Archivos de la categoría ‘Fórmula 1’

El rojo Ferrari seguirá siendo el color de Fernando Alonso hasta 2016

Era un secreto a voces y ayer se hizo oficial. El bicampeón español terminará su carrera en la F1 con Ferrari tras consumar su renovación hasta el año 2016. Y de la misma forma que el asturiano ha renovado su contrato, también parece haber renovado sus esperanzas para esta temporada; donde hasta ahora los Red Bull -y sobre todo Vettel- apenas han dado síntomas de debilidad, consiguiendo tres victorias y un segundo puesto en las cuatro carreras disputadas. Parecen intratables, pero Alonso tiene motivos para el optimismo. El Ferrari cada vez va mejor y Montmeló podría ser el punto de inflexión para el resto del año.

Tras ser cuarto en la cita inaugural de Australia, por detrás de Vettel, Hamilton y Petrov; en Sepang tuvo que conformarse con la sexta posición tras tocarse con Hamilton cuando iba directo a por la segunda plaza. Aquel día el podium lo conformaron Vettel, Button y Heidfeld. Shanghai tampoco fue bien, con un séptimo puesto que hizo saltar las alarmas en la escudería de Maranello, mientras Hamilton se imponía a Vettel y Webber y rompía el pleno del alemán.

Con tal escaso bagaje se presentaba Alonso en Turquía, que era el circuito encargado de dar el pistoletazo de salida a la gira europea del Gran Circo. Y en Turquía llegó el primer podium de Alonso, que consiguió acabar tercero por detrás de los Red Bull. Pero no fue sólo eso, la mejor noticia para el asturiano fue comprobar como su ritmo de carrera está muy cerca de los pilotos de la marca austriaca. Sólo falta igualar las prestaciones los sábados, donde Vettel lleva un póker de poles incontestable.

Cuatro poles, tres victorias y un segundo son el asombroso bagaje de Sebastian Vettel en las cuatro primeras pruebas

Sin embargo, en carrera las distancias no han sido tan evidentes. Sólo Vettel ha conseguido subirse al cajón en las cuatro primeras carreras del año. Hamilton y Webber lo han hecho dos veces, mientras que Petrov, Button, Heidfeld y Alonso ya lo han hecho en una ocasión. Si atendemos a las marcas, Red Bull ha hecho seis podios -de ocho posibles-, McLaren tres, Renault dos y Alonso sólo uno. En resumen, sólo cuatro equipos han logrado acabar carreras en los puestos de honor. Se esperaba también a Mercedes tras su buena pretemporada, pero ni Rosberg ni Schumi han tenido suerte hasta ahora.

Y aquí están precisamente las buenas noticias para Alonso. A diferencia del año pasado, donde no podía luchar contra ninguno de los Red Bull ni de los McLaren; esta temporada sólo Vettel ha conseguido escaparse en la clasificación, donde la lucha por el segundo puesto está igualadísima:

Viendo la tabla se pueden deducir dos cosas: Con la obvia excepción de Red Bull, sólo McLaren ha conseguido cierta regularidad en las cuatro primeras carreras -en las tres primeras algún monoplaza subió al podio-. Y por otro lado, Alonso es el único que logra seguir el ritmo de las dos escuderías dominantes. A Massa cada vez se le espera menos, y todo hace indicar que su lucha será de nuevo por el sexto puesto en la general. Sus rivales serán los Renault y Rosberg, que de nuevo le está mojando constantemente la oreja a Schumi. El “Kaiser” de momento es undécimo con seis puntos y con el octavo puesto en Shanghai como mejor resultado. Él sigue insistiendo en que no se arrepiente de haber vuelto, pero lo cierto es que da bastante lástima ver a todo un campeón dar vueltas sin pena ni gloria en el medio del pelotón mientras su compañero de equipo ronda los puestos de podium. El otro español del Gran Circo, el catalán Jaime Alguersuari, todavía no ha conseguido puntuar tras tener serios problemas de degradación de neumáticos. Jaime espera cambiar la tendencia en casa.

No obstante, aunque ya puede verse por donde van los tiros; la temporada es muy larga y todo puede dar muchas vueltas. Hasta ahora Alonso ha tenido que dedicarse a minimizar las pérdidas con los de delante, pero eso es algo que puede cambiar. Las nuevas mejoras que estrenará en Catalunya y la motivación de saberse el auténtico líder de la marca más mítica de la F1 pueden darle a Fernando las décimas que le faltan para ganar carreras. Lo que (casi) nadie duda es que algún día el asturiano conseguirá su tercer título a los mandos de un Ferrari. Si no es este año todavía tendrá otros cinco para intentarlo. Lo único que no se sabe es quien estará al otro lado del box en las temporadas sucesivas, ya que los días de Massa parecen estar contados en la Scuderia. En Maranello se barajan dos candidatos:

El polaco Robert Kubica y el alemán Nico Rosberg son los preferidos por Ferrari para sustituir a Felipe Massa

El alemán Nico Rosberg y el polaco Robert Kubica son los nombres que suenan con más fuerza para suceder al brasileño como compañero de Alonso. No cabe duda de que son los dos mejores pilotos más allá de Red Bull, McLaren y Ferrari; pero de aquí a 2016 pueden cambiar muchísimas cosas. Pero una no cambiará: Alonso vestirá de rojo, de rojo Ferrari.

Anuncios

Por fin se acabó el monólogo inicial de Vettel en este 2011. Han hecho falta tres carreras completas para que el alemán no fuese primero, aunque lo ha vuelto a ser durante muchas vueltas. Tras una mala salida, los repostajes le devolvieron al liderato. Pero al final Hamilton, con estrategia de tres paradas -por dos de Vettel- llegaba con los neumáticos en mucho mejor estado a los giros finales, algo que este año puede resultar decisivo. Y además, ha ganado con adelantamiento final en pista, algo casi impensable hasta el año pasado en este deporte. Al final Vettel ha sido segundo, pero Lewis ha conseguido frenar la hemorragia de puntos que estaba abriendo Seb irremisiblemente en la general.

Vettel ha empezado magistralmente la defensa del título: 2 victorias y un segundo

Y es que parece que -por fin-, las nuevas reglas han conseguido el objetivo buscado a lo largo de las últimas temporadas: aumentar la espectacularidad de una disciplina, que si bien no había perdido un ápice de glamour ni de relevancia, si había caído en una peligrosa monotonía que hacía casi más importante la calificación que la propia carrera. Por fin hay lucha, constantes cambios de posición, tanto en boxes como en pista; y esto redunda sobre todo en beneficio del espectador. La vuelta del KERS; pero sobre todo, la presencia del DRS en la recta larga, han conseguido que haya más adelantamientos en una sola carrera de este 2011 que en toda la temporada 2010; y lo mejor de todo, ya no es necesaria la lluvia para ver carreras apasionantes. Los nuevos sistemas de adelantamiento y el desgaste de los Pirelli, -que han hecho aumentar exponencialmente la importancia de la estrategia-; se han encargado de que podamos disfrutar incluso de las carreras en seco.

Pero hay algo que no ha cambiado: Red Bull y McLaren están por delante del resto. Y sobre todo en calificación, donde Lotus Renault, Ferrari y Mercedes están muy lejos de los cuatro monoplazas de cabeza. Si bien en carrera las cosas se igualaron un poco más en las dos citas iniciales, donde sobre todo Alonso consiguió unos cronos parecidos a ellos; en esta tercera el Ferrari no ha ido en ningún punto de la prueba. Perdió la posición con Massa en la salida, y en el primer repostaje ya se le puso imposible el podium, tras tener que parar una vuelta más tarde que el brasileño y encontrarse con todo el tráfico del medio del pelotón, donde pasó una infinidad de vueltas a rueda que le han ralentizado más todavía, amén de castigar severamente sus neumáticos y llegar a la bandera a cuadros prácticamente en las llantas, defendiendo una pobre pero meritoria séptima plaza de los ataques de Schumacher.

Pero mientras Alonso comanda la lucha por el quinto puesto, Vettel se va escapando de su terceto de perseguidores. Llegaba a Shanghai con 50 puntos tras vencer en las dor primeras carreras, y con una ventaja más que cómoda tras el enésimo error de Hamilton, a quien le pudo el orgullo cuando se vio adelantado por un Alonso intratable con un coche inferior; cambió de dirección en numerosas ocasiones y provocó la colisión con el asturiano, que le acabaría relegando a la octava posición, permitiendo así que Vettel cogiese 26 puntos sobre Button, que se aupaba a la segunda plaza. Pero el británico, capaz también de lo mejor, se ha resarcido del error en la pista malaya rebasando al alemán para hacerse con la primera victoria de la temporada, y recortar ligeramente la diferencia con el piloto de Red Bull, que había puesto la directa.

Tras el fiasco de Malasia, Hamilton ha conseguido cortar la racha de Vettel tras vencerle en Shanghai

No obstante, Vettel sigue firme en la clasificación con 68 puntos; y 21 de ventaja sobre el propio Hamilton. Les siguen Button y Webber y en quinta posición aparece Alonso, aunque se le ha acercado su compañero Massa. Petrov y Heidfeld son séptimo y octavo, confirmando a Lotus Renault como la otra alternativa. No en vano llevan ya dos podiums con dos terceros puestos; el del ruso en la cita inaugural de Australia, y el del alemán en Malasia. En China no han estado al mismo nivel, pero se les espera fuertes a lo largo del campeonato. Y en el paddock hay mucha curiosidad por ver hasta donde puede llevar el polaco Robert Kubica este coche cuando se recupere.

El resto de pilotos que han conseguido puntuar en las tres primeras carreras son los Mercedes de Rosberg (10 puntos) y Schumacher (6); Kobayashi con su Sauber lleva 7, mientras que su compañero, el debutante mexicano Sergio Pérez consiguió acabar en los puntos en la primera cita tras dar una lección de conservación de neumáticos, pero fue excluido tras el final de la prueba -igual que Kobayashi- porque sus alerones traseros no fueron considerados reglamentarios por los comisarios.

El único debutante que ha conseguido puntuar ha sido el británico de Force India Paul Di Resta, que aparece con 2 puntos en la general; los mismos con los que cuenta su compañero Adrian Sutil. Finalmente, el suizo Buemi consiguió cuatro puntos en Australia con su Toro Rosso, mientras que Alguersuari todavía no ha conseguido puntuar, pese a la buena temporada que está cuajando. Hoy salía séptimo en parrilla tras volver a doblegar a Buemi en la calificación, pero tras un fallo en la primera parada perdió una rueda y tuvo que abandonar a las primeras de cambio.

Jaime Alguersuari y Fernando Alonso no han tenido el inicio de 2011 deseado

Está claro que la temporada no ha empezado de la forma ideal para los nuestros, pero tanto Fernando como Jaime son conscientes de lo larga que es la temporada, y que la F1 puede dar muchas vueltas. Y más este año. Quedan 16 grandes premios -la friolera de 400 puntos en juego-, por lo que la capacidad de reacción es grande. Dentro de tres semanas la cuarta entrega, el 8 de Mayo en Turquía. El Gran Circo llega a Europa.

Hasta entonces, Vettel y Red Bull seguirán en lo alto de las clasificaciones:

Ya está aquí la nueva temporada de la Fórmula 1, los equipos se han presentado, se han ido rellenando los huecos que había libres en los monoplazas y los entrenamientos se hacen más intensivos de cara a la cita inaugural de Australia el 27 de Marzo. Este fin de semana debería haber empezado en Bahrein, pero tras su suspensión queda la cita australiana como prueba de toque. Con la ausencia del polaco Robert Kubica, operado con éxito de las múltiples lesiones que se produjo tras su accidente en un rally, 24 pilotos se encuentran esperando a que el semáforo se ponga en verde el próximo domingo en Albert Park. Los pilotos que empezarán la temporada son los siguientes:

La gran ausencia española es Pedro De La Rosa, que ha vuelto al equipo McLaren como probador, para tratar de ayudar a las balas de plata a ponerse al nivel de Red Bull, Ferrari, y quien sabe si la propia Mercedes. A priori estamos ante uno de los mundiales más abiertos de la historia, al igual que el anterior, donde Vettel se acabó imponiendo en la general tras llegar en tercera posición de la misma a la cita final de Abu Dhabi. Afortunadamente este trazado no será este año última prueba del mundial, ya que es uno de los más aburridos y que pone casi imposible adelantar a los pilotos. Si este año se repite la igualdad hasta el final del campeonato, será Brasil quien dictará sentencia.

Los actores principales serán los mismos, salvo sorpresas mayúsculas. En las apuestas aparecen Vettel y Alonso como los máximos favoritos, pero sería una insensatez olvidarse de Schumacher. Y tampoco sería justo no acordarse de Webber, Hamilton, Button o incluso Rosberg, como outsiders principales. En este grupo debería estar Kubica, pero no sabemos cuanto se perderá, y lo importante es que vuelva a ser el de antes al volante. En definitiva, un compendio de grandísimos pilotos contra los que Alonso deberá luchar con el cuchillo entre los dientes si quiere hacerse con su tercer campeonato de Fórmula 1.

Para ello Ferrari ha creado un nuevo monoplaza, que de momento ha acaparado portadas por sus cambios de nombre. La idea inicial era “Ferrari F150”, siguiendo el modelo de años anteriores, pero un problema de patentes les obligo a escoger otro nombre. El elegido fue “Ferrari F150th Italia”, para finalmente acabar sustituyendo la partícula anglosajona “-th” por el ordinal estándar, quedando como F150º. Pero tecnicismos en la nomenclatura aparte, Alonso tiene una máquina preparada para la batalla, por lo que las probabilidades de éxito final son grandes.

Fernando Alonso en la presentación del Ferrari F150º Italia, el monoplaza que llevará este 2011

Hasta Australia no sabremos donde está cada uno“. Lo dijo Alonso y lo han venido reiterando prácticamente todos los pilotos a lo largo de las últimas semanas. Y es una verdad, pero una verdad a medias. Por ejemplo, sabemos que ni Virgin ni Hispania van a subir al podium en la primera carrera, y que probablemente no lo hagan en todo el campeonato. De primeras parece que Red Bull y la propia Ferrari van a ser los coches a seguir, pero a partir de ahí se abre un amplio abanico de aspirantes comandados por Mercedes y McLaren, pero mirando muy de reojo a los Lotus Renault, Force India, Williams, Sauber o Toro Rosso. Las restricciones que se han venido produciendo en los últimos años nos llevan hacia una mayor igualdad, y no sería descabellado ver en algún gran premio a una decena de coches o más dentro del mismo segundo.

En ese grupo de pilotos que luchan asiduamente por los puntos es por donde debería moverse Jaime Alguersuari, en el año en el que debe dar un paso adelante para ganarse el puesto que presumiblemente dejará libre Mark Webber en Red Bull, ya sea en 2012 o en 2013. El año pasado ya le mojó la oreja de forma constante a su compañero Sebastien Buemi, pese a que el suizo lleva bastante más tiempo en la Fórmula 1 a los mandos del Toro Rosso. Si consigue puntuar de forma continua, ganará enteros para ser el compañero de Vettel, que acaba de renovar con la marca austriaca, poniendo fin a los rumores que le situaban en Ferrari como compañero de Alonso a partir del año que viene; pero como Jaime siga con su tremenda evolución, al final puede acabar con un español en el box de al lado. Y dado que soñar es gratis, quién sabe si en dos o tres años no veremos a Jaime y a Fernando jugándose el mundial.

Jaime Alguersuari tratará de continuar su gran evolución con un asiento de Red Bull como meta

Y es que aunque Jaime todavía no ha cumplido 21, ya lleva una temporada completa y parte de otra, lo que le convierten en el joven con más experiencia de la parrilla; más si tenemos en cuenta la edad de los novatos que arriban esta temporada al Gran Circo. Las cuatro llegadas son Pastor Maldonado (26 años), Paul Di Resta (24), Sergio Pérez (21) y Jérome D’Ambrosio (25), por lo que sólo el mexicano es de la quinta del catalán. Los demás son varios años más mayores y todavía no han debutado en la Fórmula 1, aunque vienen con un buen curriculum.

El venezolano Pastor Maldonado llegó a la GP tras ser 3º en las World Series Renault en 2006, y el año pasado se hizo con el título, lo que le llevó a sustituir a Nico Hulkenberg en Williams, en la que para muchos será la gran ausencia el año que viene, ya que finalmente el prometedor alemán se quedó sin asiento y tendrá que conformarse con ganar experiencia como probador. Por su parte, el escocés Paul Di Resta llegó a la DTM tras ganar la F3 Euroseries en 2006, y en éste campeonato ha sido 5º, 2º, 3º y finalmente campeón en sus cuatro temporadas en una de las categorías mejor consideradas del automovilismo mundial.

El joven mexicano Sergio Pérez se convirtió en el piloto más joven en ganar la F3 Británica, tras hacerlo en 2007 con tan solo 17 años. Tras pasar por la GP2 Asia, llegó a la GP2 donde se proclamó subcampeón tras Maldonado. Finalmente, el belga Jérome D’Ambrosio cuenta entre sus mayores éxitos la victoria en la Fórmula Renault 1.6 belga en 2003, y en la International Fórmula Master en 2007. Recientemente fue segundo en la GP2 Asia, donde había sido compañero de Kamui Kobayashi. El año pasado compitió en la GP2, finalizando noveno en la general.

Las caras nuevas de la Fórmula 1: Pastor Maldonado (Williams), Paul Di Resta (Force India), Sergio Pérez (Sauber) y Jérome D'Ambrosio (Virgin)

La cuenta atrás ya ha comenzado y pronto se empezarán a disipar algunas dudas. Lo que será seguro es que España seguirá estando bien representada con Alonso y Alguersuari, siendo el tercer país más representado tras Alemania, que contará con cinco pilotos (Vettel, Schumacher, Rosberg, Sutil y Glock) más Heidfeld como sustituto; y Gran Bretaña con tres (Hamilton, Button y Di Resta). Además de España, también cuentan con dos pilotos Brasil (Massa y Barrichello) e Italia (Trulli y Liuzzi). Será uno de los mundiales más globalizados de la historia, con quince países representados. Además de los cinco ya mencionados, contarán con un piloto Australia (Webber), Polonia (Kubica), Rusia (Petrov), Venezuela (Maldonado), Japón (Kobayashi), México (Pérez), Suiza (Buemi), Finlandia (Kovalainen), India (Karthikeyan) y Bélgica (D’Ambrosio).

La primera cita: Albert Park, Australia; del 25 al 27 de Marzo. Ya queda menos de comerse las uñas.

Llegamos a Abu Dhabi en uno de los mundiales más apretados de la historia, con cuatro pilotos con posibilidades matemáticas de resultar campeones. Casi imposible lo tiene Lewis Hamilton, que necesita prácticamente un milagro para hacerse con su segundo título. Ya ganó el primero con uno en forma de adelantamiento en la última curva a Timo Glock -cuyo nombre de pila no hizo más que aumentar las suspicacias-, pero no parece probable que vaya a producirse de nuevo.  Tercero llega Sebastian Vettel, el gran favorito en los albores de la temporada, pero también necesita una carambola si quiere poner su nombre entre los campeones de la Fórmula 1. Le separan 15 puntos de Alonso y tiene también por delante a su compañero de equipo. Por contra, ha hecho la pole y ha metido a Hamilton segundo, con lo que todavía tiene ciertos motivos para soñar.

Y llegan los dos grandes candidatos: Fernando Alonso y Mark Webber; si bien éste último ha perdido peso en las apuestas tras no conseguir pasar de la quinta plaza en la clasificación. Necesita ganar y que Alonso no sea segundo, y si no gana necesitará una carambola mucho mayor. A su favor está la regularidad demostrada durante toda la temporada y llevar un Red Bull al volante. Pero en su contra está tener que jugarse los cuartos contra el Ferrari de Alonso, que una vez más ha demostrado ser el piloto más fiable de la parrilla. La primera mitad de campeonato su coche era poco menos que una vergüenza, dado el historial de la escudería de Maranello, mucho más propicio a fabricar coches campeones. Fernando no se desesperó, luchó cada carrera la guerra que le tocaba como mejor pudo y ese trabajo dio sus frutos en la segunda mitad de temporada, con un coche ya más competitivo sólo superado por el McLaren y sobre todo por los Red Bull. Empezó a ganar carreras y a frecuentar el podium con la consistencia que le caracteriza cuando tiene un buen volante. Ahora todo es favorable.

 

Vettel, Alonso, Hamilton y Webber: Uno de ellos se proclamará campeón en Abu Dhabi dentro de unas horas

 

Pero cantar victoria sería completamente absurdo. Lo positivo es que Alonso no necesita atacar a nadie, le basta con defenderse, primero de Button, que tras quedarse sin opciones en Brasil sale cuarto, pero sobre todo de Mark Webber, que sólo pudo ser quinto. Han sido los cinco nombres de este mundial, junto quizás a Robert Kubica, dado que Felipe Massa todavía no ha aparecido. Se le lleva esperando toda la temporada, pero sobre todo hace una semana en Interlagos, pero ni en su casa fue capaz de asomarse a los puestos de cabeza. De nuevo parece que Alonso estará sólo ante el peligro.

Porque que nadie se engañe, si algún equipo necesita órdenes de equipo, habrá órdenes de equipo; por mucho que estén ridículamente prohibidas. La F1 es un deporte de equipo, y el discurso de Red Bull afirmando que prefieren ser subcampeones antes que dar una sola orden ya no se lo cree nadie. Y es que es lo que dicta la lógica, por mucho que vaya en contra de los intereses españoles. Si la carrera acabase con Vettel, Webber y Alonso en el podium, sería probablemente el bochorno más estrepitoso realizado por un equipo a lo largo de la historia de los monoplazas (sólo superable en el caso de que los tres mencionados en ese supuesto podium quedasen fuera de carrera y acabase ganando Button por delante de Hamilton).

 

Alonso buscará su primer título con Ferrari ante la oposición de los Red Bull y McLaren

 

Mañana a las cuatro de la tarde ya sabremos quien es el ganador, esperando que Alonso culmine una temporada inmejorable y agrande todavía más su éxito en la categoría más prestigiosa que existe sobre cuatro ruedas, lo que se sumaría a los tres títulos logrados en dos ruedas en la mejor temporada del motor español. Y si al final no puede conseguirlo no tendrá absolutamente nada que reprocharse, ya que los números evidencian que ha sido el mejor del año (nadie ha sacado tanta diferencia a su compañero de equipo).

Finalmente, en otro orden de cosas, Abu Dhabi supondrá el cierre de la primera temporada completa de Jaime Alguersuari en la Fórmula 1, en la que ha dado grandes sensaciones, haciendo muy buenas carreras y superando en numerosas ocasiones a su compañero Sebastien Buemi y apareciendo de forma constante cerca de la zona de puntos, con un coche que ha sido claramente el peor del pelotón, superando sólo a los novatos, donde Lotus se ha impuesto a Hispania y Virgin. Jaime sigue su aprendizaje y lo hace a pasos agigantados, postulándose cada vez como una opción más seria a ser el segundo español en lograr el título.

 

Jaime Alguersuari ha dejado una gran imagen en su primera temporada completa en la F1 a los mandos del Toro Rosso

 

Hoy se ha conocido una noticia que ya sospechaba: Renault tiene un pie fuera de la Fórmula 1. La crisis económica mundial no perdona ni a los más ricos, y por supuesto el gran circo no es la excepción. Si ya tuvo que dejarlo una gran marca como Toyota, ahora está a punto de perder a uno de sus grandes payasos (sin acritud, exigencias de la metáfora). Hace más de 100 años ya compitió en las carreras de la época, y desde los 70 siempre ha estado presente, ya que cuando no ha tenido equipo propio ha provisto de motores a otros.

La versión conocida apunta a que uno de los principales motivos es la pérdida de patrocinadores importantes tras el escándalo de Singapur 2008, que acabó con la inhabilitación oficial de Flavio Briatore y la oficiosa de Nelsinho Piquet. Lo cierto es que da verdadera lástima pensar que una estupidez de un día acabé con 40 años de historia. Está claro que no estamos hablando de los gallos del corral actual, como podrían ser Ferrari o McLaren, pero ningún otro equipo -salvo tal vez Williams- se asocia tan fácil a la Fórmula 1 de los últimos tiempos. Y como no, los dos mundiales de Fernando Alonso, ese asturiano que llevó a la marca francesa a las cotas más altas de su historia. Recuerdo con una sonrisa como España se llenaba de polos azules, cuando pocos años antes casi nadie sabía quienes eran Pedro De La Rosa o Marc Gené. Renault y Alonso se engrandecieron mutuamente.

Renault consiguió sus dos únicos títulos en la F1 de la mano de Alonso (2005 y 2006)

 

Pero evidentemente Renault ha sido mucho más que Alonso. Ya Alain Prost, en el que sería el último de sus tres años en la escudería (1983), se quedó a un paso del campeonato y acabó en segunda posición. Ese año también fueron segundos en el mundial de constructores, tras ser terceros las dos ediciones anteriores. Fueron los mejores años de la primera etapa en la Fórmula 1, que transcurrió desde 1977 hasta 1985. De ahí se pasó a la producción de motores, que propulsaron a las victorias de Nigel Mansell, Alain Prost, Michael Schumacher, Damon Hill y Jacques Villenueve.

El retorno definitivo se produjo en 2002, con Jarno Trulli y Jenson Button a los mandos, aunque el inglés sería sustituido al año siguiente por Alonso, quien convivió con Trulli durante casi dos temporadas (la segunda la finalizó con Villenueve como compañero). 2005 y 2006 son los grandes años, con los dos títulos del español y los dos de constructores, con Giancarlo Fisichella como compañero. En 2007 la marcha de Alonso a McLaren fue el comienzo del declive, ya que con Heikki Kovalainen como compañero de Fisico sólo pudieron ser terceros del mundial de constructores. Regresó Alonso y llegó Nelsinho, que duró casi dos temporadas hasta que fue sustituido por Romain Grosjean tras su chivatazo. Fueron años muy duros, donde apenas se pudieron salvar dos victorias de Alonso en 2008.

El polaco Robert Kubica ha conseguido devolver a Renault a la zona alta de la clasificación

Sin embargo 2010 no se estaba dando mal, tras un 2009 donde fue el 8º equipo del mundial. El buen hacer del polaco Robert Kubica, unido a una cierta mejoría del ruso Vitaly Petrov en la segunda mitad de campeonato, estaban llevando a Renault a pelear con Mercedes por ser el primer equipo del pelotón, teniendo en cuenta que el trío Red Bull-McLaren-Ferrari está lejos del resto. Ha conseguido tres podium, con un segundo como mejor resultado (Australia), y actualmente es séptimo en la general, posición que peleará en las dos carreras que quedan con Nico Rosberg por el trofeo honorífico de ser el mejor de los pilotos de la zona media de la tabla. Y ojo, que si Felipe Massa se descuida, todavía le podrían dar caza y acabar sextos.

Pase lo que pase Kubica habrá dejado el pabellón muy alto, algo nada fácil tras la marcha de Alonso. Y pase lo que pase Renault siempre será parte de la Fórmula 1, se quede o no como proveedor de motores (ahora lo es de Red Bull). No cabe duda de que algún día volverá, y seguro que volverá a estar arriba, y quizás a ganar de nuevo el título.

Quedan tres carreras para que acabe el mundial de Fórmula 1 más bonito de los últimos tiempos, con todavía cinco pilotos con posibilidades matemáticas de lograrlo, y tres de ellos con posibilidades “reales”, ya que los McLaren se están diluyendo en el tramo final, sobre todo Lewis Hamilton. Tanto él como su compañero Jenson Button lo tienen francamente difícil, ya que deben esperar demasiados errores, por lo que Fernando Alonso, en su debut a los mandos de un Ferrari, se ha consolidado como el único piloto capaz de hacerle frente a la tiranía de Red Bull, ejercida por Sebastian Vettel, y sobre todo, por el australiano Mark Webber.

Se escucha esta semana que quizás se ha sido injustos con Mark, algo sobre lo que estoy absolutamente de acuerdo. Hace años llegó al mundial y encadenó grandes resultados con coches más bien mediocres, pero nunca llegó. Empezó haciendo un 5º puesto con Minardi en Australia 2002, y en 2003 acabó décimo en la general a los mandos de un Jaguar. En 2005 fichó por Williams y volvió a ser décimo de la general, subiendo incluso al último escalón del podium en el mítico circuito de Montecarlo.

Y por fin apareció Red Bull, que en 2007 compraron la estructura de Jaguar, y tras dos años transitando por la zona media del grupo, en 2009 dieron un gran paso adelante situándose como única alternativa real al dominio de Brawn GP. Consiguió por fin sus dos primeras victorias, y a ello le sumo otros seis podiums, para finalizar cuarto del mundial. Éste 2010 ha ganado, junto a Alonso, más carreras que nadie (4), y a falta de tres pruebas es el gran favorito para alzarse con el título. Y si al final lo gana, lo hará con toda justicia -como Button el año pasado-, aunque todavía habrá quien le quite méritos.

El australiano Mark Webber, líder del mundial de Fórmula 1 a tres pruebas del final

Y cómo decíamos, casi descartados los pilotos de McLaren (Button por su falta de victorias, y Hamilton demostrando una vez más que es uno de los pilotos más rápidos cuando todo le sale perfecto, pero incapaz de tener la consistencia suficiente cuando algo no sale como espera), sólo hay dos pilotos que pueden perturbar realmente el sueño de Webber. Como suele pasar en la F1, el primero es su compañero de equipo, Sebastian Vettel, número uno del equipo al inicio de temporada, pero que se encuentra a 14 puntos de su compañero en la clasificación. El alemán, al igual que Alonso, es uno de esos talentos llamados a ganar uno o más mundiales desde que debutó. Fue en 2007, donde sustituyó a Robert Kubica durante 7 carreras, logrando un meritorio 4º puesto en China. Al año siguiente, logró ganar en Italia a los mandos de un Toro Rosso y quedando octavo en el mundial.

El año pasado fue el de su consagración, con el subcampeonato del mundo y cuatro victorias, fue el único piloto capaz de retrasar la consecución del título de Button. Este año ya se perfilaba como un serio aspirante, pero el 15º puesto en Bélgica le restó opciones. Ahora viene de conseguir en Japón su tercera victoria de la temporada y ha vuelto así a presentar su candidatura. Tiene que ganar a Webber en todas las carreras que quedan y estar muy pendiente de Alonso, pero el alemán tiene la calidad suficiente para hacerlo. Perder el mundial supondría quedarse a las puertas por segundo año consecutivo, lo que sería un varapalo para un hombre que aspira a hacerse un nombre entre los más grandes de la historia de este deporte.

Sebastian Vettel y Fernando Alonso, los otros dos grandes candidatos al título de éste año

Y precisamente entre esos nombres grandes encontramos al otro aspirante, el bicampeón Fernando Alonso. Tras una temporada bastante irregular, en la que las prestaciones del Ferrari han estado muy lejos de lo que se esperaba -sobre todo en la primera mitad de mundial-, el asturiano ha demostrado con creces que es el mejor piloto de la parrilla, ya sólo con el hecho de tener opciones al mundial a falta de tres carreras pese a la escasa competitividad de su monoplaza en los albores del campeonato. Ha superado ya a los McLaren, que han gozado de un coche muy superior en casi todas las carreras; y ahora le está metiendo el miedo en el cuerpo a los Red Bull, que han dejado de tenerlas todas consigo pese a contar con un coche todavía superior a los demás -sobre todo en clasificación-.

De la trayectoria de Alonso hay muy poco que decir, ya la conocemos todos. Dos mundiales de Fórmula 1, 25 victorias (17 con Renault, 4 con McLaren y 4 con Ferrari), 20 poles, 17 vueltas rápidas y 61 podiums, unos números que bien podrían ser los de un gran campeón ya retirado. Y a Fernando le quedan años todavía, su binomio con la escudería de Maranello sólo acaba de empezar. De momento está buscando su tercer mundial, y si el domingo gana en Corea probablemente pase a ser el principal favorito, incluso aunque no salga como líder antes de las dos últimas carreras. El circuito es nuevo y habrá que ver cómo está cada escudería, pero la carrera se antoja apasionante -dentro de lo que es la F1, por supuesto-. Y las dos siguientes ya serán de infarto. ¿Logrará Alonso imponerse a los Red Bull? Difícil, pero está claro que si alguien puede hacerlo es él.