Posts etiquetados ‘Diego Forlán’

El portugués Jose Mourinho vive sus peores días desde que llegó a Concha Espina este verano

Hace ya unas cuantas semanas que el Real Madrid de Jose Mourinho no parece el mismo, aquel que goleaba con relativa facilidad la mayoría de los partidos, coincidiendo con una increíble racha de Cristiano Ronaldo. La temporada empezó con una sensación de igualdad entre Madrid y Barça que aventuraba entre ambos una lucha sin cuartel de 38 jornadas (37 como muchísimo). Una lucha de estilos, ambos válidos y sobradamente efectivos. Uno de los que mejor los ha resumido fue Juanma Lillo en una entrevista en Gol TV, quien tras apuntar que se podrían escribir varios tomos sobre las diferencias entre uno y otro, trataba de resumirlas expresando que el Madrid “improvisa soluciones fenomenales ante los diferentes lances que transcurren en un partido”, mientras que el Barcelona “trata de provocar con su juego los lances que le convienen, y los explota al máximo”.

Y es precisamente esta diferencia en la forma lo que parecía otorgarle una ligera ventaja a los de Guardiola (además del hecho de ser un equipo formado desde hace años), pero en el fondo las diferencias eran inexistentes. A lo largo de casi toda la primera vuelta ambos se dejaron poquísimos puntos, y eran habituales las goleadas y los partidos completamente resueltos antes del descanso. Tanto es así que hace menos de un mes el Madrid estaba a dos puntos del Barça habiendo perdido el primer clásico, es decir, había sacado un punto más descontando el enfrentamiento directo. Además logró colarse en semifinales de Copa por primera vez en muchos años, y llegó con solvencia a los octavos de final de Champions (las dos competiciones que más lastraron la posible continuidad de Manuel Pellegrini la temporada pasada). Mourinho pasaba todos los exámenes -excepto el Camp Nou-, y frecuentemente con nota.

Pero el optimismo del madridismo venía sobre todo porque se empezaba a atisbar un cierto modelo, un estilo muy ofensivo. Aunque su definición no estaba clara, al menos la parroquia merengue tenía un once titular indiscutible que aprenderse. El “Casillas y diez más” de los últimos tiempos parecía estar en las últimas: Se consolidó la pareja Pepe – Carvalho en el centro de la defensa, con Ramos y Marcelo en las bandas. En el doble pivote Khedira y Xabi Alonso se habían hecho con los dos puestos con más opciones de la plantilla (Gago, Lass, Mahamadou Diarra… además de la idea interesante de Granero en la organización). Mesut Ozil se había erigido en ese Guti que tanto echa de menos el Bernabeú (aunque muchos sectores jamás lo reconozcan), con Cristiano y Di María en las bandas, y el “Pipita” Higuaín de referencia.

La lesión de Higuaín se contempla como una de las causas del bajón de rendimiento del Madrid

Este once se complementaba con “suplentes habituales” que gozaban de bastantes minutos, como Arbeloa, Benzema y Lass. Mourinho creó una base de 14 jugadores que le funcionaban, y nada hacía prever que se saldría del guión. Pero los problemas que venía arrastrando Gonzalo Higuaín acabaron en una grave lesión que le hacía despedirse prácticamente de la temporada. Y volvió el debate del nueve, y Mou empezó a sacar su peor cara: le declaró la guerra a Jorge Valdano -e indirectamente a Florentino-, se empezó a borrar de las ruedas de prensa, dejándole el “marrón” al bueno de Aitor Karanka, y endureció sus críticas a Karim Benzema. Empezaron las convocatorias con Benzema como único delantero centro, condenando al ostracismo del Castilla al prometedor Álvaro Morata, e incluso dejando al francés en el banquillo para jugar sin referencia pura, claras consignas hacia la dirección deportiva del club: sin Higuaín sólo tiene un nueve, y no se fía de él.

Al final, Florentino acabó cediendo y hace unos días era presentado Adebayor cedido por el City hasta final de temporada con una opción de compra en torno a los 15 millones de euros. No cabe duda de que es un buen fichaje, pero que nadie se engañe: no era la primera opción del Madrid, sólo era la más fácil, dada la escasez de protagonismo que ha tenido el togolés en el hacinado equipo de Roberto Mancini en la presente temporada. La mejor opción era Edin Dzeko, pero el propio City se le adelantó (aunque su llegada haría aún más viable el fichaje de Adebayor). Otra era Fernando Llorente, pero ahí Florentino se cerró en banda: no quería enturbiar las buenas relaciones que mantiene con el Athletic. Hay fuentes que afirman que está ya hecho para este verano, pero también hay quienes le colocan en la órbita del Tottenham -¿quizás con el dinero de la venta de Gareth Bale a Barça o Inter?. Cogió entonces fuerza el posible regreso de Ruud Van Nistelrooy, pero el Madrid le quería gratis y el Hamburgo se negó. Y por lo visto también quisieron pescar en río revuelto, con lo que fueron al Manzanares, donde al parecer preguntaron por el Kun Agüero y por Forlán, pero recibieron sendas negativas. Así las cosas, Adebayor se volvió la mejor opción, pese a llevar pocos minutos de juego esta temporada y su carácter difícil -en el City firmó su sentencia cuando se peleó con Kolo Touré, uno de los capos del vestuario sky blue-. Un delantero experimentado que amenice la espera hasta la vuelta del Pipita.

Finalmente Emmanuel Adebayor ha sido el nueve que pedía Jose Mourinho para suplir a Higuaín

Pero antes de la llegada de Adebayor, había llegado Enero, con un calendario cargado de partidos entre semana que obligaba a las rotaciones. Volvió Kaka, se empezó a ver a Albiol, a Granero, a Pedro León; la presencia de hombres como Lass, Arbeloa o Benzema se hizo mayor, y otros como Ozil o Di María empezaban a dar síntomas de cansancio tras un inicio de temporada soberbio. Los partidos ya no se ganaban con tanta solvencia, y sólo los arreones de Cristiano, las actuaciones de Iker, e incluso algunas actuaciones arbitrales polémicas en el Bernabeú -Valencia, Sevilla, Villarreal- permitían al Madrid aguantar el ritmo del Barça, que una vez superadas las dudas iniciales, empezó una racha descomunal de goleadas continuas que le han llevado a igualar las 15 victorias consecutivas en Liga del Madrid de Di Stefano. Los Messi, Iniesta, Pedro, Xavi, Villa, Busquets… parece elevar su listón por momentos, y comenzó a extenderse por Madrid la sensación de que cualquier paso en falso podría ser definitivo.

Y llegaron los tropiezos, coincidiendo con el bajón físico y goleador de Cristiano. El primero fue en Almería, donde sólo la conexión Karim Benzema – Esteban Granero consiguió salvar un punto tras un incontestable derechazo del “Pirata”. Una semana después se intercambiarían los papeles para conseguir una agónica victoria en el Bernabeú ante el Mallorca. Y tras encarrilar su pase a la final copera tras otra polémica victoria por la mínima en el Sanchez Pizjuán -golazo de Karim incluido-, llegaron al complicado Reyno de Navarra; donde un gol de Javier Camuñas recién superada la hora de partido dejó hundido al Madrid. Mourinho se la jugó con un triple cambio que despistó tanto a su rival como a los suyos: juntó en ataque a Benzema, Cristiano Ronaldo, Ozil, Adebayor y Kaka, con Xabi Alonso detrás y Arbeloa y Ramos convertidos en extremos. De “defensas” quedaron Carvalho y Khedira, a quienes Carlos Aranda dio un recital de juego de espaldas en la última media hora de partido. El respetable soñaba con la remontada pero no lo veía nada claro; y tenía sus motivos, porque desde el gol rojillo el Madrid no tiró a puerta ni una sola vez. Una falta de Ozil que se marchó por poco fue lo más destacable. Ni Cristiano Ronaldo, que lleva semanas bastante flojo; ni Karim Benzema, que cuajó un partido más que aceptable; ni el gol que llevó bajo el brazo Adebayor a sus anteriores estrenos en la Premier. Ésta vez no hubo épica, Osasuna ganó; y tras sumar un solo empate en sus dos últimas salidas, el Barça se escapa a siete puntos.

 

Karim Benzema ha respondido con goles importantes ante las críticas de su entrenador

El propio Mourinho dijo que si el Barça se iba más allá de 6 puntos, la Liga estaba perdida. Pero nadie en Can Barça tiene la menor duda de que el Madrid va a seguir ahí, peleando hasta el final. Habrá que ver si el Barça pincha y como acaba el Clásico del Bernabeú; queda muchísima liga, y si hay un equipo que jamás tira la toalla en momentos difíciles, ese es el Real Madrid. También aparecen las voces pesimistas que miran hacia abajo, donde se encuentran con un gran Villarreal, que si bien todavía no aprieta demasiado, hace bien poco estaba mucho más lejos. Y hasta el Valencia, que si esta noche consigue imponerse al Racing seguirá a dos puntos de los amarillos.

Y hay quien habla de centrarse en Copa y Champions, donde también amenaza el Barça con meterse de por medio -más en la copa, donde el Madrid está a un paso de una final en la que prácticamente ya esperan los culés-. Esta idea se antoja demasiado extremista para un club como el Madrid, pero adquiere lógica viendo que Mourinho sólo ha confiado en 14 jugadores de la plantilla en la primera vuelta -el once habitual, más Arbeloa, Lass y Benzema-, y en este último tampoco confía mucho. En teoría con Kaka y Adebayor deberían ser 16, pero tampoco parecen suficientes como para afrontar con garantías la fase final de tres competiciones. Hasta ahora el 15º jugador más utilizado en Liga por Mou ha sido Albiol, con 430 minutos en 8 partidos. Y el siguiente es Granero, que en 9 apariciones sólo suma 216.

Por lo que refiere al resto de la plantilla madridista, -que a priori se antojaba más profunda que la culé- su presencia ha sido testimonial: Kaka ha disputado 176 minutos, Pedro León 135, Canales 102, Gago 61, Diarra 30, Juan Carlos 13, Garay 9 y Morata 4. Mateos todavía no ha saltado al campo pese a tener ficha del primer equipo. Las oportunidades por parte del portugués escasean, y en algunos casos resulta notable, tales como los de Granero, que tanto el año pasado como este ha dado un buen nivel cuando se le ha requerido, como los de Canales y Pedro León, recién llegados hace unos meses. Eso por no hablar de los irrisorios nueve minutos de los que ha disfrutado Garay este año; o de los cuatro de Álvaro Morata, la nueva perla de la cantera blanca que no cesa de reivindicarse con el Castilla a base de golazos mientras su entrenador encadena convocatorias con un solo delantero centro, que en ocasiones incluso se queda en el banquillo. Además ahora la llegada de Adebayor ha terminado de cerrar una puerta que Mourinho decidió no abrir.

 

El canterano Álvaro Morata sigue reivindicándose con goles en el Castilla

El jovencísimo madrileño de 18 años recién cumplidos está emergiendo como la figura del filial, pero su futuro se antoja incierto. Los aficionados se preguntan si será el nuevo Raúl, o si por el contrario pasará a engrosar la lista de arietes que abandonan la entidad tras destacar en categorías inferiores, junto a los Portillo, Soldado, Negredo, Mata, Szalai… Está por ver, pero de momento no parece que Mou le vaya a dar la alternativa. Sería también una bonita forma de ilusionar a los socios, que buscan desde hace años un referente en la cantera que abandere el ataque del Madrid durante años. Y ahora que el Real Madrid entra en barrena, no sería mala idea traer dinamita nueva.

Por segundo año consecutivo, Lionel Messi volverá a levantar el Balón de Oro que le acredita como mejor jugador del mundo

Al final saltó la sorpresa. Pese a los rumores que señalaban hacia Andrés Iniesta, y las muchas voces que se alzaban por la causa de Xavi Hernández, ha vuelto a ser el crack argentino. No se puede decir que es injusto si presuponemos que el galardón se le otorga al mejor jugador del mundo, porque se le podrían haber llevado los tres. Lo que si es cierto es que para los españoles ha sido algo decepcionante. Estábamos convencidos que 50 años después del éxito de Luis Suárez, el dorado esférico volvería a parar a un jugador nacido en nuestras fronteras. Pero no ha sido así. La unificación de los dos galardones más prestigiosos a título individual del mundo del fútbol ha llevado a la votación por sus derroteros más lógicos. Precisamente el año que no nos convenía, el año que ganamos el mundial, lo cual en las dos últimas ediciones había asegurado los balones de oro y plata.

Y este año parecía que iba a pasar exactamente lo mismo, ya desde la primera lista, en la que se veía a Wesley Sneijder como el principal rival de Xavi e Iniesta. Esa sensación se afianzó mucho más cuando se conocieron los finalistas, ya que mucha gente estaba convencida de que Messi tendría que conformarse con el bronce, y que la duda iba a ser si el champán iba a correr en Terrassa o Fuentealbilla. Al final hubo que guardar las botellas para otra ocasión. La brillante temporada de Messi ha vuelto a elevarle de nuevo a los altares futbolísticos, en una temporada en la que ganó la liga con el Barça batiendo el récord histórico de puntos, conquistó el pichichi y la Bota de Oro y además fue el máximo goleador de la Champions, credenciales suficientes como para ser el máximo favorito al trofeo. Pero no en año de mundial, o eso pensábamos todos. Pese a que en Sudáfrica fue con diferencia el mejor de su selección, la condena al ostracismo mediocampista a la que le sometió Maradona le restaron protagonismo en los últimos metros, precisamente la franja del terreno de juego donde ha conquistado todos sus éxitos hasta la fecha. Y se creía que eso iba a privarle de repetir Balón de Oro, pero no. La votación conjunta ha demostrado que si se aumenta la muestra de la encuesta, se acaba imponiendo el mejor futbolista (a nadie se le escapa que si hace cuatro años se hubiese votado de esta forma, Cannavaro jamás habría ganado el premio).

Pero no hay que lamentarse más de lo necesario. Pese a que la superioridad de Messi le ha vuelto a poner por encima de todos, el fútbol español ha vuelto a salir reforzadísimo del certamen. Además del Balón de Plata para Andrés Iniesta, y del segundo Balón de Bronce consecutivo para Xavi Hernández, otros tres futbolistas españoles han conseguido colarse en el top ten: Casillas (7º), Villa (8º) y Alonso (10º). Y por si fuera poco, Vicente Del Bosque se ha quedado a las puertas de ser nombrado Entrenador del año, que finalmente ha recaído en el portugués Jose Mourinho. El otro español nominado en esta categoría, Pep Guardiola, ha quedado tercero -aunque muy lejos en votos de los dos primeros-. Y por supuesto el once ideal del año, integrado por seis jugadores de la roja.

La roja aporta más de la mitad del once ideal del año: Andrés Iniesta, Xavi Hernández, Iker Casillas, David Villa, Gerard Piqué y Carles Puyol

Al final la votación del balón de oro quedó de la siguiente forma:

1) Lionel Messi (ARG – Fútbol Club Barcelona): 22,65 %

2) Andrés Iniesta (ESP – Fútbol Club Barcelona): 17,36 %

3) Xavi Hernández (ESP – Fútbol Club Barcelona): 16,48 %

4) Wesley Sneijder (HOL – Inter de Milan): 16,48 %

5) Diego Forlán (URU – Atlético de Madrid): 7,61 %

6) Cristiano Ronaldo (POR – Real Madrid): 3,92 %

7) Iker Casillas (ESP – Real Madrid): 2,90 %

8) David Villa (ESP – Valencia/Fútbol Club Barcelona): 2,25 %

9) Didier Drogba (CDM – Chelsea FC): 1,68 %

10) Xabi Alonso (ESP – Real Madrid): 1,52%

11) Carles Puyol (ESP – Fútbol Club Barcelona): 1,43 %

12) Samuel Eto’o (CAM – Inter de Milán): 1,37 %

13) Mesut Ozil (ALE – Werder Bremen/Real Madrid): 1,21 %

14) Arjen Robben (HOL – Bayern Munich): 1,16 %

15) Thomas Muller (ALE – Bayern Munich): 0,91 %

16) Bastian Schweinsteiger (ALE – Bayern Munich): 0,75 %

17) Maicon (BRA – Inter de Milán): 0,57 %

18) Gyan Asamoah (GHA – Stade Rennes/Sunderland FC): 0,46 %

19) Cesc Fábregas (ESP – Arsenal FC): 0,22 %

20) Julio César (BRA – Inter de Milán): 0,22 %

21) Miroslav Klose (ALE – Bayern Munich): 0,19 %

22) Dani Alves (BRA – Fútbol Club Barcelona): 0,05 %

23) Philipp Lahm (ALE – Bayern Munich): 0,05 %

 

Este año se da el caso curioso de poder saber quién se habría llevado el premio según los votantes, y los diferentes podiums hubieran sido los siguientes:

Entrenadores: Leo Messi, Andrés Iniesta, Xavi Hernández

Capitanes: Leo Messi, Xavi Hernández, Andrés Iniesta

Periodistas: Wesley Sneijder, Andrés Iniesta, Xavi Hernández

Curiosamente Xavi e Iniesta no dominan ninguno de los apartados, pero son los únicos que aparecen en todos. Como ya se preveía, eran cuatro los nombres que iban a dominar al resto, y eso se observa en el porcentaje de votos totales recibidos, donde se destacan del resto. También destacado aparece Forlán en quinta posición, aunque lejos de los primeros. A partir de ahí están todos en un puño.

Y en lo que respecta al once ideal, está formado por Iker Casillas en la portería, una defensa formada por Maicon, Gerard Piqué, Lucio y Carles Puyol, con un muy ofensivo centro del campo compuesto por Wesley Sneijder, Xavi Hernández y Andrés Iniesta, y una delantera de ensueño con Lionel Messi, David Villa y Cristiano Ronaldo. En resumen, un equipo monopolizado por Fútbol Club Barcelona, Inter de Milán y Real Madrid, sin olvidar que Villa jugó medio año con el Valencia.

Jose Mourinho se impuso a Vicente Del Bosque y Pep Guardiola en el Entrenador del año

Finalmente, la votación al entrenador del año tuvo el siguiente resultado:

1.- Jose Mourinho (POR – Inter de Milán/Real Madrid): 35,92 %

2.- Vicente Del Bosque (ESP – España): 33,08 %

3.- Josep Guardiola (ESP – Fútbol Club Barcelona): 8,45 %

4.- Joachim Löw (ALE – Alemania): 5,12 %

5.- Carlo Ancelotti (ITA – Chelsea FC): 3,78 %

6.- Álex Ferguson (ESC – Manchester United): 3,66 %

7.- Óscar Tábarez (URU – Uruguay): 2,95 %

8.- Bert Van Marwijk (HOL – Holanda): 2,69 %

9.- Arsene Wenger (FRA – Arsenal FC): 2,25 %

10.- Louis Van Gaal (HOL – Bayern Munich): 1,89 %

 

Felicitaciones a todos los galardonados, pese a que los españoles tendremos que esperar un año más para ver a uno de los nuestros levantando el trofeo. Y también enhorabuena al Barcelona y a todo el trabajo de la Masía, que ha conseguido copar los tres trofeos. Ahora a todos ya les toca empezar a hacer méritos para levantar el siguiente. Y los aficionados, a seguir disfrutando al verles a todos sobre los terrenos de juego.

Los azulgranas Andrés Iniesta, Leo Messi y Xavi Hernández son los tres candidatos al FIFA Balón de Oro 2010

Se han conocido ya quienes serán los tres integrantes del podium del nuevo FIFA Balón de Oro. Y una cosa es segura, el galardón no se moverá del Fútbol Club Barcelona, que igualará los premios de la Juventus y del Milán, con ocho. Cuando se supieron los 23 nominados, ya comenté que Xavi e Iniesta eran los claros candidatos a ganarlo, y que sus rivales serían Messi, Sneijder y Forlán. Al final los dos últimos se han quedado fuera, y sorprende sobre todo la ausencia de Wesley, quien cuajó una formidable temporada siendo el líder del triplete de su equipo y ayudó a su selección a plantarse en la final mundialista. Pero la realidad es que el podium tenía que recaer entre cuatro nombres: Sneijder y los tres azulgranas, por lo que uno se tenía que quedar fuera. Al final la FIFA ha querido premiar a los tres genios que llevan durante años maravillando en el Barça, y el damnificado ha sido el holandés.

El interista Wesley Sneijder es el gran ausente entre los finalistas

Pero tampoco es tan extraño si recordamos los casos de 2002 y 2006, cuando dos campeones del mundo hicieron doblete, Ronaldo y Roberto Carlos primero y Cannavaro y Buffon después, por lo que un doblete formado por los dos productores de juego del Barça y la Selección no es para nada descabellado. Y Leo Messi fue sin duda el mejor jugador a título individual de la temporada de clubes. No en vano ha rozado el promedio de un gol por partido, con momentos memorables como los cuatro goles para remontar al Arsenal en Champions, o los hat-tricks ante el Zaragoza, o el más reciente de Almería.

El holandés Marco Van Basten comandó los dos tripletes consecutivos del Milán a finales de los 80

Aún así no es para nada habitual que un solo equipo acapare los tres primeros puestos. Los dos únicos precedentes datan del AC Milán de 1988 (Marco Van Basten, Ruud Gullit, Frank Rijkaard) y 1989 (Marco Van Basten, Franco Baresi, Frank Rijkaard). Pero dos décadas después un equipo ha logrado enamorar a todo el panorama futbolístico. En menos de cinco años tanto Xavi como Iniesta han ganado cuatro ligas, dos champions, una eurocopa y un mundial. Cualquiera de los dos merece el premio, pero es que Messi también. Lo tiene peor, en primer lugar por ser el actual poseedor del trofeo como por el mal mundial de su selección. Por lo que todo hace presagiar un duelo entre los jugones culés.

Según La Gazzetta Dello Sport ha filtrado que Iniesta sería el ganador, pero a saber. De ser así sería el premio al fútbol jugado sobre el césped, por encima del juego de los medios de comunicación; el triunfo del futbolista no mediático. Cualquiera de los dos podría ganarlo, pero sólo puede quedar uno. Y lo importante es que será un español, justo medio siglo después de Luis Suárez. Llevamos años rondándolo y este año tiene que ser el definitivo, como culmen al mundial de Sudáfrica.

De los tres finalistas, es Iniesta el único que nunca ha recibido uno de los tres premios. Xavi ya ganó el Bronce el año pasado, mientras que para Leo Messi será su cuarta aparición consecutiva en los puestos de privilegio. Ya tiene uno de cada color, así que este año le tocará repetir. En este sentido el gran derrotado es el portugués del Real Madrid Cristiano Ronaldo, quien tras un oro y dos platas, este año se verá relegado unos puestos más abajo. Su excesiva irregularidad con su club y su pobre mundial le han bajado de esa posición de privilegio en las que se había asentado.

Los españoles Pep Guardiola y Vicente Del Bosque, y el portugués Jose Mourinho son los candidatos a Entrenador del Año

Finalmente, en lo relativo al Entrenador del año, también habrá dos españoles entre los tres finalistas. Serán el seleccionador Vicente Del Bosqué, gran favorito al premio, y los entrenadores del Fútbol Club Barcelona, Pep Guardiola; y del Real Madrid, el portugués José Mourinho.

Casillas, Puyol, Alonso, Xavi, Cesc, Iniesta y Villa nominados al Balón de Oro. Vicente Del Bosque optará al Entrenador del Año

 

Iker Casillas, Carles Puyol, Xabi Alonso, Xavi Hernández, Cesc Fábregas, Andrés Iniesta y David Villa son los nombres que figuran entre los 23 elegidos a ganar el galardón unificado. Representan casi la tercera parte, lo que da una clara muestra del grandísimo estado de salud de nuestro fútbol. Pese a las extrañas ausencias de dos hombres tan importantes en la consecución del mundial como Gerard Piqué y Sergio Busquets, las probabilidades de obtener el galardón son enormes, más aún si tenemos en cuenta que 1994 fue la última vez que el galardón fue a parar a un jugador que no ganase el mundial. En este caso el premio fue a parar a manos del búlgaro Hristo Stoichkov, pese a que fue Brasil quien se impuso a Italia en Estados Unidos.

Desde entonces, los años en los que hay Copa del Mundo el Balón de Oro siempre acaba yendo a parar a uno de los integrantes de la selección campeona, por lo general obviando lo que sucede el resto del año (si no fuera así, probablemente Leo Messi volvería a arrasar en las votaciones). En 1998, Zinedine Zidane alzaba el premio tras llevar a Francia a su primera Copa del Mundo. En 2002, Ronaldo y Roberto Carlos hicieron doblete con los premios de Oro y Plata tras ganar en Corea y Japón el quinto título mundial para Brasil. Y ya en 2006, la victoria de Italia en el Mundial de Alemania llevó hacia otro doblete, en esta ocasión premiando el fútbol defensivo, con el Oro para Fabio Cannavaro y la Plata para Gianluigi Buffon. Y afortunadamente todo hace suponer que 2010 no será una excepción.

Y digo afortunadamente porque Luis Suárez ya necesita un relevo. Ha llovido demasiado desde hace 50 años, medio siglo nada menos. Pero parece que por fin ya está cerca. No es que los siete tengan opciones reales, no hay que dejarse llevar por la euforia. En una primera criba quedarían fuera Carles Puyol, Xabi Alonso y Cesc Fábregas, tres grandísimos nombres que sin embargo no aspiran de verdad a lograr el premio. Para ellos ya es todo un honor la nominación, figurar entre esa lista. Quizás Cesc  si que tiene mayor nivel como para optar al premio, pero su suplencia con la roja le resta muchos números. Quedan cuatro.

Sorprendentemente de esos cuatro, David Villa es el que aparece en menos quinielas. Pese a apuntarse el pichichi compartido del Mundial -recordemos que ya ganó el de la Eurocopa-, siendo todos sus tantos vitales para España, no parece que vaya a ganar el premio. Es una pena pero la competencia es durísima. El siguiente es Iker Casillas, que parece estar un escalón por debajo de los dos jugones bajitos del Barça. Iker acabará seguro en el top 10, pero también se antoja difícil que levante el premio. Si bien su actuación fue decisiva en cuartos de final ante Paraguay, su temporada 2009-2010 con el Real Madrid fue bastante gris, y tampoco empezó el mundial con demasiado acierto. Por suerte, parar aquel penalty nos devolvió al mejor Iker, y por supuesto fue vital para ganar en Sudáfrica, pero es difícil que se imponga en la votación.

Con estos descartes nos quedan Xavi Hernández y Andrés Iniesta, los grandes exponentes del estilo que ha elevado a España al cielo del panorama futbolístico mundial. Esos dos genios del balón que juegan como los ángeles, y sobre todo, que hacen jugar a su armonioso son a todos los que comparten su camiseta. Tras llevar en volandas al Barça a un triplete histórico en 2009, que después cerrarían con los tres títulos complementarios; han conseguido llevar al fútbol español a las cotas más altas de su historia: la consecución del Mundial de Sudáfrica de 2010, culminado con el gol en la prórroga del dulce genio de Fuentealbilla.

Xavi e Iniesta, los grandes exponentes de la España campeona del mundo, ahora serios aspirantes al Balón de Oro

Resulta difícil escoger entre ellos, ya que hay infinitos motivos para dárselo a cada uno. Ambos son espectaculares con el balón en los pies. Xavi representa la visión de 360º, es el que marca el tempo al que se mueve el balón, sus compañeros, y por lo tanto, los contrarios. Iniesta es el desborde, el regate en corto, el último pase, la precisión, el autor de los goles épicos. Empezó metiéndonos en la Eurocopa de 2008, en una fase de clasificación que se había puesto muy fea. A ello le siguió el gol en el descuento en Stamford Bridge que metía al Barça en la final de Champions. Y culminó con la prórroga de Sudáfrica, donde convirtió en realidad el sueño de todos los españoles, anotando el gol que derrotaba a Holanda y permitía a Iker levantar la Copa del Mundo. Además de ser nombrado mejor jugador de tres de los seis partidos que disputó en el torneo. Es el gran favorito.

Pero ninguno lo va a tener fácil. Enfrente tendrán grandísimos nombres, con el holandés Wesley Sneijder a la cabeza, como conductor del Inter que levantó la última Champions, y de la Holanda que se plantó en la final contra (casi) todo pronóstico. También por supuesto el uruguayo Diego Forlán, ganador del Balón de Oro del mundial (lo que quizá le reste opciones), y como no, el argentino Leo Messi, máximo goleador en Europa de la temporada 2010, y el mejor de Argentina en el mundial, pese a verse relegado muy atrás en el campo. Incluso el alemán Mesut Ozil, a quien le puede pasar factura su escaso rendimiento en la semifinal ante España, pese al gran mundial que cuajó.

Wesley Sneijder, Diego Forlán, Leo Messi y Mesut Ozil, aspirantes al Balón de Oro 2010

La lista de 23 la completan los alemanes Thomas Müller, Philipp Lahm, Miroslav Klose y Bastian Schweinsteiger, los brasileños Maicon, Julio César y Dani Alves, el holandés Arjen Robben, el camerunés Samuel Eto’o, el costamarfileño Didier Drogba, el portugués Cristiano Ronaldo y el ghanés Gyan Asamoah.

Finalmente, tanto Vicente Del Bosque como Pep Guardiola optan al Entrenador del Año, donde se enfrentarán a tres seleccionadores: el holandés Bert Van Marwijk, el alemán Joachim Löw y el uruguayo Óscar Tabárez; y a los entrenadores Arsene Wénger (Arsenal), Carlo Ancelotti (Chelsea), Jose Mourinho (Inter-Real Madrid), Louis Van Gaal (Bayern Münich) y Sir Álex Ferguson (Manchester United).