Archivos para 10/23/2010

Ha sido un verano muy movido para Rudy. Si al principio parecía segura la opción de un traspaso, la posibilidad se fue diluyendo tras las constantes negativas de los Blazers ante toda oferta entrante. A pocas horas del comienzo de la temporada, el balear sigue siendo jugador de Portland, habiendo destacado además en pretemporada. Parece que las aguas vuelven a su cauce, justo lo que Rudy necesita para brillar en la mejor liga del mundo.

Rudy Fernández en el concurso de mates ante la atenta mirada de Pau Gasol

Tras el segundo anillo de Pau, el constante crecimiento de Marc en Memphis y la importancia de Calderón en los Raptors, está claro que es la hora de Rudy Fernández. Toca olvidarse de las multas del verano, de los tejemanejes de su club y del ostracismo al que se ha visto sometido en frecuentes ocasiones por Nate McMillan. Se ha oído en diversos medios que Rudy se queja porque no juega los minutos suficientes, algo totalmente falso. Las únicas quejas de Rudy han ido enfocadas a su rol dentro del campo en los minutos que dispone, ya que su técnico le encarga encerrarse en una esquina a tirar triples. Y cualquiera que conozca un poco su juego sabe que la versatilidad a la hora de moverse por la cancha es una de sus mejores armas. Su fuerte es hacer dudar al defensa de si va a penetrar o se la va a jugar de tres, haciendo muy complicada su defensa. Condenado a una esquina, sus opciones se limitan muchísimo.

No es que Rudy tenga que demostrar nada, para algo fue el novato que más triples ha metido en su temporada de rookie -y no jugaba precisamente 40 minutos por partido-, además de ser el primer extranjero en participar en un concurso de mates (del que fue eliminado con una injusticia tremenda). Pero aún así, él sabe que puede ser titular en muchos equipos de la NBA, y por ello quiere resarcirse del fiasco del año pasado y volver a deslumbrar como hace dos años. Ya tuvo la mala suerte de acabar en el mismo equipo que Brandon Roy, uno de los mejores escoltas de la liga que aglutina muchos minutos. El propio Brandon lo sabe y siempre que puede le envía mensajes de ánimo en los medios, conocedor del grandísimo talento de Rudy, quien con algo más de confianza por parte de su entrenador podría convertirse en el complemento perfecto para Roy, o en el líder de la segunda unidad.

Ya ha demostrado con la selección que sabe echarse el equipo a la espalda en más de una ocasión, e incluso recuerdo cómo ganó un partido de Euroliga con un alley-oop con el reloj parado a menos de un segundo del final cuando militaba en el DKV (creo que fue ante el Pamesa). Y está haciendo una pretemporada de escándalo, con promedios de 11,7 puntos; 2,3 rebotes; 2,4 asistencias y 1,6 robos en 21, 4 minutos. Y sus porcentajes aún asustan más: 46,4% en tiros de campo; 52,5% en triples y 81,8% en tiros libres. Por el momento parece que todas las adversidades no han hecho otra cosa que despertar a la bestia. Rudy ha rectificado y ha dejado clara su postura: ganarse un sitio en la cancha. La pelota está en el tejado de McMillan.

La temporada 2010-2011 debe significar el resurgir de Rudy y su consagración en la NBA