se abrirá mañana lunes con un Djokovic-Berdych en el turno de mediodía, y se cerrará con el Nadal-Roddick por la noche. Si todo sigue el rumbo lógico, Rafa y Nole se colarán en semifinales, pero ya sabemos de sobra que este torneo casi siempre depara sorpresas. Todos los jugadores llegan muy castigados de una dura temporada, y habrá que ver quienes llegan mejor de los ocho a estas alturas. Además hay que contar con el factor psicológico, más importantes si cabe en este torneo, el único del circuito individual en el que perder un partido no implica necesariamente un billete de vuelta a casa.

En este contexto aparece Nadal, que si finalmente consiguiera imponerse en Londres pondría el broche de oro a una temporada espectacular. Evidentemente no va a ser nada fácil, pero tampoco fue fácil ganar el segundo Wimbledon ni el primer US Open. Siendo Rafa Roland Garros si que parece un poco más fácil, pero aún así hay que ganarlo. Ahora tiene ante si la ocasión de anotarse cuatro de los cinco grandes de la temporada. Y si lo hiciera se aseguraría el número uno mundial casi hasta después de Wimbledon 2011. Pero lo mejor de todo es que Nadal parece haber llegado a un nivel en el que sólo él puede bajarse de esa posición. Está en el mejor momento de su carrera, y cada día sube puestos en todas las clasificaciones históricas. Ahora mismo le separan cinco partidos de la victoria, e incluso puede permitirse perder uno de los tres primeros.

Rafa Nadal puede cerrar el domingo en Londres el mejor año de su vida deportiva

Quizás el más difícil sea el de esta noche contra Roddick, que probablemente era el peor rival para abrir boca debido a su juego. Rafa no estuvo en Bercy y puede acusar la falta de partidos ante un rival que no da ningún tipo de ritmo, que es justo lo que necesita Nadal para entonarse. Aún así evidentemente es el favorito, y es obvio que hay que ganar a todos para llevarse el torneo (o en este caso, a dos de los del grupo y luego otros dos más), pero seguro que preferiría tener a Andy en el segundo o tercer partido. Pero es lo que ha tocado y no hay motivos para quejarse, porque ya hemos dicho que no le ha tocado el grupo difícil.

Sería bonito que consiguiera ganar su primer torneo de maestros, pero pase lo que pase Rafa puede estar más que orgulloso de la temporada que ha hecho. Se ha impuesto en tres de los cuatro grand slams, sumando para ello su primer US Open, pero es que además logró imponerse en los tres Masters 1000 de la temporada en tierra batida, que ha sido bautizado como el Clay Slam: Montecarlo, Roma y Madrid, previos a Roland Garros. Además se impuso en el ATP 500 de Tokio en pista dura. Pero quizás el dato que más asusta es que no ha perdido una sola final desde Doha, a principios de la temporada, donde le derrotó Davydenko. Ha llegado a ocho finales y se ha llevado siete títulos, lo que está creando sobre su figura un aura de imbatibilidad que tiene desquiciados a todos sus grandes rivales. Este año sus víctimas han sido Fernando Verdasco, David Ferrer, Roger Federer, Robin Soderling, Thomas Berdych, Novak Djokovic y Gael Monfils. En total cinco de sus siete rivales en Londres ya han perdido una final contra Rafa este año (sólo se han salvado Murray y Roddick, que este año no se han encontrado con él en ninguna última ronda).

Números que asustan, y mucho. Pero asusta todavía más la sensación de invencibilidad que transmite Rafa este año, la desesperación que llega a generar en sus rivales cuando se enfrenta a ellos, llevándoles a creer por momentos que resulta imposible hacerle un solo punto. Saben que si Nadal está cerca de su mejor nivel lo más probable es que la impotencia se acabe apoderando de ellos. En resumen, si consigue jugar al nivel que ha desarrollado durante gran parte de la temporada tendrá todas las papeletas para hacerse con el triunfo final.

Tradicionalmente el tenis ha sido un deporte de grandes dominadores y duelos que han marcado diversas épocas. En los 70 y los 80 sólo el sueco Bjorn Borg lograba colarse en la tiranía estadounidense, establecida primero por Jimmy Connors, y después por Ivan Lendl y John McEnroe. A finales de los 80 sufrió un pequeño bajón, hasta que en el 93 emergía la figura de Pete Sampras, que acabaría convirtiéndose en el gran dominador de la década, siempre con el permiso de su compatriota André Agassi.

De ahí sucedió otra pequeña crisis hasta que llegó Roger Federer. Muchos tenistas diferentes liderando la ATP durante escasos periodos de tiempo, incluyendo los dos primeros españoles en lograrlo -Carlos Moyá lo fue durante dos semanas en 1999 y Juan Carlos Ferrero comandó la lista durante 8 semanas en 2003-, y alguno un poco más duradero, como el brasileño Gustavo Kuerten o el australiano Lleyton Hewitt. Pero fue el suizo el que estableció una tiranía de cuatro años, hasta que en el 2008 apareció Rafa Nadal. Federer consiguió recuperar el liderato un año más tarde, pero volvió a perderlo este 2010 en el que Rafa ha sumado tres títulos de Grand Slam.

Pocos dudan de que el gran Roger volverá, pero lo que no está tan claro es que Rafa le deje subir al número uno. Esto lleva a plantearse si estamos ante el inicio de una dictadura de Rafa Nadal que se extienda durante varios años, o si por el contrario Federer u otro outsider lograrán desbancarle o acercarse. Para ello habrá que ver quienes son esos aspirantes, y en la actualidad hay uno que se eleva por encima del resto: el escocés Andy Murray.

 

El escocés Andy Murray, reciente ganador en Shanghai

 

Viene de ganar el Masters 1000 de Shanghai, vapuleando en la final a Federer, a quien ya ha ganado en ocho ocasiones. Esta victoria supone el sexto título de este nivel en su carrera de un total de 16, y aporta un dato interesante. Este Masters, sumado al de Toronto que se adjudicó en verano, hacen que sea el único jugador junto a Rafa Nadal en lograr más de un Masters 1000 este año (el español lleva tres). Supera en esta clasificación al suizo Roger Federer, al croata Ivan Ljubicic y al estadounidense Andy Roddick, vencedores de un título cada uno. Sorprende la ausencia en esta lista del serbio Novak Djokovic, reciéntemente relevado por Federer a la tercera posición mundial, y cuyas únicas victorias en 2010 corresponden a los ATP 500 de Dubai y Pekín.

Y es que Djokovic parece que se está quedando por el camino después de su potente irrupción en el circuito como alternativa real a la dicotomía Rafa – Roger, pero su falta de constancia y su incapacidad para sacar su mejor tenis en los momentos más difíciles están cortando su progresión. Nadie duda de que tiene muchísimo tenis, pero lo cierto es que Andy Murray le está comiendo la tostada. Y esta diferencia no es una cuestión de resultados, es algo que se aprecia viendo sus actuaciones. Djokovic enlaza partidos magníficos con auténticos desastres, es raro incluso cuando gana que no tenga unos momentos de bajón. Dobles faltas que no vienen a cuento y una gran facilidad para borrarse de los partidos. Afortunadamente es tan bueno que contra la mayoría de los jugadores le da tiempo a reponerse y acabar llevándose la victoria, pero cuando llegan las rondas finales de los grandes torneos se le empieza a encoger el brazo y se le suele atragantar cualquier rival que le sepa mover.

También se puede atender a los rivales que se han encontrado en las finales importantes que han ganado. Djokovic consiguió su único Grand Slam ante Jo-Wilfred Tsonga, mientras que ha logrado sus cinco Masters 1000 ante Guillermo Cañas, Stanislas Wawrinka, Mardy Fish, Gael Monfils, y por fin, uno ante Federer. También ganó la Copa Masters ante Davydenko. Por su parte, perdió dos finales del Open USA, una ante Roger y otra ante Rafa, y seis finales de Masters 1000, tres ante Rafa, una ante Roger y dos ante el propio Murray.

El escocés por su parte ha perdido las dos únicas finales de Grand Slam que ha disputado, ambas ante Federer; pero a cambio muestra un registro de 6-1 en las finales de Masters 1000, donde sólo le ha derrotado Rafa y donde ha conseguido dos victorias ante Federer, dos ante Djokovic, una ante el argentino Juan Martín Del Potro, y una ante el francés Gilles Simon. Esto nos quiere decir que Djokovic tiende a ganar cuando se le allanan los cuadros de los torneos, mientras que Murray consigue sus mejores victorias ante los tenistas que comparten con él la parte alta del ranking ATP.

Está claro que Federer puede volver por donde solía, o que Djokovic puede encontrar la continuidad que su juego pide a gritos. Incluso que otros nombres como Del Potro o el letón Ernest Gulbis, o incluso el checo Thomas Berdych den el paso adelante necesario para acercarse a Rafa; pero está claro que si alguien puede crecer lo suficiente como para llegar a su altura es Andy Murray, quien a sus 23 años parece haber encontrado la línea en su juego que le lleve a consagrarse como el primero de los outsiders, y quien sabe si a evitar la incipiente tiranía del balear, formando junto a él una época común en el tenis. En su raqueta estará.