Posts etiquetados ‘Emilio Sánchez-Vicario’

Carlos Moyá, primer número uno español de la historia, se retira del tenis a los 34 años

Lo anunció hace más de un mes y hoy se ha hecho efectivo. El gran Carlos Moyá cuelga la raqueta y dice adiós a las pistas. Y lo hace con un palmarés formidable, coronado por el Roland Garros, la Copa Davis y el número uno de la ATP. Fue el primer jugador español en subir hasta lo alto del ranking mundial en 1999 llegando a la final de Indian Wells, que acabaría perdiendo ante el australiano Mark Philippoussis. Quizás fue una de las derrotas menos dolorosas de la historia del deporte español. Sólo encabezó la lista durante dos semanas, pero fueron suficiente para romper esa barrera que ningún español había conseguido superar. Manuel Orantes en 1973, y Álex Corretja mes y medio antes de lograrlo Moyá, se quedaron a las puertas. Incluso Sergi Bruguera había sido número 3 del mundo en 1994. Después vendrían Juan Carlos Ferrero, que sería número uno durante ocho semanas en 2003, y por supuesto Rafa Nadal en 2008 primero y en 2010 después, acumulando ya más de 74 semanas y subiendo.

Pero fue Charly quien abrió la lata, quien devolvió al tenis español a su gran edad de oro. Tras las épocas de los Manolo Santana, Manuel Orantes y Andrés Gimeno, pasaron muchos años hasta que Emilio Sánchez-Vicario primero, y Bruguera después, pusieron a España de nuevo en el panorama tenístico. Y después de él Carlos Moyá, acompañado de Álex Corretja, Albert Costa, y por supuesto Arantxa Sánchez-Vicario y Conchita Martínez. Fue el mallorquín quien encabezó la que hasta la llegada de Rafa fue sin duda la época más gloriosa de nuestro tenis. Ver a Carlos disputando finales contra Corretja y Ferrero se convirtió en algo casi habitual.

Carlos Moyá primero, y Rafa Nadal después han convertido a Mallorca en capital mundial del tenis

TRAYECTORIA

Debutó en 1995 y en esa misma temporada logró ganar su primer título como profesional en Buenos Aires, derrotando a Félix Mantilla en la final. Desde ese año y hasta 2007, ganó siempre al menos un título al año, exceptuando en 1999, precisamente el año de su número uno. Pero su primer gran éxito, el que le dio a conocer mundialmente, no fue precisamente un título, sino la final que perdió en 1997 en el Open de Australia ante Pete Sampras. Y en 1998 llegó su consagración definitiva, primero al imponerse en el Masters de Montecarlo ante Cedric Pioline, y después derrotando a Álex Corretja en la final de Roland Garros. Éste se vengaría en la final de la entonces llamada Tennis Masters Cup, donde le devolvió la moneda a Charly y ganó su primer gran título. Después siguió coleccionando títulos, la mayoría de ellos sobre tierra batida (16 en total), aunque también sumó cuatro sobre pista dura. Destacan los Masters de Cincinnati en 2002 y de Roma en 2004. El colofón llegó ese mismo año con la victoria en la Copa Davis, donde Moyá se impuso primero a Mardy Fish, y después a Andy Roddick en el punto definitivo de la final, consiguiendo junto a Juan Carlos Ferrero, Tommy Robredo y Rafa Nadal la segunda Davis para España

Carlos Moyá ganó el punto definitivo en la Copa Davis 2004, junto a Juan Carlos Ferrero, Tommy Robredo y Rafa Nadal

En total han sido 20 títulos individuales, con un Grand Slam y tres Masters incluidos. A día de hoy sólo hay cuatro jugadores en activo que hayan ganado más títulos que él: Roger Federer (66), Rafa Nadal (43), Andy Roddick (29) y Lleyton Hewitt (28). El ruso Nikolai Davydenko también lleva 20, y el siguiente español es Juan Carlos Ferrero en octava posición con 15 títulos. Además consiguió acabar el año en el top ten en cinco temporadas distintas: primero en 1997 y 1998, y después en 2002, 2003 y 2004.

Pero la figura de Charly ha trascendido mucho más allá de las pistas. Es uno de los personajes más queridos y carismáticos del circuito, lo que ha provocado que los más grandes tenistas del momento le rindieran un homenaje en el último ATP World Tour Finals. Además, su fama de galán le ha llevado a mantener relaciones sentimentales con caras muy conocidas en España, como la presentadora Patricia Conde y la actriz Carolina Cerezuela, con quien acaba de tener su primer hijo; y también con la tenista italiana Flavia Pennetta.

En definitiva, nos deja un grandísimo tenista y una mejor persona, que aunque sea lo que suele decirse en estos casos, esta vez está más justificado que nunca. El tenis español le debe parte de lo que es ahora, y esta semana le ha dedicado un homenaje, en el Masters Nacional que ha supuesto su retirada definitiva al perder esta tarde contra David Ferrer. Así que hoy ya si se puede decir: Gracias por todo Charly, y que te vaya bien en tu vida alejada de las pistas.

Anuncios