Posts etiquetados ‘Brandon Roy’

Los Grizzlies de Marc han hecho historia colándose en semifinales tras eliminar a los Spurs de Tim Duncan

Anoche acabó la primera ronda del playoff de la NBA, consumándose la gran sorpresa. Los Memphis Grizzlies de Marc Gasol lograban colarse por primera vez en su corta historia en unas semifinales de conferencia. Y por si fuera poco, lo hicieron ante el mejor equipo de la temporada regular en la Conferencia Oeste, los San Antonio Spurs de Tony Parker y Manu Ginobili, que se presentaban en la fase final con un balance de 61-21. Durante prácticamente todo el año marcaban la pauta de la liga, pero al final se vieron superados por los Chicago Bulls de Derrick Rose, Luol Deng o Carlos Boozer, que se impusieron en el Este con un 62-20.

Por su parte, Memphis se presentaba en playoffs con los deberes hechos, tras conseguir en octavo puesto del Oeste con 46-36 de parcial, merced sobre todo a sus buenos números en el Fedex Forum. Con tres jugadores llevando el peso del equipo, con Zach Randolph como líder, escoltado por Mike Conley y Marc Gasol, y una buena aportación de otro buen puñado de jugadores, como O.J. Mayo, Tony Allen, Sam Young o Shane Battier; Memphis ha conseguido subir el listón todavía más. Contra todo pronóstico, anoche consumaron el 4-2 sobre los Spurs que les lleva a semifinales, con Randolph promediando 21,5 puntos y 9,2 rebotes; Marc Gasol 14,2 puntos y 12,3 rebotes, y Conley 14,3 puntos y 6,2 asistencias. De poco sirvieron los 20,6 puntos promediados por Ginobili, o los 19,7 de Tony Parker. Los de San Antonio han echado de menos la mejor versión de su mítico Tim Duncan, que se ha quedado en 12,7 puntos y 10,5 rebotes, que si bien son buenos números, están muy por debajo de lo que suele hacer el 21 a estas alturas de la temporada.

Tony Parker (9) y Manu Ginobili (20) no consiguieron evitar la derrota ante Memphis que suponía su eliminación

Así pues, Memphis completa la terna de semifinalistas de conferencia, donde no ha habido más sorpresas -han pasado todos los que quedaron entre los cuatro primeros de cada conferencia, excepto los ya mencionado Spurs, y Orlando, que tras ser cuarto del Este se vio superado por Atlanta-. Los cruces que dirimirán las finales de cada conferencia son los siguientes:

CONFERENCIA OESTE

Memphis Grizzlies – Oklahoma City Thunder


Tras la machada ante los Spurs, Marc y los suyos tendrán que vérselas con uno de los equipos de moda en la NBA, los Thunder de Kevin Durant, que sigue creciendo a pasos agigantados. En la primera ronda se deshicieron con facilidad de los Nuggets por 4 a 1, con un Durant estelar promediando 32,3 puntos, Russell Westbrook 23,8 puntos y 6,2 asistencias, y Serge Ibaka con 10,2 puntos y 11 rebotes por partido. Un equipo joven pero favorito para plantarse en su primera final de Conferencia. De ahí en adelante sus opciones dependerán en buena medida del rendimiento de Kevin Durant, pero si sigue jugando como hasta ahora serán candidatos a todo. Los Grizzlies, por su parte, tratarán de extender este sueño lo más lejos posible, sin ningún tipo de presión pero con muchísimas ganas.

Dallas Mavericks – Los Angeles Lakers

Tras deshacerse de los New Orleans Hornets de Chris Paul, con más sufrimiento de lo esperado y con actuaciones claves de hombres como Lamar Odom o Andrew Bynum; los Lakers de Kobe y Pau ya están en semifinales, donde les esperan ni más ni menos que los Dallas Mavericks, que vienen de imponerse por 4 a 2 a los Portland Trail Blazers de Brandon Roy y Rudy Fernández. Los de oro y púrpura tendrán la ventaja de campo en la eliminatoria -y también en una hipotética final de conferencia tras la derrota de los Spurs-, pero los de Dallas vienen motivados para dar la sorpresa y plantarse en la final. En la eliminatoria contra los Blazers, Nowitzki promedió 27,3 puntos, seguido por Jason Terry que anotó 17,3 desde el banquillo, que se unieron a las 6,5 asistencias de Jason Kidd y a los 9,5 rebotes de Tyson Chandler. Por su parte, los Lakers vencieron a los Hornets con 22,5 puntos de media de Kobe Bryant, seguido por un gran Andrew Bynum, que acabó la serie con unos promedios de 15,2 puntos y 10,3 rebotes.

El duelo Lakers-Mavericks enfrentará a los dos mejores jugadores europeos: Pau Gasol y Dirk Nowitzki

El duelo Lakers-Mavericks tendrá también otro duelo interno entre Pau Gasol y Dirk Nowitzki, los dos mejores jugadores europeos de la última década. El alemán ha vuelto a ser la pieza fundamental de su equipo, mientras que el de Sant Boi no ha completado una de sus mejores actuaciones. 13,5 puntos y 6,8 rebotes, acompañados por 3,7 asistencias y 2,3 tapones. Unos números más que decentes para la mayoría de los jugadores, pero muy por debajo del potencial del español, que acostumbra a promediar un doble-doble en los momentos de la verdad.

CONFERENCIA ESTE

Atlanta Hawks – Chicago Bulls

Tras dar la sorpresa al deshacerse por 4 a 2 de los Magic de Dwight Howard, los Hawks se plantan en semifinales con los deberes más que hechos, y sin nada que perder ante los Bulls, que vienen de derrotar con facilidad (4-1) a los Indiana Pacers. Los Bulls llegan como grandes favoritos, con un estelar Derrick Rose que viene de promediar 27,6 puntos y 6,2 asistencias ante los Pacers, magníficamente acompañado por Luol Deng, con 18,6 puntos de media; y Joakim Noah y Carlos Boozer, ambos con un doble-doble de promedio -Noah: 12 puntos y 10,6 rebotes; Boozer: 10 puntos y 10,2 rebotes-.

En lo que a los Hawks refiere, en la serie ante los Magic los grandes protagonistas fueron Jamal Crawford, que promedio 20,5 puntos desde el banquillo; y como no, Joe Johnson, con 18 puntos y 6,5 rebotes. Junto a ambos, cabe destacar la aportación bajo el tablero de Al Horford, con 12 puntos y 10,2 rebotes, y la de Josh Smith, con 14,3 puntos. En principio los de Atlanta tienen las de perder, pero en siete partidos pueden pasar muchas cosas.

Boston Celtics – Miami Heat

La semifinal entre Boston y Miami es sin duda la que mayor expectación ha generado. El “Big Three” contra los “Beach Boys”, vamos, casi nada. Los de Florida cuentan con la ventaja del factor campo, pero los Celtics están más curtidos en los lances de estas alturas de temporada. Además, vienen de ser el único equipo que ha mantenido su casillero a cero en la serie inicial. Se deshicieron de los Knicks de Carmelo Anthony por la vía rápida, y con sus cuatro grandes nombres presentando unos grandes números. En el apartado anotador destacan Paul Pierce con 22,3 y Ray Allen con 22, y no se quedan cortos los otros dos, con un doble-doble de media: Rajon Rondo, 19 puntos y 12 asistencias; y Kevin Garnett, con 15,5 puntos y 11,3 rebotes. El quinto titular, Jermaine O’Neal, se encarga de poner los tapones -2,5 por partido-.

En lo que a Miami se refiere, siguen con su (bendito) problema de la excesiva dependencia de sus “Beach Boys”, dejando a Mike Bibby y a Zydrunas Ilgauskas casi como meros espectadores; algo que de nuevo quedó patente en la eliminatoria contra Philadelphia, que finalmente resolvieron por 4 a 2. Eso si, los números de los tres son espectaculares: LeBron James presenta 24,2 puntos, 10,6 rebotes y 6,2 asistencias; Dwayne Wade con 22,2 puntos, 8,4 rebotes, 5,2 asistencias, 1,4 robos y 2 tapones por partido; y Chris Bosh, que acabó la serie promediando 19,8 puntos y 9 rebotes. La presencia del resto del equipo es casi testimonial.

Hay argumentos de sobra para inclinar la balanza del favoritismo hacia uno u otro lado, pero lo que está fuera de toda duda es que esta eliminatoria será la que más estrellas contenga en la cancha. Y es que quien ponga el partido y vea aparecer a Wade, Rondo, Bosh, Allen, Pierce, LeBron, Garnett… podría acabar pensando que se ha equivocado y están repitiendo algún All-Star de los últimos años.

La eliminatoria estrella: los "Beach Boys" de Miami contra el "Big Three" de Boston

Boston Celtics, Los Angeles Lakers, Chicago Bulls, Miami Heat, Oklahoma City Thunder, Atlanta Hawks, Dallas Mavericks y Memphis Grizzlies. Ya sólo quedan ocho y para uno de ellos será el anillo. Se admiten apuestas.

Ha sido un verano muy movido para Rudy. Si al principio parecía segura la opción de un traspaso, la posibilidad se fue diluyendo tras las constantes negativas de los Blazers ante toda oferta entrante. A pocas horas del comienzo de la temporada, el balear sigue siendo jugador de Portland, habiendo destacado además en pretemporada. Parece que las aguas vuelven a su cauce, justo lo que Rudy necesita para brillar en la mejor liga del mundo.

Rudy Fernández en el concurso de mates ante la atenta mirada de Pau Gasol

Tras el segundo anillo de Pau, el constante crecimiento de Marc en Memphis y la importancia de Calderón en los Raptors, está claro que es la hora de Rudy Fernández. Toca olvidarse de las multas del verano, de los tejemanejes de su club y del ostracismo al que se ha visto sometido en frecuentes ocasiones por Nate McMillan. Se ha oído en diversos medios que Rudy se queja porque no juega los minutos suficientes, algo totalmente falso. Las únicas quejas de Rudy han ido enfocadas a su rol dentro del campo en los minutos que dispone, ya que su técnico le encarga encerrarse en una esquina a tirar triples. Y cualquiera que conozca un poco su juego sabe que la versatilidad a la hora de moverse por la cancha es una de sus mejores armas. Su fuerte es hacer dudar al defensa de si va a penetrar o se la va a jugar de tres, haciendo muy complicada su defensa. Condenado a una esquina, sus opciones se limitan muchísimo.

No es que Rudy tenga que demostrar nada, para algo fue el novato que más triples ha metido en su temporada de rookie -y no jugaba precisamente 40 minutos por partido-, además de ser el primer extranjero en participar en un concurso de mates (del que fue eliminado con una injusticia tremenda). Pero aún así, él sabe que puede ser titular en muchos equipos de la NBA, y por ello quiere resarcirse del fiasco del año pasado y volver a deslumbrar como hace dos años. Ya tuvo la mala suerte de acabar en el mismo equipo que Brandon Roy, uno de los mejores escoltas de la liga que aglutina muchos minutos. El propio Brandon lo sabe y siempre que puede le envía mensajes de ánimo en los medios, conocedor del grandísimo talento de Rudy, quien con algo más de confianza por parte de su entrenador podría convertirse en el complemento perfecto para Roy, o en el líder de la segunda unidad.

Ya ha demostrado con la selección que sabe echarse el equipo a la espalda en más de una ocasión, e incluso recuerdo cómo ganó un partido de Euroliga con un alley-oop con el reloj parado a menos de un segundo del final cuando militaba en el DKV (creo que fue ante el Pamesa). Y está haciendo una pretemporada de escándalo, con promedios de 11,7 puntos; 2,3 rebotes; 2,4 asistencias y 1,6 robos en 21, 4 minutos. Y sus porcentajes aún asustan más: 46,4% en tiros de campo; 52,5% en triples y 81,8% en tiros libres. Por el momento parece que todas las adversidades no han hecho otra cosa que despertar a la bestia. Rudy ha rectificado y ha dejado clara su postura: ganarse un sitio en la cancha. La pelota está en el tejado de McMillan.

La temporada 2010-2011 debe significar el resurgir de Rudy y su consagración en la NBA