Archivos de la categoría ‘NASCAR’

Así lo ha anunciado el diario Turun Sanomat. El piloto finlandés llegará en Junio a la competición americana en el equipo ICE1 Racing, en la misma temporada en la que disputa su segundo mundial de rallies a los mandos de un Citroen y poniendo dinero de su bolsillo. Todavía no se sabe que coche llevará, pero es lo de menos, ya que tanto Ford como Chevrolet o Toyota tienen coches de garantías para ganar carreras. Lo importante es el equipo, y si es serio seguro que dará guerra.

El finlandés Kimi Raikkonen, campeón de F1 en 2007, correrá la Nascar a partir de Junio

Que nadie se equivoque, la Nascar no será como los rallies para Kimi. Me explico, en los rallies hay dos equipos -Citroen Total World Rally Team y Ford Abu Dhabi World Rally Team- que aglutinan los coches con opciones reales, por lo que la lucha suele quedar reducida a cuatro hombres: Sebastian Loeb, Sebastien Ogier, Mikko Hirvonen y Jari-Matti Latvala; con la excepción de Petter Solberg que corre por su cuenta (pero también con Citroen). Con este panorama es difícil conseguir un buen asiento, y más todavía mantenerlo -que se lo digan a Dani Sordo-. Pero la Nascar es otro mundo, con al menos dos decenas de coches capaces de ganar, y con carreras que dan mil vueltas en las que todo puede cambiar en unos segundos.

Hay quien podría pensar que esta noticia disiparía los rumores que sitúan a Kimi de nuevo en la Fórmula 1 con Red Bull, en detrimento de Mark Webber; lo que le situaría como compañero de Sebastian Vettel y como rival de Fernando Alonso, pero que sobre todo cortaría de raíz las esperanzas de Jaime Alguersuari de hacerse con ese asiento. Pero nada más lejos de la realidad, ya que hay quien apunta que lo de la Nascar es sólo para “pasar el rato” a la espera de que quede libre algún asiento jugoso en el gran circo. Parece descabellado irse a Estados Unidos para competir sólo durante medio año, y más siendo un ganador como Ice Man, pero quien sabe lo que podría pasar si Red Bull le hace una oferta. No sabemos que pasar por la cabeza de Chris Horner, pero la marca de bebidas ya es su patrocinador en el WRC, lo que no hace sino aumentar las conjeturas.

Pero volviendo al tema, pese a que la noticia ha caído como un jarro de agua fría sobre muchos de sus fans en la F1, que sueñan con verle de nuevo encima de un monoplaza; la realidad es que se trata de una buena nueva, tanto para la Nascar como para el propio Kimi. Para el piloto porque se lo va a pasar como un auténtico enano, disfrutando de constantes adelantamientos y de la emoción que tienen las carreras. Además, volverá a reencontrarse con el que fuera su compañero en McLaren, el colombiano Juan Pablo Montoya, quien llegó en 2006 y que en 2009 consiguió ser el primer extranjero en clasificarse para la Caza. Seguro que en los circuitos ruteros de Infineon y Watkins Glen serán las ruedas a seguir -por supuesto sin olvidar al especialista Jeff Gordon-; y quien sabe si podrá convertirse en el primer europeo en meterse en la Caza. Calidad le sobra.

El colombiano Juan Pablo Montoya es el ejemplo más reciente del paso de la F1 a la Nascar

Pero sobre todo es una gran noticia para la Nascar. La presencia de Kimi ayudará al campeonato americano a incrementar de forma notable su difusión en Europa, tras el fugaz paso del sueco Mattias Ekstrom, doble campeón del DTM en 2004 y 2007. Si el sueco ya consiguió arrastrar un buen puñado de espectadores, deseosos de ver la progresión de un europeo en la Nascar, la presencia de Kimi multiplicará dicho interés de forma exponencial, dada la gran cantidad de seguidores que arrastra allá por donde va.

En definitiva, es una gran noticia en diversos sentidos. Pero para todos aquellos que seguimos la Nascar, ver el nombre de Kimi Raikkonen entre los Jimmie Johnson, Kevin Harvick, Denny Hamlin, Kyle Busch, Carl Edwards, Kasey Kahne, Jamie McMurray, Kurt Busch o los ya mencionados Gordon y Montoya, va a ser un auténtico privilegio, un gran ingrediente más que se suma a un menú ya de por si más que apetecible. Han aumentado considerablemente las ganas de que llegue Junio, y este año no es sólo por el verano.

Si hace cosa de un mes hablábamos de que Jimmie iba enfilado a por su quinto título consecutivo, ahora las cosas han cambiado mucho. Justo desde entonces Denny Hamlin ha enlazado un puñado de grandes resultados, lo que unido a una serie de discretas actuaciones de Jimmie le llevaron a perder el liderato en favor de Hamlin, tras la victoria de éste en Texas hace dos semanas. Sin ir más lejos, hace una semana Hamlin lideraba durante cientos de vueltas mientras Jimmie ni tan siquiera hacía su aparición por los lugares de honor. Durante horas Denny tenía el título al alcance de la mano.

Pero la NASCAR es caprichosa, y Phoenix acabó convirtiéndose en una buena prueba de ello. Un sencillo accidente de Travis Kvapil provocó una caution de infarto, donde tanto Hamlin como Johnson decidieron no entrar al pit lane. Si lo hizo Kevin Harvick, que necesitaba una estrategia diferente y la probó. En principio no le salió bien pero aún mantiene sus opciones matemáticas, si bien necesita una carambola para lograr el título. Tras la resalida, Carl Edwards se escapaba hacia su primera victoria en dos años, que le coloca 4º en la general pero ya sin opciones. Hamlin se quedaba detrás manteniéndose bastante tranquilo en segunda posición, pero a falta de poco más de 10 vueltas le mandaron parar para echar un “splash” de gasolina que le permitiese llegar a meta. Jimmie optó por conservar el fuel y no entrar, y aunque perdió un par de posiciones consiguió acabar por delante de Denny.

 

Denny Hamlin y Jimmie Johnson se disputarán este domingo en Miami el título de la NASCAR 2010

 

Al final la victoria fue para Edwards, seguido de Ryan Newman y Joey Logano, dos pilotos que están fuera de la Caza. Cuarto fue Greg Biffle, e inmediatamente después entraron Johnson (5º) y Harvick (6º). Al final Hamlin sólo pudo ser duodécimo, aunque maquilló el resultado al llevarse los 10 puntos del bonus por ser el piloto que más vueltas se mantuvo en cabeza. Aún así la sensación era que se había perdido una gran oportunidad, y aunque todavía hay opciones, haber sido segundo hubiese supuesto un golpe considerable a la general. Pero hasta que no ves la bandera a cuadros puede pasar cualquier cosa.

Pero aunque para Denny no fue un buen final de carrera, si lo fue para el espectador neutral, ya que nos va a permitir vivir una carrera apasionante (a las 00:30 en falso directo en Teledeporte) este domingo en Homstead, Miami. Medio mundo se comerá las uñas delante del televisor haciendo sus cálculos y estableciendo hipótesis sobre posiciones y bonus. Hamlin llega con 15 puntos sobre Johnson, y con 46 sobre Kevin Harvick, así que la lucha entre los dos primeros será apoteósica, porque en la NASCAR quince puntos no son nada. Dos o tres puestos a lo sumo en las posiciones de cabeza.

 

Denny Hamlin tiene en sus manos evitar el quinto título consecutivo de Jimmie Johnson

 

Por ello los bonus pueden ser determinantes, y no sólo los que quedan por repartir en Miami. Si al final Hamlin se hace con el título por menos de 10 puntos, Jimmie Johnson y Chad Knaus acabarán tirándose de los pelos, acordándose de que sólo han sumado 10 puntos de bonus en las cuatro últimas carreras, por los 25 que ha sumado Hamlin. Puede parecer un dato sin más, pero alcanza gran significación en el contexto de toda la Caza, y permite ver la distinta evolución que han sufrido ambos candidatos a lo largo de la misma. Mientras Hamlin no fue capaz de sumar ni un solo punto de bonificación en las cuatro primeras carreras, Johnson sumaba 15. Desde entonces Hamlin siempre los ha sumado de cinco en cinco, hasta que el domingo pasado se apuntó los diez. Por su parte, Jimmie ha hecho dos ceros en seis carreras. Ambos han sumado 30 puntos de bonus durante toda la Caza, pero se los han repartido de forma muy diferente.

Y esto es algo que no sólo puede explicarse por la gran mejoría de Hamlin, que se ha impuesto en dos de las últimas cuatro carreras. También tiene gran parte de culpa el bajón que ha expermientado el tetracampeón, lo que no ha hecho sino aumentar los rumores de ruptura con su jefe Chad Knaus, esa dualidad perfecta que ha dominado con mano de hierro las cuatro últimas ediciones de la NASCAR. Y es que si te estás jugando un título, no puedes dejar pasar la ocasión de dar una vuelta en cabeza y sumar cinco puntos; pero sobre todo no puedes protagonizar el bochornoso espectáculo de mandar a los mecánicos de Jeff Gordon a realizar el pit-stop de Jimmie Johnson. Cierto es que no habían estado precisamente brillantes en los últimos repostajes, pero esos son los típicos trapos que han de lavarse en casa. Y no en el óvalo a falta de tres carreras para el final del campeonato.

 

El matrimonio más avenido de la NASCAR (Chad Knaus y Jimmie Johnson) no pasa por su mejor momento

 

Con lo revueltas que están las aguas, parece casi increible que Johnson mantenga vivas sus opciones llegada la última carrera. Pero Jimmie es Jimmie, e incluso en sus peores momentos es capaz de minimizar las pérdidas y mantenerse siempre en el top 10. Aún así lleva ya siete carreras sin ganar (desde la segunda de la Caza), y si no gana la que queda va a tener difícil revalidar su cetro. Si al final logra imponerse, probablemente las aguas volverán a su cauce, y en unos meses ya nadie se acordaría de que las cosas no iban bien en el seno del Hendrick Motorsports; pero si al final es Hamlin el vencedor, quien sabe si en 2011 Johnson y Knaus seguirán juntos. El domingo sacaremos unas cuantas pistas.

Para bien o para mal, el domingo caerá el telón de la temporada, con 13 pilotos distintos venciendo al menos en una carrera. Nueve de ellos entraron en la Caza: Denny Hamlin con 8 victorias, Jimmie Johnson con 6, Kevin Harvick y Kyle Busch con 3, Clint Bowyer, Tony Stewart, Greg Biffle y Kurt Busch con 2, y Carl Edwards con 1. Ni Matt Kenseth, ni Jeff Gordon ni Jeff Burton han estrenado su casillero este año. Y en cuanto a los pilotos que no consiguieron llegar a la Caza, se encuentran Jamie McMurray (el gran ausente) con 3, y Ryan Newman, Juan Pablo Montoya y David Reutimann con 1 cada uno. Tampoco ha conseguido ganar Mark Martin, todavía actual subcampeón y actual decimotercero de la general, es decir, el primero de la Caza. En cuanto a las poles, McMurray es el que más ha sumado con 4, por delante de Carl Edwards, Juan Pablo Montoya y Kasey Kahne con 3. Hamlin y Johnson, entre otros, han sumado dos. Hay incluso otros datos interesantes como la mejor posición media, que corresponde a Jeff Gordon, y el mayor número de vueltas lideradas en toda la temporada, donde el primero es Kyle Busch.

35 carreras dan muchísimos datos que se prestan a innumerables análisis, pero este domingo ninguno valdrá de nada. Jimmie Johnson intentará retener su título y Denny Hamlin intentará ponerle contra las cuerdas, mientras que Kevin Harvick estará expectante por si al final ocurre el milagro (más difícil lo tenía Sebastian Vettel hace una semana, y la NASCAR es muchísimo menos previsible).

El domingo se disputó la trigésimo primera carrera del calendario de la Copa Sprint de la NASCAR, la quinta de la Caza, que llega a su ecuador con una nueva reducción del número de candidatos. Para los no entendidos, en la competición americana, la fase regular termina tras la 26ª carrera, y los 12 primeros clasificados en la general entran en la Caza. Se les otorgan 5000 puntos a todos, más 10 por cada victoria que hayan logrado en la temporada. Así la lucha por el título se reduce a 12 nombres en una lucha sin cuartel en 10 carreras de infarto.

Mucha gente opina que son 43 yankis girando a la izquierda. Eso pensábamos todos los que ahora procuramos no perdernos ni una sola de las retransmisiones de Teledeporte. Y la verdad es que si fuera tan fácil no acabarían siempre los mismos arriba. Y Jimmie Johnson no llevaría cuatro títulos consecutivos. Será que es algo mejor que todos los demás. Está a cinco carreras del quinto, lo que le llevaría a superar a Jeff Gordon, el otro gran dominador de la era moderna de la NASCAR.

 

Jimmie Johnson (48) y Jeff Gordon (24), los dos grandes nombres de la NASCAR actual

 

Todos los años la temporada regular trae varios nombres que suenan como un posible relevo para el piloto de San Diego, pero al final acaba siempre imponiéndose. Como decía el domingo Carlos Castellá, “al final algunos se sorprenden de que gane siempre, pero es el único piloto que está arriba de forma constante, y además ganando carreras”. Y así es, al menos en los últimos cuatro años, en los que todos los aspirantes iban fallando en una carrera u otra de la Caza. Y este finde no ha sido ninguna excepción.

Si eran cinco los pilotos que llegaban con opciones a la cita de Charlotte, Jeff Gordon (23º) y Tony Stewart (21º), dijeron prácticamente adiós a sus opciones de títulos, dejándolo ya en cosa de tres. La carrera la ganó Jamie McMurray, probablemente el gran ausente de la Caza tras vencer en pruebas tan míticas como Daytona e Indianápolis, pero al que la falta de regularidad le ha privado de estar arriba. Segundo entró Kyle Busch, que hace una semana se quedó casi sin opciones, y completó el podium Jimmie Johnson, que controló a Denny Hamlin, que no pudo pasar de la 4ª plaza, y se consolida como segundo de la general. Tercero queda Kevin Harvick, que consiguió minimizar los daños remontando hasta la octava posición. Hamlin y Harvick, las grandes irrupciones de los últimos años en la Sprint Cup, son ahora los únicos que pueden evitar que Johnson enlaze su quinto título. Así está la tabla a falta de cinco pruebas:

CHASE FOR THE SPRINT CUP 1) Jimmie Johnson 5843 2) Denny Hamlin 5802 -41 3) Kevin Harvick 5766 -77 4) Jeff Gordon 5687 -156 5) Kyle Busch 5666 -177 6) Tony Stewart 5666 -177 7) Carl Edwards 5643 -200 8) Greg Biffle 5618 -225 9) Kurt Busch 5606 -237 10) Jeff Burton 5604 -239 11) Matt Kenseth 5587 -256 12) Clint Bowyer 5543 -300

La realidad es que 41 puntos no son nada, lo difícil es sacárselos a Jimmie Johnson. Y si al final el 48 se vuelve a imponer, el año que viene volveremos a tener un buen puñado de candidatos, y justo dentro de un año estaremos hablando que el título volverá a ser cosa de 2 o 3, y probablemente uno de ellos volverá a ser Jimmie.

 

Jimmie Johnson está a punto de hacer historia con su 5º título consecutivo